Un entrenador de Verdad

IMG_0266

“Entrenadores son los que entrenan a sus deportistas” (cit. Anónimo)

Los hay, los que yo llamo “de barra de bar”: aquellos que lejos de querer prosperar, dicen continuamente al Triatleta lo “maquina”, o “crack” que es, y lo bien que funcionan sus resultados; los hay que indecorosamente (su título en mano eso SI), se llevan mensualmente su ración a cambio del “enorme trabajo” de mandar arcaicas tablas en Excel que una vez impresas poner con un imán en la nevera, sin más feedback que el de saberse memoria las quejas del personal, porque son las mismas de un año para otro (haciendo del Control+V, el servicio más excelso que realizan a la sociedad porque además, logran saciar las conciencias de quienes la reciben, y así poder justificar al Mundo que tienen SU entrenador… Dios me libre, yo de criticar donde emplea cada uno su tiempo su dinero, y donde encauza sus necesidades: las ganas de autoengañarse del ser humano, son de los mas variopintos -incluidas las mias- , y libre es cada uno de coger la opción que mas le llene. A algunos le parecerá que es mas importante que su pareja esté contenta con el entrenador que tiene, y al contrario le parecerá criticable, que yo sepa lo que es la batería FRC, y los ciclos “de carga” que tiene en mi caso, porque ni lo voy a necesitar nunca, y los watios son solo para los “pro”… Libertad absoluta en maneras de “autoengaño” unas y otras, pero en las que yo por “suerte o fortuna” me creo haber pasado por varios, y hablo de la que creo me va mejor a mi.

Podríamos entrar a debatir, pero no será el caso, de las “titulitis”, los profesionales, los que no, los que se esfuerzan por aprender, los que consideran que los saben todo y que ya no hay nada que deban aprender… casi tantos entrenadores como personas. Yo desde luego tengo claro, que en la vida, elegiría siempre, -y lo llevo a mi terreno de la Abogacia – al involucrado, al estudioso incansable que considera que se puede seguir formando, aprendiendo, un estudiante con la carrera sin terminar pero continuamente formado y sin parar de aprender, que el recién titulado, que no sabe ni donde ha de sentarse en el estrado ante el Juez, y no se va a molestar ni en conocer nuevas bases de datos de legislación, nuevos procedimientos… porque eso SI el ya tiene SU TÍTULO … que si me apuras llegará a usar como arma arrojadiza contra los que carecen de él, para contratar a seis chavales y poder usar el mismo amparándose en lo mucho que sabe por su titulación. No digamos ya si lo tiene desde hace tiempo, y encima puede meter la coletilla de Titulado ¡¡¡ desde hace más de treinta años!!!! cuando a mi juicio, mas que un haber debería ser un handicap, no haber vuelto a tocar un libro, ni dado un avance desde la carrera…

Decía que de entre todos estos sub-grupos, que proliferan al abrigo de lo popular que estamos volviendo el deporte como modus vivendi, está el genero de los que personalizo en @jsolalo (pero me dá que hay alguno que otro más), que reúnen sin ambages, y son excelentes Licenciados, a la vez que estudiosos de lo más novedoso en el mundo del entrenamiento, porque se quiere SEGUIR FORMANDO. Lo contrario sería mediocridad y estos no la conocen. Desempeñan además, correctamente su labor, la viven desinteresadamente, y tan claro tienen su cometido que no cogen de forma personal más de lo que pueden abarcar. En esta dinámica es en la que últimamente he tenido la fortuna de encuadrarme, y quería compartir hoy unas líneas sobre el personaje que vamos a hablar, Don Javier Sola, como entrenador @jsolalo, seguidle en Twitter si queréis aprender de verdad.

Aclaración: Lo más malpensados que los habrá, ahora ya no manejo Facebook pero nunca sabes a que manos desaprensivas puede ir a parar algo tan personal, decía que  seguramente pensarán que hemos acordado algo así, para promocionar, mínimamente  en RRSS al sujeto en cuestión: nada más lejos, ni él sabe que llevo este articulo en ciernes un tiempo, (de hecho me costará a buen seguro una buena reprimenda, porque se creerá no merecedor de reconocimiento alguno) y lo que es mejor no lo necesita, pués me consta que no puede ni quiere de forma personal llevas más entrenamientos que los que puede abarcar. Pero dejo la maledicencia de cada uno en opinar lo que más oportuno crea, estamos en Internet, ¡oiga!

