Roth ´18; Try#2: La Persistencia garantiza justicia, y es la Constancia quien mientras… la mantiene VIVA® by Rafuky.

Persistencia: De Lat. 1. intr. Mantenerse firme o constante en algo.

Nota Aclaratoria como siempre: Largo muy largo. Responde a necesidades como siempre, de revivir con todo lujo de detalles en un futuro cada vez más cercano todo eso que me hizo disfrutar tanto, por eso me recreo tanto; esta vez no había ninguna necesidad como si la hay otras veces, de decirle a las RRSS nada, esta vez todo había quedado dentro y lo sabia quienes lo tenias que saber. La insistencia del coprotagonista en ¿donde esta el post? y la necesidad antedicha hacen posible que vayais a perder 20 minutos de vuestro tiempo en ello. Pero será vuestra elección. Comenzamos

      No soy rencoroso, ¿o si? no lo sé, pero venia buscando JUSTICIA: el título redundante del post (Try2) así lo adelanta: cuando hay un segundo intento, es que el primero fué fallido. Se lo comentaba a otro buen amigo,  currante como pocos de esto, y que recientemente ha conseguido su sub10* en Vitoria hace unos días, también en un segundo intento: – Suerte no, Manu deséame justicia joder que entrenamos un huevo de horas al año,  para fiarlo todo a la suerte. (*Esto juro que lleva escrito desde 2 de Julio de 2.018, porque hay personas que como el Mago Merlin que vienen del futuro y todas estas cosas ya las han visto).

 Muchas veces la obstinación, el trabajo duro, desgraciadamente no son garantías de nada, pero si te olvidas del tema temporal, y las dejas pasar casi siempre suelen dar resultado. Como la vida misma, te devuelve todo cuanto le das… esa frase la escucho resonar tumbado en meta, extenuado del esfuerzo y recibiendo puñetazos en el pecho del protagonista de esta historia… pero no adelantemos acontecimientos. 

Decidí abandonar la presión, para no frustrarme, rayado  de intentos imposibles para correr la Maratón en 4h (ó eso creía) este mismo año. Me dije a mi mismo, que para que esto fuera disfrute, quizás debería recordar de vez en cuando de los 146 kg que vengo…  y que quizás el mérito tan solo esté en realizarLOS y prepararlos.  Pero por otro lado, no me resignaba  a que algún año llegara la tan ansiada carrera perfecta “para liar el taco”. Un año este en que por circunstancias excepcionales se me cruzaron 2 IM por acompañar a un buen amigo a su primer Lanzarote, y por la cejación que tenia de quitarme la espina en Roth, el caso es que siendo hombre de #ONEIronmanYEAR, se me presentaron ambas oportunidades en poco más de dos meses y arriesgúe. La logística y la situación complicada que tenemos en casa, hacia que el viaje muy al contrario de aquel primer RothVideo, tuviéramos que hacerlo en plan pareja, en cómodo avión, alquilando coche en Munich en unas minivacaciones de enamorados, fantásticas, muy lejos de las “penurias” de la AC.

face

Ya en esta entrada de Facebook, me dije que para que esto fuera disfrute, quizás debería recordar de vez en cuando de los 146 kg que vengo…

Permitirme aquí,  en lo extenso ya del post, hacer un publireportaje con mi amigo Alex de Tritransport al que pretendo hacer toda la publicidad del mundo, porque el servicio que da y las comodidades que proporciona son absolutamente increíbles. No dudes en contactar con él si tenéis algún Ironman y os queréis despreocupar de la bici: trato top, y fiabilidad. Yo era la primera vez que lo usaba porque todos los Ironman que hasta la fecha había ido por Europa hablamos viajado toda la familia en autocaravana, pero la verdad es que no tiene precio ni el trato de la bici, que te desentiendas de ella, y dejes toda la gestión de algo tan necesario en una prueba de este tipo. Gracias Alex, solo los que te conocemos sabemos el curro que lleva eso por detrás, y lo poco que lo agradecemos muchas veces.

IMG_2638.jpg

Así de espectacular lucia la Transición de Roth desde el MavicAir.

Al lio que nos dispersamos. Llegaba eso sí fuerte, abandonado ya de muchos tecnicismos, y muchas de mis “freakadas”, resignado de otras, y avalado con mucho entreno, como siempre,  pero con pocas esperanzas, convencido ya como estaba a que no podré nunca correr una maratón en 4h por principios de fisiología deportiva… Mandaban los números del ultimo IM de Lanzarote, de este mismo año. Era una norma básica que había contrastado con “especialistas” en la materia y a ella me había resignado. Pero guardaba un AS en la manga, que ni en mis mejores sueños, soñaba que fuera a cuadrar. Ya recordareis a mi Madre que falleció hace unos años, pero me envía siempre alguien.. debe ser por aquello de no estar solo… Ella me decía siempre: – Hermoso que tu no estás acostumbrado a estos esfuerzos, que has estado muy gordo Rafa, tu si te cansas TE paraS. Por ello, acostumbra a enviar UN ANGEL, como  ya hizo en Vitoria que recordareis me mando el primero en forma de amigo catalán “trote, trote no andes” que me animara a seguir en el IM que peor lo he pasado nunca; luego se me presentó ella en Lanzarote cuando atardecía en mi segundo LZ, y que acabé feliz pero en silla de ruedas con una trocanteritis en la cadera; o me mandó otro, incluso en este mismo Roth del año anterior, a Nacho, en forma de profesor de Educación Física de un instituto de Valencia. Pero esta vez me enviaba, me tenia reservado, uno de verdad… de carne y hueso. Me mandaba a un buen amigo, que por edad podría ser mi hijo, forjada amistad en penurias de aventuras de carretera, para ayudarme en el empeño que nos traíamos entre manos. Era lo que el bueno de mi amigo aún desconocía, y mi madre se había dedicado a planear a nuestras espaldas, Codito de ahí que cuadrara todo: el viaje un año antes, la plaza con lo difícil que es, salir en la misma oleada -de entre 4000 tíos en mas de 14 turnos-, hasta el mismo bañador, en el mismo color cuando nos desvestíamos para ponernos al neopreno.. ahora…… que me fueras a coger, justo donde más te necesitaba, justo en los kms donde te podía “aguantar” fue ya de brujería… capaz de hacerla solamente mi señora Madre, pero en realidad yo no te quería anticipar nada, para que no te pusieras nervioso. ¡ Hasta el segundo de entrada fue el mismo, amigo, como para no desempatar un año de estos!

La natación muy accidentada, con lo relajado que se nada aqui.  Mira que se me había dado Lanzarote bien este año apenas un mes antes, pero aquí ya empezó mal -un poquito de excusita, venga! soltándose las goma de las gafas, y después rompiéndose la hebilla del reloj… 1h:17: ¡ Hoy tampoco va a ser el día ! En mis más optimistas sueños, me había planteado una natación en 1:10-1:12 para intentar el asalto… 5:35 bici, y 4:00 de Maratón y 15 min Transiciones. Así que me resigne a que tenia que ser otro el día del asalto al sub11: a gestionar Rafa, y a disfrutar como tú sabes. Pocos errores permitía el plan perfecto y ya se han cometido.

De salida, -aún a sabiendas de ocasionar algún pesar- con un Tritraje de Endura (el D2Z Road Suit) espectacular, muy cómodo testado ya en Lanzarote y en Marbella este año, que me iban a hacer ganar unos minutos interesantes en las transiciones porque iba a hacer todos los sectores con el mismo (hemos pasado de 22 minutos a 14!! ya me duermo algo menos). Muchas veces los sentimientos de pertenencia van mas dentro de lo que manifiesta externamente un simple traje.

En la bici, esta vez no hubo mala interpretación con los datos. Cuando le das a los pedales, sabes sufrir y te mueves en los 239w medios, salen los planes, que es lo q no supe interpretar el año anterior, donde mi candidez creía que con 204w íbamos a hacer milagros. (1400D+ para los de “la planicie” que es Roth :):

IMG_2763

Cuando al TP le das vatios, te devuelve rendimiento. ¡ No hay otra!

Ensayamos el día de antes, en un accidentado y corto reconocimiento del circuito (corto por averías varias que hicieron derivar nuestras bicis al caro Hospitality, el uno por montajes de ultima hora, el otro por cortar el cable del di2 en el desembalaje), un ritmo que a Codo se le antojaba “pelin” fuerte… Yo fantaseaba con poder hacer buena parte del recorrido juntos. Pero Codo (hábil como pocos en detectar rueda buena) no quiso ni saber de mí, cuando le dí alcance justo cuando empezaba la segunda vuelta. Como otro buen amigo, Javito, hizo muy inteligentemente en Famara, unos años antes… ;)))

IMG_2589

Las “familiares” en la sala UVI del Hospital de Bicis, esperaban ansiosas noticias de las mismas….

En realidad, en carrera, fue un subidón cuando Elena me gritó… (como me conoce ¡ señor mío!): – Rafa, ¡ ahí está, lo tienes a 500 metros !, que me hizo salir de mi zozobra de que estuviera siendo una bici regular, y me hizo crecerme para pensar que pudiera estar haciendo un sector espectacular. Muchas veces cuando se entrenan tantas horas en solitario, pierdes la noción de como estás en realidad, porque no hay agravio comparativo con nadie (del que ahora os hablaré y que yo tanto necesito para tener seguridad), salvo tus propios vatios, y como estoy regañado con ellos últimamente… ver a Codo, que le había recortado al menos 10´ (que era lo que calculaba me había sacado en la natación. Con Codo apenas había quedado este año, apenas una salida en Diciembre, con el pie pisado por un caballo, y que salí aún sin calas, porque sabia la ilusión que le hacia, pero  sabia que este es de los  que venia preparado, con muchas y concienzudas horas de bici; con un medio que me contó había saldado con media de 36 Km/h, me hizo creer que si seguía perseverando, que si seguía manteniendo ese ritmo, podría estar orgulloso de la bici que hiciera, como de hecho así fue.

Es por eso, que a pesar de la buena e irreal Maratón que hice, y digo irreal Maratón, porque es para entendernos, como si teniendo un 600, te dejan un día para una carrera un Ferrari. Pero fue la bici del sector que mejor gestioné, y más orgulloso me hace sentir por dos razones: porque lo hice solo sin ayuda (la carrera en parte sigo pensando que es innegable por la ayuda de Codito, aunque él diga misa); y segundo, porque supe reponerme con esfuerzo y tesón, y no desanimarme dando cobijo a los pensamientos  negativos: que iba a sacar una media similar a la del año anterior, (en la primera vuelta tan solo mejoraba 10 minutos, mis “normalitos” 6:03 del año anterior) cuando muy al contrario iba a sacar un tiempo fantástico, de estar volando, literalmente, encima de mi bicicleta; a ello con seguridad contribuyó la segunda de las vueltas, donde llevado por la emoción de coger a Codo, no solo mantuve la media de la primera vuelta, sino que la aumente en 10w, para pegarle un recorte de mas de 40 minutos de a lo que había hecho el año anterior. Esto que se dice y se gestiona tan fácil desde aquí, en carrera es complicado… porque cuando estaba en carrera daban ganas de tirar todo por la borda y volver a la comodidad, a buscar excusas fáciles que dar a lo que esperan de uno, y solo los que lo han sufrido saben lo que cuesta dar la vuelta a la tortilla revertir eso  y ello explica el motivo por el que estoy tan orgulloso de este sector.  Mantener media de 33, una hora tras otra, concentrado en un dato solamente hace que las horas pasen muy lentas y sino se le dan refuerzos positivos (que no venían en ganancias sustanciales de tiempo) era complicado mantener donde agarrarse que no fueran los acoples de la P5. Ahí es donde hay que PERSISTIR como dice el título del post (cuya frase no es copiada, sino bien meditada en carrera y con ®) como única arma de conseguir justicia, y sobre todo de CONFIAR EN MI, una vez más.

20x30-CRKR1417.jpeg

Habia mucho concentración. Pero eran muchas horas por delante para mantener ese esfuerzo, y habia que jugar… como Grizzman, sin el Fornite, pero en la bici

Esto me sirve  ahora además, para  ver en perspectiva ya en frío,  el distinto enfoque que dio Codo a nuestro encuentro corriendo, yo en bici salí a por el “picado” de demostrarle/demostrarme ¿que? y él sin embargo me dio una lección en carrera, cuando pudo hacerme lo mismo, y decidió quedarse a mi lado… por eso lo de generosidad amigo, otros hubieran tirado, arriesgando hacia lo desconocido, pero hubiesen tirado, aunque solo hubiera sido por despecho de la bici… Tú decidiste quedarte, ya me dejaste claro buscando qué, pero eso no quita tu grandeza, nobleza, y como supiste anteponer lógica, y preferencias personales, a la ambición de un tiempo o de ganar (bien ganado) al amigo, con lo que tanto habíamos bromeado todo el año. (No me vayas de oveja muerta, que te conozco que me decías cuando iba de “humilde” ; o el ¡ Ojalá me ganes, -con que te retaba cuando me venia arriba- eso significará que ambos estamos bajando de 11h!)

Por eso Codito, por todo eso y mucho más, y con esto zanjo el tema -que al final vamos a parecer dos cansinos pagando la cuenta de un Restaurante-: el generoso fuiste tu. Mucho que aprender de ti, porque yo sería de los que a riesgo de estamparme hubiera tirado… de haber podido.

Porque tampoco pretendo justificarme.  Mucho me temo que los  que me conocen saben que soy un tío que se pica hasta con su sombra, que si hubiese nacido toro me hubieran “indultado” en todas las plazas, y que si Dios me hubiera dotado de facultades para esto seria alguien inaguantable -de momento ahora solo lo soy escribiendo y hablando como buen Tdah que NO pone foco-; Eso no es ninguna novedad, pero lo que me preocupaba y se lo comentaba a Elena (esa pedazo Coach que me ha puesto al alcance la vida) es que no sé si es esa eterna manía de compararme la que me hace llegar a este estado, de rendir por encima de mis posibilidades; pero no sin criterio ella me decía que el deporte un componente fundamental es la competencia (unas veces contra uno y otras contra los demás), y mucho más cuando te apuntas a una Competición, como su propio nombre indica. No obstante en ese afán comparativo-competitivo, me ha llevado a ganar en alguna ocasión algún triatlón a compañeros que son mucho más completos de que yo, y tan solo el hecho de compararme con ellos, me HAN hecho mejor de lo que EN REALIDAD soy, haciéndome correr mis mejores carreras, sabiendo que daba igual si es por delante o por detrás por donde iban, ayuda igual. Y Roth Parte II fue un buen ejemplo.  Con Codo se daban ambos extremos: intenté ir tirando cuando iba delante, por encima de lo que le hubiera hecho de haber estado solo, para que me cogiera cada vez mas lejos, y no importaba que me hubiera pasado, pues hubiera ido siempre con idea de ir llevándolo a la vista y que me fuera sacando cuanto menos mejor en cualquiera de los dos casos rindiendo por encima de lo que lo hubiera hecho en solitario.

Y con ese aprendizaje me consuelo, pero por eso digo que me siento como haciendo un poco de “dopping sentimental”, como “aprovechándome” del compañero con el que compito, porque es mérito compartido, sin duda debido a alguien que te hace llevar ritmos que tu sólo ni soñarias. Es lo que obtengo, de esto que para mi, lejos de ser una virtud es un defecto: rindo más cuando me comparo con alguien. No sé si lo explico bien, pero sino dijera esto me estaría quedando algo dentro de mi que NO es mérito mio.

Por contra, y este es el aprendizaje bueno, también me ha enseñado, que puedo exigir más de lo que mi mente me hace conformarme cuando estoy sin esa competencia cercana, escondiéndome en el competir contra mi mismo en que tantas veces nos excusamos cuando las cosas van mal… Descubro que en solitario la mente se hace más conformista, y es fuera donde crece mucho más buscando la competencia . Resumiendo: A mi competir, y más si es con conocidos aunque sean mucho mejor que yo, me hace ir por encima de mis posibilidades (sobre todo las mentales).

  Por todo lo expuesto, la carrera, lo ya mencionado: totalmente irreal, sigo estando convencido que un tío con su mejor Maratón (como es mi caso) preparada en específico y sin hacer nada antes, es 3:40 le va a costar siempre un montón hacer la maratón de cualquier Ironman en 4:15, 4:30, pero el otro día tuve la inmensa fortuna de contar con la ayuda desinteresada de Codo, con un circuito lleno de sombras, muy llano, con un airecito fresco con 24º, todo fue un cumulo de circunstancias que permitieron el “milagro”.

Solo la fortuna de que se hubiera dado esa casualidad me permitió mantener el ritmo, cuando venia la flojera, y tornar a azul, todo lo que se venia negro. Literalmente le dije. “cuando te veo se me quitan todos los dolores”; de la alegría que me inundaba le tiraba la mano al cuello, que él me quitaba –no te apoyes que voy muerto-, pero tan solo quería abrazarlo de la emoción … Él, en cambio, me decía con una cara que no era la suya,  que me iba buscando como agua de Mayo, le leo después con orgullo en FB, que se sintió protegido (“con la seguridad que te dá un padre cuando eres pequeño” como de los piropos más bonitos que me han dicho y que Ojalá el día de mañana pudieran decir mis hijos aplicado a este u otro ámbito)  y a mi no se me ocurría otra cosa para animarle (que ocurrencias!!) que pensara lejos de que quedaba mucho, que lo quedaba era bien poco, que esto se nos acababa, pero que lejos de proporcionarle alegría le proporcionara pena, porque “ya se nos acaba Codito” ya no sabremos si volvemos a correr algún Ironman juntos. No se me ocurrió mejor técnica para que no se le hiciera eterno los 14km que nos quedaban juntos; luego con bromas para dar liviandad al asunto sobre que no nos parábamos en una Barbacoa que estaban haciendo unos lugareños, con un aroma que desprendía, porque – claro, como eres vegano… No se si estas chorradas le calaban o no, el caso es que íbamos con un ritmazo por el km.30 (ritmazo para mi claro, para el era un “ir tocándose los huevos” que le permitía hasta dar arcadas intentando vaciarse el estomago: Ay que joderse como es esto de los ritmos jajaja. En todos los IM que hasta ahora había hecho, necesitaba ir buscando refuerzos en mirar las pulseras, o cruzarme y ver las caras de los que todavía tenian que recorrer lo que yo ya había hecho, para reafirmarme…  . Aquí no hizo falta, tal era ¡ la alegría que llevaba¡ Tanta que primera vez, en un Ironman, a estas alturas, aún no había parado en ningún avituallamiento, y por todos pasaba cogiendo, algo solido, 3 vasos de agua, que me echaba por dentro o por fuera “a demanda”.  Le iba soltando improperios para hacerlo sentir importante y poner en valor lo que iba haciendo (no obstante lo era, porque aunque el confiara en mi experiencia, él era quien marcaba el ritmo) me llevaba con la lengua fuera, como aquella carrera en nuestra querida Cuenca a la que me llevó engañado un año, conocí por fin el Rio Cuervo, y corrimos por sitios con nieve ¡hasta las rodillas! – Codo, cabrón me llevas muerto… así me revientas… Cada vez que veíamos a  “mi entrañable” Flora (su madre) o a Maria, les decía: –Decidle que no abuse de un señor mayor, que no tiene compasión. Pero era con la boca pequeña, iba feliz, sabiendo que era un ritmo que podía mantener, y me/nos iba a dar la vida hasta el final. Por ultimo quería que se lo creyera, basándonos en lo mucho que se lo había currado: – Rafa, si nos queda lo peor... – Que cojones Codito, lo peor para los que no han entrenado, nosotros venimos con los deberes hechos, y a esos no hay bajón que valga… 6km y 3 cuesta abajo… ¡ No me jodas!

codo im.jpeg

Aunque pueda parecer que por lo estrecho de tiempo lo fuéramos hablando, (apenas 46 segundos) mentiría si os dijera que lo pensé como posible en algún momento. Ni ya en la mala natación que me hacia presagiar un día de no intentarlo, ni en la bici, y en la carrera sin mirar el reloj; mentalmente sabia que íbamos a estar en torno a las 11 y pico y me estaba ya conformando con vivir lo que estábamos viviendo, y conformarme con mejorar mi mejor marca en IM… Tuve tentación de mirarlo, pero hubieras sido un ingrato con él si le cargo esa presión añadida y hubiera sido muy injusto emborronando un recuerdo que estaba siendo maravilloso. Cagamos, meamos nos avituallamos, estaba siendo precioso (aunque esté metido lo escatológico en la frase). Por eso decidí callar… y entrar en meta sin conocer aún el tiempo pero levantando brazos como si el objetivo se hubiera conseguido. Ni siquiera el tiempo que me dijo Elena que se impresionaba en el arco a nuestro paso me permitió verlo. Tan poco sabedores éramos, que dejamos pasar a gente por delante, me encantó aquello de: “Déjalos pasar Rafa, busquémos nuestro momento“. Solo tumbados en el césped, dí vuelta al reloj, miré tiempo total, y le dije a Codo: – No sabes lo mejor amigo: Hemos bajado de 11!! y tu sabes lo importante que era para mi. Y así fue… – Cabezón, cabezón, eres un puto cabezóny lo de los puñetazos en el pecho que os decía al inicio como la agresión más dulce que recibí nunca y así un montón de recuerdos y caras inconfesables que quedarán en nuestra memoria por siempre. 

Si que me pareció reseñable y por eso os pongo la foto, que al entrar en meta tuve la extraña sensación de estar ajustando cuentas con alguien…. Vuelvo a jurar que no sabia tiempo exacto…y el bueno de Codito no me dejaría mentir,  pero tenia la sensación y las fotos lo demuestran q el objetivo estaba nuevamente cumplido (había disfrutado si) pero esta vez, me  daba la sensación que  había sido con nota. Así lo reflejaba en mi mirada a Elena…

20x30-CRKA2249.jpeg

Terminando: mi sueño sub11 me ha perseguido desde aquel primer Ironman de Klagenfurt, que ya os glosé en su día, y que juro fue el primero que hice sin saber que existía la palabra “subX” relacionada con un Ironman. Y ciertamente pensaba, y no era ambicioso creo, que si sin pretensiones logré hacer marca, pasados los años con mas experiencia, mejor material, mas vivencias, podría rebajarle esos 20 min para hacer sub11. En Vitoria lo tuve muy cerca; “los” Lanzarotes  no cuentan para estas lides, y Roth el año pasado me puso en mi sitio, demostrándome que al Ironman ni se le puede vilipendiar por mucho que entrenes ni pedirle cuentas por muchas horas que le dediques… Así que aquí, como decía al principio venia a ajustar cuentas, como un ser vengativo y rencoroso. Buscando obtenerla sobre todo con mis enanos, que me habían hecho “bullying” con el tema todo el año, ante el más mínimo despiste: Papi, así no; Papi así se nos va el sub11, cada vez que me comía con ellos unas palomitas, o los llevaba al McDonalds a por una hamburguesa… ;)))) .  De hecho entré por casa a la vuelta con el certificado mordido en la boca.. riendo en un afán de demostrarles que cuando se cree, y se trabaja se consiguen cosas, porque entrenos me han visto saltarme pocos.