Aún no sé como resultará este año en cuanto a objetivos y resultados. Vaya tela, el que me oiga a mi decir algo así: no dejo de ser un tío del montón tirando para abajo, cuyo éxito es seguir haciendo ESTO año a año, pero creo firmemente en los objetivos, como forma de  continuar creciendo, progresando, y mantener vivo el entrenamiento semanal que tanto aporta en mi vida diaria, y hace centrar a un recién auto-diagnosticado TDAH como yo (aunque esto si que daría para llenar otro post).  Sin ellos por pequeños avances que fueran seria un planteamiento mediocre, aunque luego habrá que conformarse con lo que viniera, pues como digo siempre el mérito será en mi caso seguir haciendo deporte, pero desde el inicio este no puede ser el planteamiento, porque son ya muchas las veces que se ha entrado en meta, para conformarse con aquello de lo importante es entrar, NO el tiempo.  Haciendo un paralelismo con los entrenadores vistos anteriormente, tal y como criticaríamos los entrenadores que consiguen su titulo y se echan a dormir, es misma mediocridad la de Triatletas que van a su segunda o quinta prueba, con el solo éxito de acabar, cuando ya han tenido esta sensación unas cuantas veces, creo que al menos a priori lo que toca es “exigirse” al menos un mínimo para continuar creciendo y dar sentido a las horas de entrenamiento; al menos a priori es un planteamiento respetable, pero a mi juicio sin un pelín de ambición personal es difícil buscar sentido a tanto entreno.  Luego suficientemente es de larga una temporada, las vicisitudes de una casa y un trabajo o la propia prueba para tener que conformarse con el “finisher”, pero creo que salir siempre a por ello no saca a relucir el verdadero premio el día de la prueba y que no son todos esos dias de entrenos.

 Como algun buen amigo diría, es como “ir a la escuela de la bici”: desde volver a enseñarte a correr, a meter watios en un jodido aparato que no hace sino fluctuar de manera cuasi epiléptica ¡ como para mantenerlo a los datos que él dice! Por lo que creo igualmente, que el compromiso no por mí parte, sino por la suya, es tan equitativo, llegando a ponerse a la misma altura de las muchas horas que invierte el deportista, había de de ser premiado de alguna forma, abrumado como estoy ya, en este casi ocho meses que llevamos juntos, de sus continuas muestras de amistad personal y profesionalismo.

Porque solo con él he aprendido la disciplina (bien es verdad que la traía ya enfermizamente impuesta, ahora entiendo que para sobrevivir a muchas cosas), que una cosa es salir, y otra cosa es salir a hacer el trabajo bien. Con Javi, no, aquí no vale salir un Martes en pleno invierno a hacer 2 horas de bici, no; ni siquiera que se ponga “en verde” el TP de turno es suficiente (#everydaygreen)..  aqui hay que salir a hacer algo, en busca de un trabajo específico para avanzar en algo… para buscar adaptaciones, para mejorar la carrera …

Me repite continuamente, cada vez que le saco los colores (me tienes en demasiada estima, Rafa -me dice siempre-), que su mayor satisfacción la constituye su trabajo, pero a mi lo que me sorprende aún más, en un mundo de “egos” tan gigante como el que estamos desarrollando, es que se interese igual por una gran profesional, mucho más justificada de su tiempo como Maria Pujol, que por un aspirante a globero como yo, enviándome videos y gráficas a las tantas de la madrugada, para animarme lo bien o mal que va el cambio de técnica de carrera, para correr sin dolor…  ahí es donde radica su grandeza. Diseccionar con paciencia el recorrido de una prueba larga, para decirte donde se ha apretar o aflojar; llamarte a los diez minutos de terminada una prueba, para escuchar de tu voz o por simple Whatsapp, como ha ido todo, e interesarse de manera real y sincera por las sensaciones que has tenido… para ver donde se puede mejorar…  es un entrenamiento de otra galaxia.