36735820_957207747773773_9120636767026806784_n.jpgAhora ya logrado el objetivo, lo dije las muchas veces que falle en el intentó agarrándome a la frase como consuelo, pero lo sigo pensando: el Ironman a pesar de todo es una prueba, que cuando metes en la ecuación el parámetro de tiempo corres el riesgo de mandar al traste muchas cosas, obligándote a optar solo por el resultado, vuelves al Ironman el ser más ingrato cuando a lo mejor te habrías de quedar con lo que has aprendido del mismo, independientemente de como haya sido este. Que tienes que hacer muchos IM para obtener la perspectiva que te da poder manejar los tiempos, y que esta vez salió bien, pero que hay otras ocasiones que no sale así y se tiran por la borda meses de entrenamiento jugados a una sola carta.

Me sigo quedando no ya con el sub11, que vete tu a saber cuando volveré a conseguir si es que lo consigo alguna vez más. Porque lejos de todo ello me vuelvo a quedar con la filosofía de vida, y los aprendizajes que me ha hecho obtener. Por eso estoy tan enamorado de esta prueba, por este modo, por ese estilo de vida que me permite llevar, por poder contar historias como la de Codo esta vez, la de JaviR, Isra, PedroM, la de Joserra, Ramon, Álvaro, Santi, Dani (mentor), Nieves, Amaya, RafaH, Luis, JuanitoDV, IñigoC*, Jesus, DavidL…  y la de tantos otros que he tenido la inmensa fortuna que me hayan acompañado en todo este camino y a los que digo que me siento orgulloso de haberles metido el gusanillo del Ironman en sus venas, y haberles incitado a realizar al menos uno en su vida.

Se lo dije a él en carrera, y juro q lo decía sin ningún miramiento, ni con ánimo de hacerle sentir mejor que lo que ya estaba porque él tampoco lo necesitaba ya, pero probablemente  sea el q más intenso he vivido de los 7 que llevo hasta la fecha: fue muy bonito el primero por supuesto, los 3 que hice en LZ porque nunca seré objetivo con esa carrera, y  principalmente con la edición en  que junto con otros 14 pirad@s, a los q engañé vilmente, conseguimos ser todos Finishers. Pero este ha sido especial, por el logro, SI, no me engaño, pero también por haber exprimido hasta la ultima gota de mi, y también, por todo lo q estaba surgiendo,  por lo mucho que había vivido desde dentro, y lo consciente, y el estar presente,  que por primera vez habia sido las 11 horas que habia durado esto.  

Al igual q con Joserra describía el año pasado el momento inicial en el que flipábamos literalmente  viendo aquellos globos en el Disneyworld del Triatlon que es Roth,  en este me quedo con los ratos pasados a la llegada  y que en este corazón quedarán por mucho tiempo… hasta aquí podemos leer….

20x30-CRKV0008.jpeg

El resto ya lo conocéis, 10:59:14, Puesto 859 de casi 4000 tíos y sobre todo otra experiencia más acumulada, más aprendizajes que integrar. Aún no se donde acabaremos el año próximo (Niza, Wales quizás Zurich…), pero ya quitada la fijación seguro que en alguno donde sin dejar de fijarnos cotas que no nos vuelvan conformistas,   disfrutemos como lo hemos hecho en todos en mayor o menor medida, y que nos sigan dando la razón de ser, estructura y estilo de vida, que nos dá este bendito deporte.

 

Agradecimientos:

     A ti Codo, por todo lo que ya te he dicho, porque sin tí no hubiera sido posible,  y por todo aquello que nos dijimos tumbados en aquel césped. Ay Codito, Codito quien nos lo iba a decir… Tenia la sensación de que eras alguien especial, pero después de todo lo que hablamos, confidencias reveladas 24h antes, lo cuesta arriba que en ocasiones se pone la vida y las decisiones que a veces tenemos que tomar, me sorprendiste porque siempre lo haces de forma acertada: eres capaz de dejar ambiciones, pensar de manera fría… en un mundo en este que nos devora, en el que nada es suficiente nunca, y conformarse en lo razonable parece que es la excepción. Es tan raro en alguien tan joven, vea esto con tal claridad. Curisoso que en la Charla tipo TEDx que les di, el pasado mes a chavales de 15 años, sobre los valores del IM, (y que los que no la hayáis visto ya estáis tardando llevamos casi las 300 reproducciones, -ratio del 90% visionado de los 20 minutos que dura-) les aludía a  conceptos como generosidad, y de lo que  se aprende muchas veces si dejamos el resultado (el tiempo en este caso) al margen y aprendemos del camino que nos lleva hasta él sea bueno o malo. Que bueno! todo concentrado ahí en el mismo sitio, viviéndolo en primera persona,..;). Que lecciones más grandes le dan a veces los amigos a uno!! y que no hacen sino dar valor a todo lo que vivimos en una prueba de este tipo Por eso ahora valoro el doble la generosidad de Jose Codoñer que decidió no aventurarse a seguir (y como se lo agradeceré), y tener la ama de ir arrastrarse conmigo. Ya sabes y tú especialmente porque me lo llevas oyendo en las muchas salidas, lo que me gusta establecer paralelismos entre Ironman y la vida Por eso estoy aún más que seguro que todos esos valores que llevas incorporados de serie, y serán garantía de éxito para ti en un futuro, y te ayudara a sobrellevar todo lo que te venga por delante… Ah, una ultima cosa: Te dejé pasar primero, porque soy del Atleti, y lo de entrar segundos empezamos a interiorizarlos.. pero ¿cuando desempatamos? ;)))

     A ESA, por ser la de siempre, por mantener viva en mi la llama de todo esto, la que me ayuda a superar cada día con una lección todo lo que viene por delante, la que anima cuando se está bajo, y la que te alaba la constancia, como principal arma para que sigas adelante, y a la mejor consejera que puede tener uno en la vida. Que poco consciente eres de todo lo que aprendo de ti, y que intento aplicar en cada carrera y en la vida cada dia que me levantó. Te debo un POST por cierto, pero confórmate de momento co n un párrafo jajajaja.. y una foto!!!

 

IMG_2329.jpg

Gracias a Javier Sola, que aunque no seguiré con él el año próximo, ha sido una parte muy importante de esto, por los valores que me ha enseñado a mi como deportista, y por haberme enseñado a personalizar la formula W que he necesitado en cada momento. Me  mostraste optimismo cuando te mostré mis miedos a hacer dos IM este año y tu lo viste claro: Adelante! Tu me enseñaste a correr de nuevo, a salir de aquella lesión, a demostrarme con datos, porque era mejor meter cadencia a pie que no meterla …  Me pasa contigo,  lo que con la bici, las ruedas que llevo y con tantas cosas: me sobra entrenador por todos lados… y quizás sea otro de tu larga lista de espera quien tenga que pasar a ocupar mi lugar, alguien a quien puedas exprimir mucho más de lo que has hecho conmigo. Gracias de corazón, sabes donde tienes un amigo para siempre: no nos salió a la primera, pero a la segunda lo hemos “bordao”.

Y a la persistencia, por habérseme sido regalada del cielo, en bolsas de 1.000kg, sin ella sería imposible prosperar en nada en la vida. Y gracias también a la Constancia que es la que hace más llevadero el camino.

A todos cuantos leeis, pasais, opinais, y los que no opináis, da igual: soy consciente de los muchos piropos que ya habéis dejado y que me alientan a seguir adelante, cuando vienen mal dadas. Cada paso por la alfombra, era un poco conectar con vosotros y saber que estabais pendientes. Esto también ayuda, no sabeis cuanto! Nos volvemos a ver en 2019 ;)))

 

poder persistente

 

 

Anuncios

Mesa Redonda en Salamanca

El Ironman como superación personal.

 

presentacion.jpeg

     En este afán mío de ser cumplidor de sueños venir a reflejarlos por aquí, y poder rememorarlos en un futuro cada vez mas cercano, otro más se volvió a realizar en la tarde del pasado mes de Febrero. Porque si, volver a un sitio donde te creíste parte importante de un proyecto y que a la vuelta de 25 años te vuelvan a dar la oportunidad de hablar de lo que te gusta, (tan distinto de lo que me gustó), de disfrutar compartiendo una experiencia que tanto me llena y que al mismo tiempo, sigas volviendo a tener ciertas reminiscencias de todo aquello después de tantos años es cumplirlo si y sentirse muy, muy realizado en lo personal.

Y eso mismo fue lo que ocurrió la noche de 22 de Febrero en mi querida Salamanca donde tuve a bien cumplir con una Mesa Redonda que organizaron antiguos compañeros del Colegio Mayor Tomas Luis de Victoria, enmarcadas dentro de la promoción de la Asociación de Antiguos Alumnos y que a propuestas de la Comisión de Deportes de la misma, versaba sobre el “Triatlón y su enfoque determinado en el Ironman”. Amablemente, en detalle que les agradezco por lo que disfruté de la misma, la Dirección del Colegio Mayor Universitario y la propia Asociación de Antiguos Alumnos, tuvieron a bien acordarse de mi, y aunque no sin recelos al principio logramos cumplimentar una charla  en formato de Mesa Redonda que os reproduzco al final y que terminé viviendo con mucha intensidad por todo lo que para mi suponía…

IMG_1742

Transformando el dicho de que “lo que natura no dá, Salamanca LO presta”, hablamos de lo divino y de lo humano de mi transformación, de los 142 a los 42.195 pasando por los 226K, en fin hablamos de sacrificio de vida  y de experiencias que para mi han sido increíbles y de las que estáis informados todos los que por aquí soléis andar.

No son frases manidas, cuando a uno lo reciben “como en casa”, y no exagero si digo que me quedé enamorado una vez más, incluso hasta algo morriñoso como cada vez que piso aquella última casa del cementerio, de la emoción de recordar que siempre es bonita, y de confirmar -una vez más- la inmensa fortuna que en mí supuso mi estancia allí, primero por lo que me marcó como el ser que soy ahora, y sobre todo volver a unos orígenes donde además se dió la paradoja de dar la charla en la antigua ubicación del Gimnasio que tampoco frecuenté en su dia…

Como en la presentación decía el “bueno” de Jesus, que tan dignamente tiene a bien dirigir aquella casa, fuimos capaces de “vencer al futbol” (había Champions televisada ese dia), y aglutinar a no menos de treinta chavales activos que no pararon de preguntas durante las casi más de hora y media que duró la misma. Fué, por tanto, una satisfacción después de tanto tiempo volver al sitio donde tan joven me sentí en su día, y donde me realicé en los años personales más bonitos que uno puede gestar en la vida de un Colegio Mayor, y volver ahora 25 años después de manera tan distinta… Como satisfacción fué la de compartir con todos ellos, ver sus caras, y redescubrir con extrañeza  como lo vengo haciendo en mi Club de Triatlon,  que todavía quedan chavales con un montón de valores y que no rehuyen de palabras como sacrificio, dedicación o esfuerzo a edades muy tempranas, (yo con 24 años solo recorría garitos de Gran Via de arriba abajo). Muy al contrario tan interesados estuvieron que no pararon de preguntar sobre la alimentación, lesiones, sacrificio, pensamientos internos que pienso compitiendo incluso hubo alguno que me propuso hacerme un “youtuber” de moda, -en detalle que le agradezco-.

Dicen que nadie es profeta en su tierra y a fé que es cierto, pero yo en esta aún no me siendo mi tierra me siento siempre como en mi verdadera casa, y hoy por petulante que suene me he sentido un poco así  viendo las caras de los chavales. Gracias a todos por hacerme sentir tan bien. Gracias por vuestras miradas cómplices, por hacerme sentir tan querido en algo tan nimio pero sobre todo GRACIAS por dejarme una vez mas beber ese “elixir de juventud” con el que vuelvo a seguir cargando las ganas de seguir adelante unos cuantos años más.

IMG_1807

Adjunto os dejo el video con el grueso de  la Charla (poco más de treinta minutos), en las que he dividido en un segundo video la casi mas de una hora que dió la misma, para charlas y preguntas que era lo que verdaderamente iba buscando en los chavales.

 

Video Presentación INCORPORADO que se ha suprimido en charla por ser de mejor visionado aquí:

 

@ColegioMayorTLV

http://www.tomasluisdevictoria.com

http://www.antiguosalumnostlv.com

https://www.facebook.com/Colegio-Mayor-Tomás-Luis-de-Victoria-343776009332422/?fref=ts

https://www.facebook.com/aatlv/?fref=ts

 

portada.jpeg

Lanzarote, algo más que un Ironman

… o de como a veces las cosas, basta con cerrar los ojos y desearlas muy muy fuertemente para que se produzcan.

Nota Aclaratoria Inicial para los de “escribes mucho”, “se me hace muy largo”: a pasar página o leer el Marca 🙂 con cariño eh:
Al igual que el añ0 anterior escribi desde el barco que nos traia a la Isla en estas mismas fechas el post del fallido Larga Distancia de Vitoria ESTE AÑO REPITO fecha, para escribir básicamente lo mismo pero con otras sensaciones, pero en el escensario de esta terraza en forma de regalo del cielo que Dios nos dá cada verano. Ha pasado tiempo, SI, mucho desde entonces, pero para mantener vivos recuerdos tan intensos, hilvano las muchas notas de recuerdos y emociones que por guardaba almacenadas, siempre en ánimo de tener impresiones de primera mano, con las que rememorar sentimientos tan reales;  fue el consejo de un viejo sabio, que de esto sabe un rato, y que a la postre fue el origen de este blog en su fase deportiva: escribe siempre al poco tiempo lo que “vivas” te servirá para tenerlo fresco en un futuro… y volverlo a rememorar esos momentos como si te estuvieras trasladando allí de nuevo. 
Pues así, largo el post si, muy largo como todos los míos, no olvides que escribo más que para ti PARA MI, con el objeto de tener todos los detalles en unos años, (lo digo siempre lo sé pero no puedo evitarlo) y seguro que está ha sido una de las experiencias más intensas y bonitas que jamás he vivido nunca

 

     Había sido un invierno complicado. De toma de decisiones futuras, que afectaban, bastante mi plano laboral, cierre de Walktopro y de futuro de vida a medio plazo. Dos episodios estomacales de las malas pasadas que hace la cabeza, el mal llamado stress,  y alguna decepción con esos que se mal llaman amigos y tratada por mi terapeuta particular… y a un mes de la prueba, un deshecho de más de mi cuerpo salía fuera a decirme que lo mismo no era tan fácil dar unos cuantos miles de zancadas en una Maraton, por muy bien que fuera andando en bici, y muy bonita la Cervèlo que me trajeran los Reyes Magos… e inflamaban la sacroiliaca a limites que aún, a día de hoy, tres meses después, me tiene renqueante, después de no haber dejado fisio, osteopata, neurocirujano o quiropráctico en Madrid sin visitar (paso por quirófano incluido).

Se daban así todos los ingredientes, para hacer que MI Ironman, culminaba “algo” que no podía permitirme el lujo de tratar como algo más, si  a eso le unes, que había preparado a un grupo fundamentalmente de buenos amigos, que en tan alta consideración me tienen, a los que machaqué durante semanas para que vinieran conmigo en mi animo de abrir nuevas vías en @walktopro, y que venían “em-bebidos” (nunca mejor dicho) de mi mano, totalmente confiados en lo que yo hiciera … la responsabilidad era mayúscula. El grupo lo preparé en exclusiva, con la dirección técnica de Maribel Blanco y SporElse que consiguió meter a DIEZ finisher en linea de meta cada uno con sus objetivos.
Era pues este un Iroman que cerraba, o pretendía al menos hacerlo muchas cuitas. Tomada ya decisión sobre el cierre de la tienda, quizás empezaban a ser demasiadas cosas “las abandonadas”, no me podría permitir el lujo de fallar. Ahora alguno entenderá el porqué el empecinamiento, la razón por acabar con algo con tanta cabezonería…

La propia Maribel, más que entrenadora ya amiga, conocedora de todo lo que llevaba,  mas que consejo, recomendación me insistía los días antes en que buscará mis cinco minutos, a solas, para mí, para reflexionar, para volverme a encontrar… Y me ví apenas veinte minutos antes de la Salida de la prueba, aún noche cerrada, para convertirme en un mar de lagrimas  de tensión que me acompañaron hasta la T1, y así empezaba todo…

Pero el Ironman en realidad comenzaba, como comienzan todos: por el excitante y duro camino. Por los SIETE meses anteriores de entrenos y compañia, que es en realidad lo que los hicieron grande. Ese fue nuestro verdadero tesoro como grupo, y solo pasado el tiempo lo descubriremos de verdad. Porque en esta ocasión lo de menos fué la prueba, sin duda. Aparecer con un grupo allí, de gente a la que te unían ciertos lazos de amistad que genera el propio deporte, y venir hermanado con muchos de ellos, y con ganas de seguir compartiendo momentos con ellos, es algo que probablemente valga más que cualquier otra cosa… y es lo que fundamentalmente me gustaría dejar reseñado.
Todo ello además era extrapolable a mi repentina lesión, porque en realidad aún a dia de hoy, habiendo ya pasado el tiempo, sigo pensando que lo que allí paso aquellos dias, fué lo más parecido a un milagro. El sacro, o lo que fuere, se fué pinzando, mas, mas y más, y ya no es que no me permitiera correr nada en todo el mes de Mayo, es que empezaba a dolerme “en parado”, y ya la excusa de los SAP* y esos dolores que describo siempre antes de una prueba ya no valia.

*SAP: Síndrome de acojonamiento previo. empecé a usarlo en mis primeros Maratones, como los primeros nervios que hacen que acudan dolores donde sabemos positivamente que NO los hay.

 

automotiv

Post automotivacionales con los que intentaba dar ánimo a algo que pensaba iba a ser imposible.. Hay que ver lo poderosa que puede llegar a ser la mente..

     En aquellos días previos, por Facebook intentaba AUTOANIMARME (en realidad lo hago siempre para cualquier cosa, me sirven mucho de esos las Redes sociales la verdad) diciéndome que hacer una buena bici me daria muchas endorfinas, para quitarme pseudo cojera de Lord Inglés, que si el magma de aquella tierra…  ¿Eh, Amaya? Pero hasta mis propios compañeros hacian silencios a mi cojera, cuando me metia en el coche… Percibia sus silencios… Incluso “alguno” que me grabo un pedazo video hace dos años,  estaba jodido por lo completamente convencido que no podría terminar… Malos augurios, no pintaba bien la cosa… Era la verdad. Los condimentos eran los mejores, el ambiente reinante con el grupo era sensacional, lo pasabamos bien allá donde fueramos: reconociendo circuitos, en La Santa, en la cena antes del Ironman… el grupo de Whats que estaba que ardía….  pero cada vez la sensaciones eran peores.

De esta guisa los dias anteriores, la mañana del día D, amanecía sin presión, consciente de que no iba a poder ni un paso en la carrera a pie, ni casi nervios que los de ver a mis compis, sobre todo a los que debutaban, que cara tendrían, lo conseguirían… apenas esos eran mis temores. Si me levantaba pesaroso, mucho más de lo que por si me levanto en cualquier de una prueba de este tipo y con lagrimas en los ojos, por lo que esperaba en la cama: Voltaren esperando en la jeringuilla. Le decía a Elena, que qué alucinógeno habíamos cenado la noche anterior, que no sé como era tan iluso de albergar esperanza alguna de poder correr más alla de una hora… que era lo máximo que había podido correr el último mes en tres ocasiones hasta que vencía al dolor… Pero claro, aquí iban a ser cuanto menos CUATRO veces eso….Ella siempre positiva: ahora cuando pases por las Montañas del Fuego, recargas…. y era así porque la táctica en mi cabeza era clara: iba a intentar “salirme en la bici” (bajé una hora y veinte minutos a mi anterior), donde la lesión no molestaba nada, para ver si generando mucha endorfina, podia llegar a la T2 al menos para poder hacer media maratón, o una primera vuelta… Pero no se si sería esto, o quizás pudieran más, las ganas de poder ver disfrutar por aquella Avenida a todos mis amigos, poder abrazarme a ellos, y poderles decir lo orgulloso que estaba de ellos.. fueron los que hicieron el resto, porque de verás que no existe otra explicación, lógica o médica al menos.

 

FullSizeRender

Atisbaba entonces, cuando veía a cada uno de mis compañeros contagiando alegría, y corroboro ahora pasados tres meses, el poder que tiene la cabeza, sobre cualquier parte del cuerpo humano, y lo importante que es tener una meta, y tener claro a donde quieres ir, para terminar consiguiendo lo que te propones, si lo haces en la mejor de las compañías y lo deseas con toda tu alma. Por eso, no lo catalogaré de milagro pero si al me servirá como le dije a Elena para muchas cosas, en el deporte y en la vida: si ves que un dia lo paso mal o en cualquier prueba recuérdame siempre esto para cualquier otra faceta de la vida, porque tenemos mucho ganado ya-le dije-. Lecciones de vida sin duda, como la que meses antes nos dio otro grande, @jrugarte que aprovechando la fuerza interior que aporta un grupo, logra recuperarse de una fractura de clavícula un 18 de Febrero, y no solo lograr terminar con nota el propio Ironman, sino que en dos meses, estaba haciendo el Media Distancia de Arenales…otra historia, que él como no es mucho de blogs, tan buena gente que carece de Ego, y que la gente se perderá pero que es otra de esas historias, que merecería ser contada.

     Iñigo, embadurnado como pocos de esta filosofía de vida tan particular, siempre dice y coincido plenamente con él, que el momento previo al nado, de la T1 que es el momento de recogimiento que más le gusta, se corta el ambiente, el silencio, las miradas, las risas nerviosas….Aun así esta vez hubo uno que lo quee más, sin duda a la hora que sonó el despertador. 4:00. Como ya he dicho antes, pinchamos los calmantes acordados y subimos a desayunar. Allí estaban Iñigo y Alberto, (que envidia me daban, esos si que iban a disfrutar hoy) y hacia la Transición. En la tensa espera, densa la calma, casí tanto como cerrada la noche, se palpaban los nervios típicos… Parece que vas tiempo de sobra, y falta tiempo para todo… lo de siempre: rellenar botes, comprobar presiones, distribución de bolsas…. Repetir gestos, una y otra vez… Y hacia la playa con el Neopreno. Busqué, ahi mi momento de soledad, mirando al cielo, como intentando buscar explicaciones de si lo que estaba haciendo era lo correcto… Y allí oculto entre la carpa donde todo el mundo cambiaba neopreno, este hombretón se derrumbo a llorar, decidiendo dejar lastre de todo lo acumulado que llevaba… Y lo peor es que ya no pudo dejarlo hasta bien entrado en la fila de los que iban a nadar, impregnando a todos los participantes de esa tensión, que entristece y por momentos da fuerza para estos momentos.

   Y el caso, es que tales augurios se transformaron totalmente en carrera. Porque en los 3 sectores, incluso en el de carrera, cuando me ví corriendo, fuí eufórico. En la natación, decidí nadar paralelo a las boyas, por mi querida Playa Grande. tan querida, tan querida, que allí estaban hasta Gorka y Kiko, uno manejando la cámara y el otro la barca, como si fueramos a hacer una inmersión de las muchas que hemos hecho por la zona. Que subidón fué verles. El nado salío mucho mejor de lo que pensaba, a pesar de haber recibido palos en las dos vueltas, ya era hora, de que la natación, me diera lo que otros cantan en cada Tri. A la salida del agua, y haciendo la transición, y como Dios es muy justo, tuve cuenta de poderle demostrar al gran Joserra entre risas, donde poner un pandero entre tanto “guiri” él que unos años antes, me decia si tomaba cognac en las transiciones jajaja.
De ahí a la bici, y tres cuartas de lo mismo. Fuí encantado con ella desde el principio. En lo que empieza a ser una tonica tradiciónal, salir el penúltimo de mis compañeros del agua, me tocó “remar” en bici. Primero salude a Brenda del Reebok con la que habia cruzado algunos mensajes por Twitter, y a todos los compañeros del grupo @walktopro @Trilasrozas, y no me pareció que fuera a hacer un viento excesivo. Dí caza a Nieves y Rafa Hicar y a Amaya, en la subida a Puerto Calero. Mucho más adelante a Fonseca y a  Javi.
Fuí comodo en bici, intentando calcar el warningmap, que cual piloto de F1, y para la ocasión me habia pasado @jsolalo, estudiándolo hasta el viento del ultimo minuto, y todo fué un coser y cantar, clavando el tiempo de 6:30 que habíamos acordado.