 

Llegado el punto en que además, nos hace disfrutar por partido doble de lo que el deporte supone, máxime si como yo eres exponencial de “freak” y te gustan todo el tema de las medias, los datos cruzados, el CTL para valorar tu estado de forma y otra serie de cosas en las que tan eminencia es en todo ese campo, haciéndote sentir como si el verdadero profesional de esto lo fueras tu: ¡ que paradoja!

 

Pues todo esto y mucho más, sin haber aún casi empezado le debo a D. Javier Sola (@jsolalo), este es su método, y lo que le diferencia y separa de los demás. Ni mejor ni peor, simplemente distinto. Consideraba que humildemente, debía dar RECONOCIMIENTO, en este minúsculo y autobiográfico blog, que lejos de buscar publicidad, me sirve como todos sabéis recordarme en un tiempo, que me tropecé con gente tan profesional, que tuve la inmensa fortuna de aprender con ellos, y de convertirme en un Triatleta mejor de lo que era.

 

Anuncios

El Entrenamiento por Vatios I: Comparativa de Potenciómetros

 

medidores

*Nota PREVIA:     Hoy me van a perdonar mis ávidos lectores, sedientos de aventuras épicas, y emociones fuertes como las que suelo autobombear por aquí, pero me surge la necesidad de compartir, los pocos conocimientos que sobre una tipología de entrenamiento he aprendido este tiempo, y me gustaría compartir con ellos. Lo dicho, que en nada vuelvo a las andadas, pero que me perdonen ustedes este paréntesis. byRafuky

     El Vatio como tal es una unidad para medir la potencia que estamos imprimiendo a los pedales, y por tanto la fuerza con la que estamos moviendo la bicicleta, en cada pedalada que estamos dando.  Evidentemente con limitaciones en cuanto al peso, por razones obvias, (no cuesta lo mismo subir a un personaje de 94 kg, que a uno de 66 kg), por lo que se relativiza todo a los W/Kg que al final es el resultante para “compararte” con el resto de personas que usan este sistema de medición. Empezaremos deslindando y dejando claro lo que debería resultar evidente: a alguien se le puede llenar la boca diciendo que mueve 309 W, que en una persona de 92kg, será una medida discreta, y en alguien de 70 kg, empezará a ser una cifra más que seria. A partir de todo ello se ha construido una metodología de entrenamiento, que os vamos a intentar desgranar, desde un punto de vista totalmente aficionado y entendible por el público en general, y por gente que no quiera quebrarse la cabeza en exceso.

En los últimos años, en esto que hemos dado en llamar “la era de tecnologia de la información”,  vivimos en  la época en que se mide todo.  Todo es medible, cuantificable: nuestra  simple actividad diaria, los teléfonos ya  monitorizan los pasos que damos, las  escaleras que subimos… Existen ya pulseras,  que por 90€ son capaces de precisar, hasta  las horas de calidad de sueño.. Todo en  perfecta concordancia (nótese la ironía) con la sociedad de  consumo en que nos vemos inmersos, y que tan  poco sentido y proyección tiene muchas veces,  pero a la que un sector de la gente en  general y de los deportistas en particular  les apasiona especialmente. Guiados por esta  especialización que está tomando todo esto,  en lo referente a nuestro deporte,  :  Dinámicas de Ciclismo, Datos dinámicos, a las  pruebas de esfuerzo se han unido los Bike -Fiting, las métricas y dinámicas de carrera, los estudios  personalizados, pruebas de pisada  y postura de nado, con  grabaciones… existe una batería inmensa  cada vez más, de herramientas a nuestro  alcance, que nos impone la propia  especialización que nuestra pasión va  tomando. Pero realmente, en carrera ¿son  realmente útiles? ¿hasta que punto son  necesarias? ¿nos ayudan en algo?

vatios1

IMG_0637

 