IMG_0144

Muy buenas sensaciones, la bici un rodar de escándalo, y yo disfrutando de la Isla, como sino fuera a hacer otra cosa en el dia… que equivocado estaba!!! Iba a correr,  y vaya si lo iba a hacer!!!

Cuando cogí a Fonseca, otro subidón, el tío iba eufórico, disfrutando como él sabe, y dándome a gritos las gracias por “haberle traido” hasta aquí. En realidad pasábamos por uno de los puntos calientes, que es Tinajo, donde se monta un ambiente ensordecedor… Cogí al bueno de Javier Ramos (sin duda mi descubrimiento de este año: de una Boda nace otra, pero de un Ironman siempre me traigo un amigo para siempre, hace dos “mi” Pedrito, y este año le ha tocado a él `que suerte y que aprendizaje por delante tengo…. ), llegando a Famara, e hicimos unos cuantos kilómetros juntos, comentando la jugada… Seguía con mucho ritmo, y él como es muy inteligente decidió ir cediendo… Afronté la primera subida de Los Miradores, donde ya si aprecié mucho más viento, y sobre todo mucho más constante… Y coroné arriba, un año más, en busca de mi preciado trofeo: bocata de jamon. Esta vez lo acompañé con un Voltaren (oral esta vez) y un omeoprazol que me permitiera proteger al estógamo, para lo que se avecinaba… bajada fugaz hasta Arrieta, donde disfruté de los mejores momentos de la bici, ¡ya te tengo amortizada querida!: rodar fino, velocidad salvaje adelantando mucha mucha gente… Llegamos a las T2, con el lap previsto en un tiempo que hacia unos años me hubiera parecido inalcanzable y que el trainer, me dijo que sería mi tiempo la noche anterior, a poco que cumpliera el plan. Pero quedaba la eterna duda ¿podria correr? No era un poquito, no, era una Maratón entera a las tres de la tarde…

     Lanzarote es de los Ironman, en que tienen la amabilidad de cogerte la bici al llegar, decidí descalzarme, dejando las zapatillas en la bici, para poder ver más la realidad que se avecinaba descalzo, y si iba a poder tolerar mucho o poco tiempo el momento en que el dolor hiciera acto de aparición….
Fruto de la emoción, hice la transición de mi vida (8 minutos que para mis costumbres esta todo muy muy bien), no siendo que le fuera a pasar el tiempo a los calmantes, asi que ni corto ni perezoso, salí a afrontar la carrera, a lidiar con lo que estuviera pasando. Acordándome de los consejos de David Loras, del propio Javi, de transición lenta… Fué todo fluyendo 5:40, 5:25, hasta que decidí instalarme en un ritmo cómodo que me permitiera definirlo toda la carrera. Sabía que no iba poder permitirme el lujo de parar mucho en los Avituallamientos, y que en cuanto parara iba a estar “muerto”, sin poder movilizar nada, como de hecho asi fue… Pero debía intentarlo, era mi obligacion. En la Rotonda de Matagorda, estaban ellos y ellas: infinitos, inconmensurables, dándote la vida en cada paso…¡ que poco conscientes son ellos, pero  ojo lo importantes que son! :

13304977_901517666625989_1661439726487643982_o

 

     En cuanto ví a Elena me tiré a por ella:  – ¿donde esta Joserra? – ¿pasaron el corte las chicas? – llego, voy bien, pero necesito algo más…En realidad se lo decia con la boca pequeña… Aún el dolor no habia hecho acto de aparición, pero lo estaba pasando tan bien, que queria terminar, y quería verles la cara a todos… Y para ello quería egoístamente, anticiparme  a necesitar “algo más”.. La carrera iba a ser larga y aquello acababa de comenzar.
Fui sonriente en todos los sectores como dije, pero en el de la carrera especialmente: ¡estaba corriendo! ¡que coño! ¿que mas quería? Grité al bueno de Ivan Alvarez, a Raña, gritaba en realidad a todo el mundo, porque iba platónico estaba corriendo y a fé que no lo dejé de hacer en toda la carrera El posicionamiento de nuestros supporters en Matagorda, fué clave, era doble ración. Los metros de Maribel a mi lado (que lujazo rodar con ella al lado la Maraton de un Ironman, ver la admiración que despertaba en esta Isla…) quien me iba a decir Elena, que aquella Avenida de Las Playas con las que paseamos en aquél descapotable el día de nuestra boda iba a ser muchos años después fuente inagotable de tantos buenos sentimientos, de tan buenos recuerdos…Iba pensando en todo ello,sabía que el cruzarme con todos  cada uno de ellos me iba a  dar unas fuerzas tremendas, pero lo que no me quitaba de la cabeza, el abrazo que me iba a dar con otro grande, Joserra, y que esta vez el que le iba a quitar todas las fuerzas que él me quito en Ibiza iba a ser yo…¡ lo iba a evaporar !

joserra
En realidad se corria aún más facil que con la bici, recibiendo y dando abrazo a tanta gente… Es increible lo que, por extraño que parezca, te llegas a llenar de vitalidad. Eso que dicen del “fluir los espíritus, los karmas”… yo que soy todo terrenal…  Me iba abrazando con todos y cada uno de los acompañantes, de mis amigos, intentándoles exprimir todo lo mejor que llevaban dentro, y lo hacia además con avaricia, porque me sentía “mas necesitado” que ellos, con unas caras que daba gusto ver, a excepción de la del pobre Fonseca, otra vez a avueltas con sus disyuntivas estomacales. A grito “pelao” con Nieves empezando la carrera, y que corría más por no oirme, la cara de sufrimiento, y siempre de determinación que siempre lleva Amaya…. el bueno David Manzanares, dándome ánimos recordándome lo memorizado que tenia el circuito y el RITMO…   Y así fue transcurriendo todo, hasta que el dolor se desenmascaró, en la ultima vuelta, y empezo a despertar… pero lo habia hecho tarde, porque ahí si que sabia que le tenia la batalla ganada, y mas lo supe aún cuando tuve la fortuna de devolver (la vida siempre te da una oportunidad de redimirte o de perdonar, y hay que aprovecharlas siempre) el favor que anonimamente también hicieron conmigo en otro Ironman (lo relaté en Vitoria un año antes), intentando ayudar al bueno de Javi Mayor (Triatleta de TriatlonStore Canoe, y a la postre uno de los propietario de unos “garitos” llamados el Triciclo y el Tandem, en los que no se come pero que nada mal), y yo dándole consejos de estrujar más el plátano a uno de los mejores cocineros de España jajajaja al que en uno de sus amagos para empezar a andar, le grité que los de ese Club no andaban… que había que hacerlo como fuera, “trotecillo, trotecillo, platano muy masticado, y el primer placebo que se te ocurra” Que gratificante fué su abrazo en meta… Es de esas cosas que te terminan de confirmar que haces el deporte correcto.

     Lo demás ya es consabido, ya me pasó en mi anterior Lanzarote, cuando apenas hacia un mes que nos habías dejado, y ojala sigas apareciendo siempre en cada acto de los que me queden en la vida, para verme/te tan feliz: nuevamente se nubla la vista, se vuelven a agolpar los recuerdos, y esta vez aún faltaba bastante para anochecer, pero volviste a emerger, en realidad no te separaste de mi en toda la carrera, ni me dejaste a solas un solo segundo, sino a ver como cojones te crees que hubiera podido acabar algo así. Sé que usted D. Martin Fernandez, también tuvo algo que ver en el affair.

13268515_901506916627064_6335171166094069403_o-2

Fotón de Iñigo Carrillo: ¡ cuanto sabes amigo!

     Para finalizar, los que hayan llegado hasta aquí, y como corolario de todo, un premio en forma de frase: dicen los videos con los que cierro el POST,  que algunos ya hemos visto una docena de veces, “una experiencia de vida acojonante“. Y no es una frase hecha: El Ironman, me reafirmo cada año, es mucho más que una simple carrera con unas distancias insalvables y el salvaje entreno que lleva detrás: es un camino que si lo sabes rodear y le sabes dar de “comer” a diario, te aporta cien veces más de lo que tu le das, te devuelve con total seguridad el doble, de lo que tú le has aportado. En formato de satisfacciones, de amistades, y eso es lo que tanto como yo, como el grupo que encabezaba nos hemos venido: con la maleta repleta de recuerdos que perdurarán en nuestra conciencia durante muchos, muchos años… No hay otra experiencia de las que yo haya vivido, que te reporte tanto, no al menos con tanta intensidad:

Permitirme en el apartado de agradecimientos, (ya donde tanto hemos leído.. ) acordarme de Iñigo,inconmensurable en su labor, sabedor como nadie de lo que iba pasando en todo momento por mi cabeza y que me hizo una de las fotos más bonitas y expresivas que me han hecho jamás en esto del Triatlón: gracias por ser como eres. De Juanan, de Alberto, de Isa, de Guio, de Laura, de Eva, de la alegría con que la más joven del grupo madre de Nieves nos contagiaba a todos….de todos los acompañantes del resto del grupo sin los que todo esto no hubiera sido. Gracias por hacer un fin de semana fantástico e inolvidable, y sin cuya presencia esto no hubiera pasado de ser un Triatlón más.

No me puedo olvidar ni quiero,  de la aparente inocencia de Luis, su sufrimiento y a la vez la satisfacción; de los abrazos sinceros de otro amigo (y además tocayo) que se viene recién hechito para casa: Rafa Hicar; de los agradecimientos del mentor Dani con el que no me cruce porque debía volar por encima de mí como Superman; de Pedro, al que vociferee cuando creí que no me había saludado a mi cruce, y claro que lo había hecho con la humildad que lo hace todo… del grupo en sí  y como no de ti Maribel, que hiciste ya en su día posible lo imposible y hoy lo reafirmas mucho más, porque ahora, aquí sentado mirando al mar, parando ya estas autoflagelaciones que tanto me gustan, os aseguro que fué tan intenso lo vivido,  que toda la factura y el precio tan alto  lo pagaría mil veces, por lo mucho que recibi, y lo que merecen la pena por encima de  las casi 36 horas de silla ruedas posterior, y lo renqueante que aún a día de hoy estoy por ello. Pero de eso, de eso ya habrá tiempo para recuperarse, el alma y tanto recuerdo podrán con ello, y constituirá parte del próximo capítulo a escribir en Roth el año próximo… sino fuera así no tendría de qué quejarme.

 

 

 

 

 

 

 

Acerca de como preparar y terminar un Ironman?: Part I: Buscate tu Ironwoman

I. Buscate tu Ironwoman

iron_woman_hats-r5e729a0cde81431989f2a02c94ac8c85_v9wfy_8byvr_324

Sera un serial, de tres entregas cortas (para mis costumbres), hoy daremos la primera.

     El título suena a soberana  tonteria, pero me lo preguntan muchas veces. Es cierto, que cuanto menos iniciados son, desconocedores de lo que es Triatlon, y más ganas tienen, más aun porque más les sorprende… Siempre les digo la manida respuesta: – es fácil, si yo lo he conseguido lo puede realizar cualquiera; pero mentiría sino dijera que escondo mucha vanidad en la respuesta, pues preparar algo “tan serio” requiere de horas, tiempo, -sobre todo-, cualidades -las menos, eso si que es cierto-, fuerza de voluntad a raudales, y dependiendo de las circunstancias familiares que se tengan, mucha comprensión …

     A las dos personas, que con mas seriedad me preguntaron en su día por la planificación del Ironman, horarios, volúmenes de entreno .. etc.  los desanimé de entrada: Venian preguntando, si es duro el aire de Lanzarote, si la Maratón del de Klagenfurt era muy llana… que horas se precisan… Zarandajas! Empecé por el principio: de si habían consultado con su pareja, que durante siete u ocho meses, la prioridad iba a cambiar de rumbo. Seamos serios, no es que haya que dejar de trabajar, ni dejar todo de lado en ese autoembarazo ochomesino que nos buscamos los hombres y muchas mujeres pasados los cuarenta. No. Pero como seguramente tengamos la enorme fortuna, de tener un trabajo de 8-10 horas, la manía de dormir 7 u 8  y las dos/tres de rigor para comer y convivir, transporte publico, son poco menos de dos-tres horas, las que nos quedan al dia, para dedicarle a nuestra recién venida pasión. El Ironman en sí no tiene mucha más ciencia: dos horas diarias, y los fines de semana “un poquito mas”. Asi que, a no ser que estés en el paro, donde desgraciadamente, no tendrás que consultar nada de esto, y muy al contrario, será muy recomendable, que emplees las mañanas en desfogar, y tu pareja tus hijos -de tenerlos-, te lo agradecerán cuando llegues por las tardes. Pero de no ser así, mucho me temo que tendrás que negociar que el poco tiempo que te verán de diario, y confesarles para salir a correr, para nadar o ir al gimnasio, o hacer rodillo frente a una televisión, aunque sea bien entrada la tarde-noche, y que los fines de semana, la mañana del sábado y la del domingo, te ha salido un trabajo por turnos, que lejos de producirte buenas nóminas, te produce pingues perdidas…

     Asi que como espero y deseo que este no sea el caso de nadie (el de estar en paro), es una de las principales, por no decir LA PRINCIPAL, ayuda que debes buscar: TU PAREJA. Ni cabra, ni neopreno de 500 euros, ni ruedas de perfil: convence a tu chic@, háblale de lo feliz que va a ser cuando duerma con un IM en la cama, o de la cena a la que la vas a invitar a unos chopitos en una terraza en Callella o a una langosta en una terraza de  Venecia la noche que termines, pero metetel@ en el bolsillo. Sin ello, de veras que no lo intentes, que no merece la pena. De nada va a servir que un Sábado que tengas 5 horas de bici, y hayas quedado a las 14 a comer con los suegros, llegues a las 15 y rebotado porque solo has podido hacer cuatro horas, y ella o Él “caliente” porque llegas una hora tarde… La preparación de algo tan pleno, requiere tener la mente libre y despejada, para no pensar nada más que en el disfrute -quizás no sea la palabra mas correcta- que tiene que estar siendo el entreno. Porque de verdad que del Ironman, lo bonito bonito, es el camino: la disciplina que en siete meses, te marcan horarios para sacar tal numero de horas; la forma de vida que todo esto te aporta; lo espartano que te vuelves en horarios; lo robusto que te sientes con la fuerza de voluntad que has de manejar, en suma la persona tan distinta que empiezas a ser, en mi caso al menos fue así, y no os miento un apice. Lo sabeis.

     Si además en todo este proceso, involucras a tu pareja, a que sin hacer deporte logre correr contigo media hora, después de todo eso, el sentimiento de sentirse realizado no tendrá parangón..

     Lo llevo diciendo desde que empecé en esto. Ella ó El, y nunca te equivoques, va a ser la que mejor te va a saber asesorar; a veces incluso mejor y con más lógica que el mejor entrenador; la que más te va a animar, la que va a meter a tus hijos y a todos tus familiares el triatlón en sus venas, haciéndoles ver lo mucho que entrenas, lo mucho que te cuesta, y lo orgullosa que esta de tí, aún a sabiendas de que está teniendo que sacrificar un montón de tiempo a tu lado… tendrá la santa paciencia de  subirte al Norte para que bajes al Sur, o llevarte al Sur, para que subas al Norte, a tu conveniencia…

Ademas de máxima admiradora, ella será tu confidente, tu admiradora más ferviente  leal, capaz de defender que tus 12 horas, son mejor que las sub 8 horas que hace un tal Raña, y que el mérito de verdad está en 12 horas, porque has permanecido más tiempo esforzándote… Será la que más Me Gustas te pondrá en Facebook (ya que los demás dejarán de hacerlo cuando les toques muchos los webos o tus entrenos sean mucho más potentes que los de ellos), te retuiteará todos tus estados (algunos intwiteables), preparará contigo las bolas de arroz previas a cualquier carrera o tirada larga, en suma la parteneaire que más te oirá y entenderá fantasear con “tus tiempos” (en mi caso permitirme ponerlos entre comillas), y a la que harás que creer que los días que ruedas rápido es porque eres un artista y los dias que estas lento, es porque estabas muy cansado y necesitas descansar. La recompensa, ni siquiera un podium ni nada que les haga sentirse orgullosa: apenas un viaje disfrutado, el conocer una tierra distinta… poco más… apenas 48-72 horas de disfrute, frente a un “porrón” de horas empleadas para ese dia…

Sino existe algo de esto, si todo van a ser reproches, malas caras y lamentables “quidprocuos” que yo los llamo a yo te dejo salir si tu me dejas no se que), sino existe nada de esta enorme generosidad por la contraparte, del amor más desinteresado que es dar sin esperar nada a cambio,  creerme que de verdad no merece la pena, y el disfrute de no ser así tiene las horas contadas…

     Así que mi primer consejo, será el siguiente, esta noche, cuanto te metas a la cama, coméntaselo: – cariño, que creo que me ha llegado el momento, que quiero convertirme en Ironman- Ironwoman, y que nada, que aunque no haga falta que me contestes ahora, que te lo vayas pensando, y me contestes si te atreves a realizar el camino conmigo?

Ama

Ojalá te diga que SI, A MI ME LO DIJO UN DIA, porque lo vas  a disfrutar como un enano y sera una de las experiencias mas enriquecedoras que jamas hayas nunca realizado.

Mañana la Segunda Entrega, Part II : Planificación. Rodeate de lo mejor, pero antes de los mejores.

Soñando en Ironman (y III)

Y por fin llegó el gran día: Jamás un sueño resulto tan real.

 

20140520-000116.jpg

Desde las alturas y divisando la “travesia en el desierto” que en cada vuelta era superar eso…

 

 

Buenooo, pues ya está. Ya de vuelta, en un avión cargado de finishers, todos con su camiseta perfectamente “etiquetados”, y yo, desde mi ventanilla, mirando con retrospectiva lo mucho que ayer vivimos, oteando desde el avión esa via-desierto, ese carril-arena, que tanto nos costaba pasar, hace ahora justo 24 horas.

A pesar del poco tiempo de que se dispuso en la noche, donde se atropelló todo, se pudo descansar bastante, para lo que se preveía, y a las 4:45, sin más remoloneos hacíamos caso al despertador. Las sensaciones eran de que iba a ser un día de mucha emoción, pués ante el más mínimo estímulo los ojos, sin razón aparente se rallaban… Había que convivir con eso, con lo que iba a ser una constante durante toda la prueba. Meao y llora -recuerda Rafa- a estas cosas se viene llorao y meao! 😉

Y el día amanecía, como amanecen todos aquí, de los que te dejan atónito. Y estábamos allí, en el sitio más grande donde se puede hacer un Trialton, y en el Ironman con más solera del mundo, y me repetia que eso habia que disfrutarlo, y que “de eso” habia que empaparse. Era un auténtico privilegiado que iba a vivir todos esto en primera persona. En apenas 2 minutos, estábamos en la transición, nuevamente emocionado y ya algo nervioso, dando un último repaso con Elena a la colocación de todo. Pedro (al que luego dedicaré un aparte), también aparece por allí, y valoramos no cambiar mi rueda delantera con el obus roto, pero que aparentemente tenia presión para terminar. Que gran compañía la suya, durante todos estos días… Es curioso que dicen que de una boda sale otra, y yo creo que en un Ironman, he ganado un amigo para toda la vida… Pero eso será para después.

DSC_0124

Todo perfecto, parece mentira lo poco que dan 2 horas de sí y ya estábamos a punto de tomar la salida. Nuevamente esperamos ansiosos, con Elena en Tribuna VIP junto a mi padre (pedazo de enchufe tiene esta mujer en esta isla), y todo presto y dispuesto para el gran bocinazo. Nos fundimos en un bonito abrazo, y nos deseamos suerte, toda la mayor de las que nos podíamos desear… Ningun compañero mejor para valorar algo así…

 

DSC_0169

Nos volvemos muchas veces materialistas, y la vida me enseña constantemente tantas cosas… Ver la sonrisa de un padre así… ¿Cuanto dinero vale eso?

LANZAROTE

El Agua, era el sector que más pensaba disfrutar. En esas aguas he disfrutado, otra de mis pasiones, haciendo las decos a 6-8 metros, en todas esa superficie por las que transcurre la prueba: era bucear en un auténtico acuario. Solo eso suplia, los muchos golpes, y lo difícil que era hacerse un hueco para nadar, en la primera y en la segunda vuelta, daba lo mismo. Ante lo que decidí, ir disfrutando recordando los muchos ratos, que soltando nitrógeno, me imaginaba que algún día nadaria por esa superficie. Nuevamente reencuentros. Todos estos pensamientos en positivo, servían para aliviar, el mal rato que me estaba dando el neopreno, soltándose de continuo el pliegue de atrás, y ocasionando un incómodo roce, que me hizo salir del agua, como si me hubieran picado dieciséis medusas en el cuello. Nada importaba, y estaba dispuesto a disfrutarlo hasta el final. 37 minutos cada vuelta, para hacer 1:14 de agua. Y al salir, de la misma, en ese precioso pasillo que te da la calidez que te falta dentro de aquellas frescas aguas, mis tres hijos que aparecen, cuando yo los daba en la cama, en todos los recuerdos que para ellos tuve en el agua… Queria comérmelos!!!!

      Rápido a la transición, (rápido es un decir, dirá alguno ¿verdad @jrugarte? jajaja, Pero no no es que me pidiera un Ponche Coca-Cola, en cada una de ellas, pero entended que no es la tipica transición de la casa de campo, donde en el suelo mismo plantamos pandero y allí mismo nos quitamos y ponemos todo: aquí hay que coger una bolsa, pasarla a una Campa abierta de 900 tí@s en pelotas, hay que buscar una hamaca, un hueco, gritarle a un aleman, que te pisa los bocadillos que con mimo estas preparando para la bici, hacer cola a que te pongan “blanco” de crema …etc y un largo etcétera que si bien no justifican semejante barbaridad de transición si al menos atenúan la misma: Atuendo elegido para hacer la transición: el espectacular cullote que los de chicos de Q36.5 han sacado para Triatlon (que me da a mi que no me lo voy a quitar ya en todo este año), y la Base Layer1 de la misma marca y  el Maillot Shorsleeve L1, que a pesar de lo embutida que me quedaba, y lo poco estética que en semejante body lucia la misma (parecia Fabian Cancelara pero en versión XXL) cumplió su perfección en comodidad, suavidad y lo confortable que resultaban la conjunción de ambas prendas: fui antiestético, pero funcional totalmente, ande yo caliente ríase la gente, pero logré lo que buscaba, ir muy confortable y cómodo y sin apenas notar el calor sofocante que seguramente otro tipo de prendas me hubiesen dado.