     Realmente si me preguntais si el  entrenamiento por vatios es preciso e  indispensable para la actividad de todo  ciclista/triatleta, en franca opinión os  debería decir que NO. Ahora bien, es obvio  que cada vez más existen ciclistas o  triatletas exigentes consigo mismo, tienen  necesidad de estar midiendo sus progresos, y  no necesariamente quedan en los puestos de  arriba… Que ¿está de moda? Algo evidente si vemos la evolución de todo ello. Cada vez hay más gente que con mas o menos criterio introduce los vatios en su rutina. Con la bajada de precios que ha  experimentado en los últimos tiempos, se  pueden adquirir ahora productos que te hagan  tener más control sobre ti mismo en una  prueba larga (y no ir tan a ciegas),  planificar entrenamientos de otra forma, y  sobre todo poder ir viendo tu evolución, como  factores que te pueden ir dando idea que a lo  mejor, si te lo puedes permitir es un  elemento más a valorar o no, para meter en tu  próxima mejora de la bicicleta, como lo  pueden ser unas ruedas de perfil, o un  pulsómetro… Cuestión de preferencias, de  metódicas, y en muchos casos de bolsillo.

Por continuar con antecedentes, partimos y  reconocemos la mayor del silogismo, y que  vaya por delante para empezar a entendernos:  el que suscribe es un “freak”. y no me  molesta el termino si por él entendemos,  alguien con excesivo interés por las cosas  bien hechas, que vive con apasionamiento todo  lo que hace… o bien como la persona que practica  desmesurada y obsesivamente una afición.  Bien. Aceptemos barco.

Pues desde mi aterrizaje en este bendito  deporte, para mi cuasi religión (como me  habéis oído hablar alguna vez, por lo mucho  que me ha dado), no me digais porqué, me llamó la atención el  entreno en vatios. Quizás lo ví desde inicio, como una forma de mejorar,  de seguir progresando en todo esto, y como  toda novedad, me atrae.

Desde hace unos años, y desde que aposté, que  pasaba a larga distancia, empezó a rondarme la cabeza, que la  única forma de medir si progresaba o no, no  lo constituia un tema solo de pulsaciones.Primero empece con un estimador “virtual” (una  cinta en el pecho) que aseguraba convertir  pulsaciones en vatios. En realidad yo, estuve  usandolo un año. Sun funcionamiento simple: con las  pulsaciones buscaba un algoritmo, que aunque  alguno –con claro interés comercial- se  atrevió a defenderlo como buen sistema para  series cortas, a mi simplemente me sirvió  para ir familiarizándome con la terminologia  de vatios, ir cuantificando TSS y otras cosas  que ahora no vienen al caso, y que seran  objeto de un post posterior.

Así pues, sin ser ningún experto un año  familiarizándome con terminologías, formándome en este tipo tan específico de entrenamiento, donde he esbozado lo que a  continuación os expongo, haciendo en este tiempo del Libro de Coogan cabecera en todo esto, (y en donde si quereis profundizar, es un libro muy denso, pero es el ABC del entrenamiento con potenciómetro)  estuve pues acumulando información sobre este  tema, y lo poco que he podido extraer os lo  daré en esta entrega y una posterior de terminologia referida al entreno con potencia.

blog3

Cinta Medidor Powertap, la vía más barata (apenas 50€) para entrar en el mundo de la potencia.

Muchos, los más curiosos, me preguntan que  qué programa uso, que cuáles son los programas  en que me muevo. Que su Garmin no les hace  las barritas, y los graficos que me hace a  mi. Existen infinidad de aplicaciones que  veremos en la próxima entrega, todas  gratuitas, desde Strava a Training Peaks, o  programasIMG_2106 de análisis como Golden Cheetah,  que permiten interpretar todo esto. Lo iremos  viendo, como veremos de manera muy somera, como se cuantifican todos estos datos, como se hace una Prueba FTP, y todo lo relacionado con este maravilloso mundo.

Pero lejos de todo esto, el gran inconveniente es que cuando a  todo el mundo le hablas de “vatios” ve el  signo de $$ y les tira para atrás una  inversión que exige poco menos que una bici,  y a la que creen que no le van a sacar la  mitad de partido. Nada más lejos de la  realidad, de verdad que no … : ni la  inversión es tal en productos, y si van a  sacar partido de ella, y mucho, por muy  populares que fueren. Productos que hace solo  unos años valían miles de euros (por poco más  de 60 euros se obtienen estimadores, y por  poco más de 500 Medidores reales), pero es  que incluso las propias App (Strava sin ir  más lejos), simula frecuencia cardiaca  traducida en vatios y puede ser una excelente  forma de ir metiéndonos en todo este mundo, sin inversión alguna.

Sin pretender hacer los números a nadie, en  cambio, no muestran este rechazo, a llevar  desarrollos Durace, o invertir en otro tipo  de cosas, en los que todos somos muy libres,  pero no son tan -digamos-, productivos.

Nada más triste, y en @Walktopro lo venimos  pregonando, que infravalorar lo que se compra de la peor forma que se puede hacer: sin saber manejarlo… Triste tener  un reloj con funciones GPS que ademas dice  que tienes un IF tal y que no sepas  interpretarlo, o que es un TSS simulado,  datos que SIN ningun medidor adicional te está dando un reloj, y a los que no hacemos  caso…EL IF, TSS son términos que con un  poco de ayuda nos pueden hacer entender los  datos que muchas veces nos dan nuestros  relojes y a los que no préstamos atención.  Desde el proyecto que lideró en Walktopro, nos  negamos, a la inversión en productos, que no  se expriman en el porcentaje que merecen, como bien sabéis.

Por el contrario, muchos verán -y lo  entenderé, ojo- en estas lineas el clásico  flipado, que ahora entrena en vatios (no lo  hacen ni los profesionales, y lo hace el  listo este; -¡pero este que cojones se ha  creído!… ). En efecto, para un tío como yo,  que como digo siempre no pretende (ni puede)  grandes marcas no está de poco el sacar  disfrute de ello y si me sirven para  recrearme en estadísticas y  pautas básicas  que me puedan hacer mejorar aunque sea un  poco mis escasas cualidades para esto y me  hagan mas entretenido el entrenamiento, me  ayuden a seguir buscando motivación por una planificación mejor… ¿Por qué  prescindir de ello?

Respetando así,  todas las opiniones, creo  que si hay algun margen de mejora, si se puede  mejorar mínimamente de un año a otro, si  existe un baremo de comparación objetiva que  no sean las manidas medias en Km/h, es sin  duda el entrenamiento en W. Sólo buscando una  herramienta fiable, extrapolable,  que nos  ayude a catalogar nuestro estado de forma,  seremos capaces de ver si somos  cuantitativamente mejor o peor que el año  pasado, podremos determinar cual es el ritmo  óptimo en una competición sin miedo a  equivocarnos.

“…utilizar un medidor de potencia en una competición larga como un Ironman es como HACER TRAMPAS. Cuando todos los demás están luchando con el viento en contra… intentando adivinar esfuerzo que necesitan hacer el triatleta que lo lleva solo tiene que seguir la potencia prescrita…” (sic. Joel Friel “The Triathlete’s Training Bible“)

Existen en el mercado medidores de varios  tipos de los que hablaremos, del menos  asequible al más. ¿Diferencias? Las formas de efectuar las mediciones, fundamentalmente.

Basicamente:

a) Integrados en el Pedal. Llevan los  medidores integrados en el mismo, aquí  destacan por encima de todos Polar, Garmin, y  recientemente PowerTap que ha incorporado este tipo de medición en el modelo P1. Opciones por  encima de los 1300 euros, y con la ventaja de  llevar medición independiente de cada pie, con todo lo que ello implica:

Medidores-de-potencia-Garmin-Vector-S

Porque dentro de este segmento, y a raíz, de la especialización que está tomando el tema, con pruebas biomecánicas, para determinar y prevenir lesiones, conviene prestar atención a este tipo, dado que miden las dinámicas propias, tipo de pedalada, torque, forma de pedaleo, incluso la fuerza que hacemos con uno y otro pedal, más datos que incorporar por si eran pocos los que manejábamos.