Salimos con la bici, a un recorrido, que sabia de memoria. Lo había hecho de arriba abajo, bastantes veces, con aire, con menos aire, con mucho calor…. Y sabia que lo iba a disfrutar, preveyendo un panorama de aire que iba a ser el peor de los descritos. Contaba con ello. Pero los primeros kilometros, de nuevo la emoción, las gracias a Dios, por tener la inmensa fortuna de estar ahí, de darme la posibilidad de intentarlo. La primera hora, de las seis y pico que mi mente planeaba estar encima de la bici, incluso la segunda, eran idílicas: nublado, sensación fresca NO excesivo aire (decir que no hay aire en Lanzarote, es poco menos que decir que en Cercedilla no nieva nunca), y las subidas de Puerto Calero, y la llegada a los Hervideros, en un tiempo muy bueno para lo que contaba. Lo peor vendría después.

Enfilamos, hacia el lugar mítico de este ironman: Las montañas de fuego, hago la primera de las rotondas que nos mete en ella, y comienza el vendaval, y la emoción (si de nuevo mi lado llorón), de ver tamaño espectáculo de ciclistas, y reconocer la foto que preside la imagen de la empresa que hemos creado en Walktopro, y que veo cada mañana cuando entro en u51proMadrid. Ufff que subidñon: Ahí lo tienes Rafa, lo que tantos dias has soñado, ahora envuelvete en el viento, y metete en el: no lo veas como un enemigo -me decía Elena el día antes- miralo como tu aliado. Y no se me hizo duro, cubrir esa maravillosa recta, quizás porque han habido dias que cruzarlo fue bastante más duro.

IMG_1968

Son las Montañas de Fuego, siempre he pensado que todo el que acaba esta carrera, lo hace por las fuerzas que le aportan la fuerza de la lava al pasar por aquí, sin duda…

Pero quedaba lo peor. La bici respondia a la perfección, y salvo un par de veces que por negligencia mia en el cambio me escupió la cadena, y que tuve que parar a colocarla, el resto fué un rodar suave, algo inestable con el mucho viento que pegaba, pero poco más. Iba muy cómodo y mas lo fúi cuando coronando Tinajo (que es el pueblo del padre de Elena), LOS vi de nuevo esperando la llegada del padre. Estaba yo para pocos trotes emocionales, y bajé todo el pueblo de Tinajo, envuelto en unas lagrimas como puños, que la velocidad y el propio ambiente se encargaban de secar, antes que llegaran a la mejilla. No sabía si me estaba desgastando en exceso o no, pero me parecia bonito. Me emocionaba estar pasando por el pueblo de Martín, era mi forma de darle las gracias, de saber que desde ahí arriba me estaba echando un cable, y grande, del que ya me había echado, dejándome en propiedad a la cosa más preciada, a su hija… Me sentía tan afortunado por tantas cosas…

La llegada a la Santa, y la posterior bajada hacia Famara, aparte de lo espectacular y bonito de las mismas. directamente me pusieron en contacto con “lo celestial”, y no eran pajaras, ni había cambiado los BCAA por  alucinógenos, pero estaba rozando el éxtasis en una prueba deportiva, de sufrimiento extremo. Daba gracias y mil gracias al cielo, a mi madre por haberme parido, y dejarme estas disfrutando aquello con tal intensidad. Buah!! me emociono ahora en un avión a 10.000 metros de altura con solo pensarlo…

La subida hasta Tahiche, de largo, lo más pestoso del recorrido, no resulto tampoco tal, y como estaba nublado, se hizo mucho más llevadero, pero al volver la rotonda, y embocar Tahiche comenzó, -al menos para mi- el verdadero Ironman, con un viento devastador, y un sol que empezaba a calentar lo que NO habia calentado hasta la fecha.

La subida hacía el Mirador de Haría, empezaba … “cuando EL JUEGO se pone duro, los duros empiezan a jugar” -rezaba un grafiti a mitad de calzada . Y ciertamente que dura estaba la cosas, en tanto en cuanto, a mi me dolían las rodillas, por primera vez en mi vida, de la fuerza que tenia que imprimir a los pedales, para subir por allí. No soy gran escalador, ni tengo experiencia en subidas, más alla de la que aportan los míticos Morcuera, Cotos, Canencia, Navacerrada, que tenemos por la zona…  Pero aquello me estaba pareciendo descomunal, y eso que acababa de empezar la cosa, Km 95 aproximadamente. Con la cabeza distraída, de que en 10 kilómetros daría cumplido sueño, a otro de los que tenia en este Ironman (tomar un buen bocadillo de jamón, con los pies colgados, mirando hacia la subida a Tabayesco, relajando mente y asentando el cuerpo para lo que se avecinaba), subí mano a mano oyendo las maledicencias de bastantes italianos a los que adelanté en la subida, ante lo retorcido que se ponía el asunto.

Bolsa de Special-Need. Km 104: Dicho y hecho, lo había oído a un “pro” referenciado en un blog, que esos 10-15 minutos, eran ganados posteriormente y así lo hice, y ahora visto con retrospectiva, creo que lo volvería a hacer, por lo bien que fuí de estómago durante la ultima parte de la prueba. Me lo desaconsejaron desde mil sitios, que si lo que iba a tardar en digerirlo, sobre lo inoportuno del mismo: me supo a gloria: nos habíamos encargados de prepararlo con mimo el día anterior y hacerlo así más apetecible: yendo a ultima hora al super, a buscar la ultima hornada de pan; un donuts y unas almendras, constituían mi ansiado botín, y como soy tragón fui soñando con el los 100k anteriores. De todo dí cumplida cuenta en algo más de 15 minutos. Cargué almendras para el camino y el resto las repartí entres los voluntarios que lo agradecieron enormemente. Impresionante por cierto la labor de estos, y de todo el Club La santa en todo el ironman. que mereceria un capítulo aparte, desde mecánicos, hasta los chicos que controlaban la entrada y salida de las bicis.

Enfilamos ya para el precioso pueblo de Haria, en el que nuevamente se nota el calor de un pueblo, y lo mucho que aporta el Ironman a esta isla, hasta el punto que lo hacen convivir con ella. Está tan integrado y mimetizado en la misma, que hasta las gentes desde las puertas de sus casas, en sillones, viendo la vida pasar, en sillas te ofrecen cuanto disponen… Quedaba la subida más bonita, que previo a un repecho, en el que ví gente bajarse de la bici, era lo más duro de la misma, pero comenzaba lo más bonito, ir avanzando dejando a la izquierda, La Graciosa, y el risco de Famara, era algo precioso, que cualquier persona debería experimentar aunque fuera en coche… Arriba en la cima, comentaba con un señor de Tenerifie, los contrastes acojonantes de esta Isla, hacía apenas unos kilómetros, nos asábamos como pollos, y estábamos coronando el Mirador del Rio, y veias pasar como en un cine, las nubes a tu altura, como si estuvieras subiendo un puerto de Tour de Francia. Mucha gente desperdigada hasta subir arriba, y buenos repartidores de ánimos, todos los que turistas que atónitos presenciaban tamaño espectáculo de gente desgarrándose por subir hasta arriba. A buena parte de los que ví “pasar” volando en mi parada gastronómica, les di caza antes de subir este repecho.

Dicen que cuando llegas aquí, tienes hecho medio Ironman, pero es mentira. Te dicen que es todo cuesta abajo, pero es más mentira aún. Se baja muy rápido y con viento de cola, pero apenas son 40 minutos de felicidad. Muy controlada además, porque encima con semejante vendabal, ni acoplado se lograba bajar rápido … y menos seguro. Veo en la bajada a Marco, antiguo compañero del CTLR, con el que apenas comparto dos palabras en plena bajada, y nos cruzamos ánimos… Pero terminada la bajada, hay que ponerse de nuevo a dar pedales, y de que forma, y hay que pasar Nazaret, y hay que enfilar La Geria, y hay que subir a La Asomada, me canso de pensarlo nada más. De resaltar aquí, de nuevo Nazaret, en el que los 3 kilómetros de llano más lentos probablemente que haya hecho en mi vida, han sido probablemente aquí, para después pasar a otros 3 kilometros, de auténtico pavé, muy de la Paris Roubaix, pero en versión canaria, no en vano le llaman el cementerio de los ironman: por el abatimiento que produce el terreno, las alturas de carrera que llevas ya, pero también por la de botes, botellas de CO2 y despieces de bicis que habia en aquella carretera….

Km. 158 del rutometro IM.... no en vano lo bautizan como el cementerio de los ironmanes!;)

Km. 158 del rutometro IM…. no en vano lo bautizan como el cementerio de los ironmanes!;)

Alterno relevos, esporádicos con un chaval muy joven, al que le veo una foto de (supongo seria su padre) en el manillar de la bici… #respect. Me comenta que lleva muy mal estómago, pero que de piernas no va mal…  El desgaste era igual para todos- para ya por fin, los siete últimos kilometros, casi en completa bajada (ahora si), que ademas los hice con un nudo en el estomago por el accidente de dos bicicletas  en una rotonda, y que dejo el cuerpo sosegado y tranquilo, y en silencio sepulcral hasta llegar a la T2, donde dejábamos la bici. Bien es verdad que en tiempo no me habia ido mucho pero en esfuerzo SI: tenia las piernas cuadradas, y a pesar de tener el cuerpo como un reloj, no las tenia todas conmigo, de que la cosa fuera a ir fluida…

 

Comenzaba la Maraton, y aqui en esta si que tenia que tirar de ayuda divina que no llegaba, por más que la buscaba. Tomi: vamos no me puedo creer que te vayas a portar asi… Que todavía no hayas dicho ni hola… Pues como no tires tu me parece a mi que… Las piernas no iban, no al menos como lo hicieron en Klagenfurt… Era imposible, pero es que la cabeza iba peor, no se si erá que no tenia eco… Pero los primeros 8 kilometros fueron un sopor…. Era todo mente, y eso que decidí prescindir del pulsometro, para no agobiarme por un tema de pulsaciones: no había malos cuerpos, no dolía nada, simplemente las piernas no iban al ritmo que las tenia acostumbradas en los entrenos tan solo eso… Me sorprendía, que mi cabeza, siempre positiva y despejada, a pesar de ir fresca, no encontrara el enganche, y me estuviera alertando de fallos, que me anunciaban retirada constantemente… Por primera vez flaqueaba mi cabeza… He de decir en descargo de ella, y así comparto experiencia con vosotros, que mentalmente me parece mucho más duro el segundo Ironman que el primero que hice. Porque? En el primero vas con la presión de acabarle SI o SI, aunque sea arrastras con tal de demostrarle al mundo y a ti mismo, que eres “finisher” pero este segundo, ya no tienes esa necesidad de probar que eres capaz de hacerlo, porque ya lo has hecho una vez y esa descarga, sobre todo para la cabeza, creo que es mala. Afortunadamente la mente es sabia, y mi madre más, y me hicieron darle a la carrera la lectura que merecía: buscar un ritmo cómodo y empezar a buscar sensaciones. ¿Disfrute más mi primer Maratón en 4:15 que el ultimo en 3:40??? pues no, y eso me dije…. pero no lograba engañar la mente… No me dolía nada, el cuerpo lo tenia perfecto…y ahí dejando debatir a mi lado bueno, con el malo, yo seguía haciendo kilómetros mientras ellos se pegaban… era la clave para salir del atolladero, como es esa la clave para salir de tantas cosas en la vida: empezar! seguir!.

Pero en esas que apareció, nuevamente no creo en casualidades sino causalidades, Pedro. D. Pedro me atrevería a decir.. para verme “discutir” con la señora que estaba en el giro, sobre una pulsera que me habría de dar, y que me hizo hacer un kilometro y pico más de Maraton por equivocación de una de las voluntarias, que me habia dicho que tenia que volver a por pulsera, cuando estás las estaban dando al final de vuelta, que no a mitad… Parece que lo estoy oyendo: – A olvidar, Rafuky a olvidar, y a centrarte en la siguiente vuelta…

Así lo hice, buscamos el ritmo cómodo, y fuimos charlando (más bien le fuí poniendo la cabeza como un bombo) durante la terminación de esa primera vuelta para mi, y la segunda suya. Aprendí un montón no sabeís cuanto, en todo ese impass..