A valorar, la opción de una marca reciente  BePro, que ha sacado su modelo al mercado,  que en version de una o dos pedales, los  podemos tener desde 499 €uros en la opción de un solo pedal, 699 € en ambos pedales. Bien es verdad  que una limitación importante en cuanto a  bateria (32 horas de autonomia), pero es una  opción novedosa que esta ahí y conviene valorar.

Es una opción ideal para gente con dos  bicicletas, dado que con un simple  atornillamiento del pedal en su segunda bici,  dispondria de Wattios en ambas, sin mas  complicación.

b) Integrados en la Biela-Platos. Aquí las galgas de  medición van integradas en la propia biela, o  en su defecto en el Plato (Quark, Power2max,  Pionner).

Medidores-de-potencia-Rotor-PowerMedidores-de-potencia-Stages

Rotor, con su flamante INPOWER, ha irrumpido  con fuerza con precios que van desde los 499  hasta los 999 dependiendo de las Bielas  elegidas. Es un sistema que aunque toma  mediciones con biela izquierda, van referidas al propio eje, y extrapola las  mismas en comparativa con su homónima del  lado derecho, dando resultados de eficiencia  y pedaleo en AMBAS piernas.

Esta misma marca, dispone además de su  sistema POWER, que SI tiene medición  independiente, pero en cambio es mucho más  caro (cercano a los 1.299€). A cambio diferencia sin extrapolación la medición de ambos pedales, pudiendo establecer métricas como las habladas en los medidores de primer tipo, los denominados “de pedal”.

Un escalón aún por arriba, estarian marcas  pioneras como SRM, Quark, Pionneer, que por  encima de 1.500 euros, incorporan medición en el propio plato, empiezan a tener  soluciones, aunque es un mercado en evolución  que al ver lo que está viniendo, varia sus  precios con frecuencia.

Quien ha roto el mercado en este sentido aquí  ha sido Stages, que con bielas de medición de  una sola pierna y por 599 € ha logrado un  sistema fiable, con el que tener una  referencia en vatios, integrado totalmente  con bielas Shimano y de otras marcas. Por  lo que la inversión aquí es mínima, ya que  con una sola biela izquierda, tienes una  medición objetiva, una referencia para  empezar a introducirte en tan apasionante  mundo.

c) Integrados en el Buje trasero de la rueda.  Son las ruedas esas que vemos más “gordas”, y  que albergan en su interior el propio medidor. Eran, casi el  unico sistema antaño, y el que solian llevar  los primeros profesionales que empezaron con  este tema… A partir de 700 Euros, puedes  tener un juego de ruedas con medidor  Powertap, que destaca por la fiabilidad de la misma, y todo el desarrollo que han tenido desde entonces.

blog2

d) Las ultimas tendencias nos hablan de  medidores integrados en la propia zapatilla,  que se cargan cada salida desde el propio pedal, y que por  tecnologia Bluetooth o ANT+, nos van diciendo  por presión contra el pedal, los vatios  generados. Se nos antojan aún demasiado  caros, y con un desarrollo por delante.

Medidores-de-potencia-Luck-Cycling-Shoes

Ventajas de los distintos sistemas sobre los  otros:

a) Los medidores de bielas, al igual que  los pedales, tienen como principal  característica que al no ir asociados a una  rueda, por lo que puedes disponer de medición  de vatios, tanto con un juego como con el  otro. En cambio su principal debilidad viene  constituida porque no son trasladables (-al  menos fácilmente- de una bici a otra, en caso  de disponer de más de una), Defecto que si  viene cubierto por los medidores en pedal,  pero claro, a costa de un precio muy  superior.

Esteticamente a mi me parece la opción más  recomendable, y para los fanáticos del peso,  no introduce un peso excesivo en la  bicicleta.

b) Los medidores de buje, dicen que son  los más precisos (aunque el tema de la  precisión es liar mucho el concepto, ya que  lo que se necesita en vatios, es un concepto  universal referido a una persona), y como  parte buena, manejan la idea de que son  facilmente intercambiables entre una bici de  ruta y una cabra de competición, por ejemplo.  Pero en cambio, si dispones de más de un  juego de ruedas, y utilizas alguna para  competir, no tendría mucho sentido, dejar de  usar los Vatios en competición (que es para  nosotros una de las principales bondades de  tener un medidor) , o prescindir de ellos, en  los entrenos. Con lo cual obligaría a tener  DOS medidores, lo que encarece aún más el  proceso.

c) En estos medidores además, el cambio  de batería es algo más complejo que lo es en  Medidores de bielas, o incluso en los de  pedal que es reemplazar una por otra, como en  un juguete. (en concreto el INPOWER, lleva  una pila AA integrada para más de 300 horas  de uso, facilmente remmplazable).

d) El principal lastre que acumulan, es  que si dispones de ruedas de competición, o  dispones de dos bujes (disparando entonces el  precio), o te resignas a no llevar potencia en  competición, que es para nosotros una de las  principales bondades de tener un medidor

En favor del entreno en vatios

• Que el entreno en pulsaciones es mas ineficiente, porque “poner” el corazón en  Zona3 -por ejemplo- requiere un minuto y medio , cuando  trabajando con vatios los tiene desde el  primer segundo… Si la serie es de 3 minutos, ya hemos perdido la mitad de la misma…  Aparte la percepción es muy  relativa, expuesta a factores externos, que  en el entreno por vatios no existen, al aislar  todos esos factores a un numero objetivo  independientemente de la inclemencia que  exista fuera. (aire en contra, circunstancias del terreno, de la vía … etc … etc.)

• Es una herramienta infalible en  pruebas de largas distancia, o rutas con ascensión de  puertos, en los que es medible tu nivel de  esfuerzo (el que has entrenado durante todo  el año), y saber casí de forma científica  cual es el ritmo óptimo, para no derrochar  fuerza antes de tiempo, como hemos visto.

En contra el entreno con potencia como veremos  más adelante, requiere algo de dedicación que  a lo mejor todo el mundo no está dispuesto,  porque son personas nada metódicas, que por no llevar, no llevan computadas a lo mejor ni lo  que entrenan al año; puede llegar a ser  obsesivo, en la consecución de entrenos, que  ahora SI que tienen un numero y unas  directrices, lo que en ocasiones, y sino se  saben combinar adecuadamente pueden  constituir un problema, por desmotivaciones  varias, y otras cosas que suele dar el  entrenamiento por sensaciones. Consulta con  tu entrenador para conjugar ambas cosas.

Es más anti-social, cuando el deporte deberia servir para todo lo contrario, ya que se fomentan más salidas en solitario (es como más se rinde, ya que en grupeta los vatios quedan desvirtuados desde el mismo momento), aparte que entrenar un entrenamiento de Series con vatios, es insufrible para el acompañante, salvo que lleve especificamente el mismo entreno que el tuyo.

En cambio, puedes comparar objetivamente, con otros compañeros tu nivel de forma (con la salvedad de relativizar los vatios a los kg, que peses como dijimos anteriormente), y testarlo de una forma fiable, que no sean los tramos del Strava, o la media en Km/h de la última competición …

Una ventaja añadida, es que puedes determinar con sencillas pruebas, que tipo de ciclista eres, en que aspectos has de incidir más en tus entrenos.

Como ves muchas ventajas, desventajas y  precios, pero habrás de ser tu, los que  valores y decidas, cuales son tus verdaderas  necesidades, nosotros desde Walktopro solo  podemos ayudarte a elegirte, y como siempre a  ayudarte a usarlo, y a exprimir tu aparato al  máximo, si es que finalmente al final has visto productivo para tus intereses hacer una inversión de este calibre. En una próxima entrega hablaremos de  parámetros técnicos, y otras explicaciones  que te harán sacar todo el partido a tu  entrenamiento,

Cualquier medidor de los aquí descritos,  puedes consultar con nosotros en Walktopro,  te lo intentamos adecuar a tus necesidades,  adecuándolo a lo que más necesites, y  contando el presupuesto de que dispongas. No  dudes en consultarnos cualquier duda que tengas al respecto.