Pedro, se pensaba que me le iba haciendo un favor, pero no era sabedor, del que me iba haciéndome el a mi: haciéndome sentir tan bien, llevando a un tío que vuela en bici y en maratón, a “mi” ritmo en un Ironman. ¡Que lujazo! Me vino muy bien, para memorizar un ritmo cómodo (sujeta Rafuky!!;), un ritmo finisher me repetía (me recordaba a Santi Asuar en Guadalajara), pero que era suficiente, para hacernos avanzar; pero sobre todo me vino genial para mi cabeza, y para mi amor propio.

Fué bonito y emocionante, cuando él me dejaba (cumplimentaba ya su vuelta corta), de nuevo “solo” ante aquella segunda travesía de nuevo hacia el Desierto que era Playa Honda, y el abrazo que le dí, anticipandole al Finisher que tenia a 5 kilómetros ya…. Fué dejarlo, y derrumbarme a llorar… Otra vez, si otra vez… Asi no había forma de coger ritmo… Pero esta vez lloraba, por haber aprendido tanta generosidad de mi madre; por lo mucho que me aporta de manera constante todo esto: conocer alguien así, con el que has compartido algo tan intenso, en momentos puntuales de este fin de semana, ese agradecimiento, esa generosidad,… no sé.. Es lo más bonito de todo esto, lejos de marcas, de objetivos, aqui se habla de generosidad y compañerismo, compromiso de las que están llenas esas siglas que se llaman Ironman, y que van mucho más lejos que un simple logotipo en una gorra o en una camiseta. Una autentica filosofía de vida, algo que  forma el ser de forma muy distinto, al menos al que yo tenia concebido antes… Debatiamos ayer, si se ha de estar muy cuerdo o no, para familiarmente hablando preparar una prueba así, y en efecto, como os aburrí ayer, yo puedo responder con rotuntidad que SI, pero porque la prueba va mucho más alla que unas distancias, que unos entrenamientos. Es la esencia de la misma en si, envolverte en ella, y crearla parte de tu proyecto de vida e INTEGRARLA en el mismo… No es que haya de girar todo en torno a ella, es que tu vida ha de ser enfocada bajo estos principios que dan la perseverancia, el trabajo, el esfuerzo, y el compañerismo… Esas son para mi, las auténticas recetas, no las cabras, los cambios electrónicos ni los “rotor” en los platos de la bici, que también están muy bien pero que sino vienen acompañados de todo eso, se quedan vacios, sin contenido de ningún tipo.

 Nos dejaremos de rollos, porque por otra parte, la carrera seguía, y comenzaba lo mejor, era difícil transmitir entonces sensaciónes, pero me iba acordando, constantemente de los amigos pendientes on-line de la carrera, de los pasos por cada kilómetro. Era la alfombra de chip, mi conexión directa con los muchos que sabia que estaban siguiendo al otro lado, el método que me mantenía en comunicación con ellos, sabedor de que cuando contabilizara el tiempo, iban a llegar las reacciones y los pensamientos de que lo estaba pasando regular. Eso me incomodaba, porque NO era cierto, y el problema es que eso no lo pueden transmitir estas alfombras: iba cómodo, muy comodo, (alguno dirá que poco menos que andando a ritmos de 5:40 -se iban a algo más por las paradas, y por los despistes que me hacia coger mi Atleti, que me hizo pasar a dos o tres bares), pero iba con mucho autocontrol, sabedor de que ese era el ritmo, por mucho que yo tuviera memorizado otro muy distinto. Y si me habréis de preguntar que, ¿de que parte estoy más orgullosa de toda la carrera? Diré que de esta, de haber sabido leer la carrera, y saber que el ritmo a mantener era este. Como objetivo siempre, no andar ni un paso. Ese era el pacto. A mucho contribuyo el llevar a Pedro, y me vino muy bien para la autoestima, que él, infinitamente mejor corredor, iba muy conformista con un ritmo, que a él si le debía desespererar, y ese tema solo de cabeza, a mí me vino de perlas: me despejó totalmente y empeza a vislumbrar, que no sin cierto sufrimiento, la carrera tenia un fin… Abandoné todos los pensamientos tremendistas y empezé a disfrutar de la carrera, y ahí comenzó mi verdadero disfrute.

Pues de esta guisa, y con la cabeza en mi Atleti, ¡ que esa era otra! y que en el fondo me vino cojonudo para distraer la mente, y como el paso por kilometro empezaba a no importar, no me cortaba un pelo (Pedro es testigo) de entrar en bares a preguntar a los camarero como iba el futbol, y en todos tenían puesto al Arsenal, (para mi desgracia), pero la fortuna de nuevamente sonrié para entar en uno de ellos, y ver marcar a Godin el 1-1, Buah ! que subidon ni el mejor de los geles!!! Corriendo salgo de aquel bar, cual forofo ExtremeFun, al fin y al cabo es lo que soy, y sabedor que la vuelta que me queda hasta Playa Honda, en la que no hay un solo manifiesto de vida, me van a impedir saber el resultado hasta la vuelta donde el partido estaría terminado.. Pero hete aquí que me encuentro a dos paseantes, a los que como autentico favor, les arrebato el movil previo permiso, para actualizar el resultado: 1-1 a falta de 5 minutos: Este Atleti… no me liará la de siempre!!!! No había ya solución, había que esperar hasta llegar de nuevo a la civilización y ver el resultado: subidon somos campeones… !!! ya todo iba a resultar mucho más fácil, ya solo quedaba disfrutar los últimos 10 kilometros, que los realice más rápido que el resto, y con sensaciones de menos a más (quien me lo hubiera dicho en el 2!!!), adelantando a mucha gente en eso último 10k., auténticos personajes de 2 metros que caían como torres.

Como muestra, siempre mejor, con esto os meto un poco en carrera, y así os transmito un poco lo que allí se vivía. Espero que no le moleste a Pedro, que es el interlocutor del mismo, y que gentilmente me ha hecho llegar esta perla:

 Embocando esa finish line, y en esa Avda Playas, repleta de gente, al fondo, en las Montañas de Femes,  a pesar del bullicio existente, se hizo el silencio, oyendo de fondo a Pedro radiar y grabar mi entrada, de repente las nubes se aliaban en perfecta sintonía con el arco de meta queriendo ser partícipes de algo … El resto ya lo sabeis…porque me hartaré en días sucesivos de poneos fotos, si es que los personajes de Finisherpix, deciden dármelas algún día: Entré en meta bandera del Atleti of course y de España en alto (y hubiera llevado la de 42×18 sino es por la logística de los encargos, leche): Elena, mis hijos, mi padre metidos bajo el arco de meta, y fundiéndome en el abrazo más emotivo que haya tenido jamás…. El Ironman más feliz de mi vida, en el que a pesar de lo relatada más he disfrutado, y más me he sentido realizado… Lanzarote es nuevamente la magia lo fue en su día cuando te conoci, y hoy lo ha vuelto a hacer, Elena, terminándome de ganar tu isla para siempre.

0702_024122

Este Ironman, cerraba muchas cuitas, incluso, creo que un periodo de mi vida. Ha sido un año duro, pero a pesar de haber sido todo precioso, en él se han juntado muchos cambios, y quería ponerle el clip final, para archivar, pasar página, y empezar con otro, que seguramente tendrá su historia detrás como Maribel se encargaba de recordarme el otro día, y es que cuando todo esto te aporta tanto, no te cansas de recibir tantos inputs en forma de brutales sensaciones. en cada uno de los que aún están por venir, por eso sé que no me equivoco al haberme “enganchado” de algo así, no puede ser sino, que algo que carece en principio de sentido pueda aportar tantísimas cosas.

Cataplún: Con tanto ajetreo, holpe con la mesilla, y me despierto del sueño. Son las 11 de la mañana, y hay que abrir @Walktopro, para seguir construyendo más sueños.

Agradecimientos:

Gracias Tomasa, sabia que no me ibas a dejar solo, espero que no dejes de venir a verme nunca, sobre todo cuando me vea en estas tesituras. Sé positivamente, que estabas en aquella nube, te reflejabas de hecho en mi cara cada vez que miraba al cielo, y  no quisiste perder la entrada de tu hijo, ni aquel bullicio que tanto te gustaba, por nada del mundo. Seguro que te hartaste de repetirle a San Pedro, lo bien que corría tu hijo, y seguro que hasta les dijiste que un Ironman tenia 370k de bici,  y que yo ya había hecho 40 ediciones, y que había ganado dos-como no eras exagerada!- todo por engrandecerme verdad??? Aquí te hubiera gritado, ahora no me queda más remedio que perdonártelo. Te llevo siempre conmigo Mamá.

Ocaso

A TI por permitirme hacer en todo momento lo que hago, lo que disfruto, y lo que es mejor, disfrutarlo tú conmigo. El ironman que tu te pegaste no tiene nombre: pero no no hablo solo, de pasar la misma noche de “desvelo” que yo, ayudándome y supervisando cada paso que hago (que ya sabes lo mismo que yo de esto), preparando la comida, ayudándome con las bolsas, viendo las carreteras que había que coger, para verme muchas veces en la bici, cargando con 3 criaturas, una madre y un suegro… y hacerte 2 kilómetros corriendo para darme un trago de TotalRecovery fresquito… No, no solo hablo de esto, también hablo de horas y horas y horas, de sonrisa constante, de “permitir” licencias un fin de semana trás otro, de coberturas en Walktopro, para que pueda hacer lo que más me gusta, y por tu apoyo constante, en hacer a alguien tan feliz como me hiciste este día y como me has hecho desde que te conoci. Doy gracias al cielo todos los días de haber conocido alguien así, pero sobre todo de que decidas seguir conmigo aún y compartir cada minuto de tu vida conmigo. Te quiero feúcha.

 

IMG_7527

A mi hermano por su silencio, nadie te entenderá nunca el mismo pero yo SI, lo hago mejor que nadie… y lo comparto, porque sé que en tus silencios escondes tantas cosas… “te quiero un webo…” quien iba a pensar esa frase en ti hace unos años…

A mi padre, por su saber estar, y por su ayuda y preocupación. Verte caras así de felices, me hacen sentir, que no se esta equivocado cuando realizas cosas, tan inexplicables hace unos años para ti.

A mis hijos, porque empiezan a ser sabedores, de que los valores que se transmiten a traves de una prueba así, han de perdurar impasibles y trasladables a todas las cosas de su quehacer cotidiano donde tanto les queda por vivir. Estoy muy orgulloso de lo bien que aguantasteis tantas horas de carrera…

Por supuesto a Pedro.  esperando que aunque no seas mucho de esto, cada vez que leas alguno de estos párrafos, veas alguna de las fotos, sea un recuerdo de los bonitos días que allí pasamos

DSC_0129

A mis amigos, los de verdad, los del grupo de Whatsapp creado a tal efecto, al CTLR en pleno, a los que os acordasteis y enviasteis SMS la noche anterior…  por Facebook… no os haceís ni idea de lo mucho que aportais, y lo mucho que llenáis los momentos de vacío , cuando sobrevienen las ganas de dejarlo todo, y a mi me vienen eh! aunque parezca que no, más veces de las que pensais. Pero es increible, saber que seguis ahí. Gracias por hacerme sentir un tío grande, cada vez que estoy entre vosotros.

Mención especial para el Club La Santa, por bien organizado de todo y mención especial para el propio Kenneth Gasque… la fama no se cría muy al contrario hay que ganarla, y hay que saber muchas porqué un tío “manda” tanto como muchos le critican, despidiendo a todos y cada uno de los que salían del agua a coger la bici, y dando uno por uno, la entrada hasta las 12 horas, a cuantos entraron en meta!!

 

20140516-191207.jpg

 

 

ironman