Roth ´18; Try#2: La Persistencia garantiza justicia, y es la Constancia quien mientras… la mantiene VIVA® by Rafuky.

Persistencia: De Lat. 1. intr. Mantenerse firme o constante en algo.

Nota Aclaratoria como siempre: Largo muy largo. Responde a necesidades como siempre, de revivir con todo lujo de detalles en un futuro cada vez más cercano todo eso que me hizo disfrutar tanto, por eso me recreo tanto; esta vez no había ninguna necesidad como si la hay otras veces, de decirle a las RRSS nada, esta vez todo había quedado dentro y lo sabia quienes lo tenias que saber. La insistencia del coprotagonista en ¿donde esta el post? y la necesidad antedicha hacen posible que vayais a perder 20 minutos de vuestro tiempo en ello. Pero será vuestra elección. Comenzamos

      No soy rencoroso, ¿o si? no lo sé, pero venia buscando JUSTICIA: el título redundante del post (Try2) así lo adelanta: cuando hay un segundo intento, es que el primero fué fallido. Se lo comentaba a otro buen amigo,  currante como pocos de esto, y que recientemente ha conseguido su sub10* en Vitoria hace unos días, también en un segundo intento: – Suerte no, Manu deséame justicia joder que entrenamos un huevo de horas al año,  para fiarlo todo a la suerte. (*Esto juro que lleva escrito desde 2 de Julio de 2.018, porque hay personas que como el Mago Merlin que vienen del futuro y todas estas cosas ya las han visto).

 Muchas veces la obstinación, el trabajo duro, desgraciadamente no son garantías de nada, pero si te olvidas del tema temporal, y las dejas pasar casi siempre suelen dar resultado. Como la vida misma, te devuelve todo cuanto le das… esa frase la escucho resonar tumbado en meta, extenuado del esfuerzo y recibiendo puñetazos en el pecho del protagonista de esta historia… pero no adelantemos acontecimientos. 

Decidí abandonar la presión, para no frustrarme, rayado  de intentos imposibles para correr la Maratón en 4h (ó eso creía) este mismo año. Me dije a mi mismo, que para que esto fuera disfrute, quizás debería recordar de vez en cuando de los 146 kg que vengo…  y que quizás el mérito tan solo esté en realizarLOS y prepararlos.  Pero por otro lado, no me resignaba  a que algún año llegara la tan ansiada carrera perfecta “para liar el taco”. Un año este en que por circunstancias excepcionales se me cruzaron 2 IM por acompañar a un buen amigo a su primer Lanzarote, y por la cejación que tenia de quitarme la espina en Roth, el caso es que siendo hombre de #ONEIronmanYEAR, se me presentaron ambas oportunidades en poco más de dos meses y arriesgúe. La logística y la situación complicada que tenemos en casa, hacia que el viaje muy al contrario de aquel primer RothVideo, tuviéramos que hacerlo en plan pareja, en cómodo avión, alquilando coche en Munich en unas minivacaciones de enamorados, fantásticas, muy lejos de las “penurias” de la AC.

face

Ya en esta entrada de Facebook, me dije que para que esto fuera disfrute, quizás debería recordar de vez en cuando de los 146 kg que vengo…

Permitirme aquí,  en lo extenso ya del post, hacer un publireportaje con mi amigo Alex de Tritransport al que pretendo hacer toda la publicidad del mundo, porque el servicio que da y las comodidades que proporciona son absolutamente increíbles. No dudes en contactar con él si tenéis algún Ironman y os queréis despreocupar de la bici: trato top, y fiabilidad. Yo era la primera vez que lo usaba porque todos los Ironman que hasta la fecha había ido por Europa hablamos viajado toda la familia en autocaravana, pero la verdad es que no tiene precio ni el trato de la bici, que te desentiendas de ella, y dejes toda la gestión de algo tan necesario en una prueba de este tipo. Gracias Alex, solo los que te conocemos sabemos el curro que lleva eso por detrás, y lo poco que lo agradecemos muchas veces.

IMG_2638.jpg

Así de espectacular lucia la Transición de Roth desde el MavicAir.

Al lio que nos dispersamos. Llegaba eso sí fuerte, abandonado ya de muchos tecnicismos, y muchas de mis “freakadas”, resignado de otras, y avalado con mucho entreno, como siempre,  pero con pocas esperanzas, convencido ya como estaba a que no podré nunca correr una maratón en 4h por principios de fisiología deportiva… Mandaban los números del ultimo IM de Lanzarote, de este mismo año. Era una norma básica que había contrastado con “especialistas” en la materia y a ella me había resignado. Pero guardaba un AS en la manga, que ni en mis mejores sueños, soñaba que fuera a cuadrar. Ya recordareis a mi Madre que falleció hace unos años, pero me envía siempre alguien.. debe ser por aquello de no estar solo… Ella me decía siempre: – Hermoso que tu no estás acostumbrado a estos esfuerzos, que has estado muy gordo Rafa, tu si te cansas TE paraS. Por ello, acostumbra a enviar UN ANGEL, como  ya hizo en Vitoria que recordareis me mando el primero en forma de amigo catalán “trote, trote no andes” que me animara a seguir en el IM que peor lo he pasado nunca; luego se me presentó ella en Lanzarote cuando atardecía en mi segundo LZ, y que acabé feliz pero en silla de ruedas con una trocanteritis en la cadera; o me mandó otro, incluso en este mismo Roth del año anterior, a Nacho, en forma de profesor de Educación Física de un instituto de Valencia. Pero esta vez me enviaba, me tenia reservado, uno de verdad… de carne y hueso. Me mandaba a un buen amigo, que por edad podría ser mi hijo, forjada amistad en penurias de aventuras de carretera, para ayudarme en el empeño que nos traíamos entre manos. Era lo que el bueno de mi amigo aún desconocía, y mi madre se había dedicado a planear a nuestras espaldas, Codito de ahí que cuadrara todo: el viaje un año antes, la plaza con lo difícil que es, salir en la misma oleada -de entre 4000 tíos en mas de 14 turnos-, hasta el mismo bañador, en el mismo color cuando nos desvestíamos para ponernos al neopreno.. ahora…… que me fueras a coger, justo donde más te necesitaba, justo en los kms donde te podía “aguantar” fue ya de brujería… capaz de hacerla solamente mi señora Madre, pero en realidad yo no te quería anticipar nada, para que no te pusieras nervioso. ¡ Hasta el segundo de entrada fue el mismo, amigo, como para no desempatar un año de estos!

La natación muy accidentada, con lo relajado que se nada aqui.  Mira que se me había dado Lanzarote bien este año apenas un mes antes, pero aquí ya empezó mal -un poquito de excusita, venga! soltándose las goma de las gafas, y después rompiéndose la hebilla del reloj… 1h:17: ¡ Hoy tampoco va a ser el día ! En mis más optimistas sueños, me había planteado una natación en 1:10-1:12 para intentar el asalto… 5:35 bici, y 4:00 de Maratón y 15 min Transiciones. Así que me resigne a que tenia que ser otro el día del asalto al sub11: a gestionar Rafa, y a disfrutar como tú sabes. Pocos errores permitía el plan perfecto y ya se han cometido.

De salida, -aún a sabiendas de ocasionar algún pesar- con un Tritraje de Endura (el D2Z Road Suit) espectacular, muy cómodo testado ya en Lanzarote y en Marbella este año, que me iban a hacer ganar unos minutos interesantes en las transiciones porque iba a hacer todos los sectores con el mismo (hemos pasado de 22 minutos a 14!! ya me duermo algo menos). Muchas veces los sentimientos de pertenencia van mas dentro de lo que manifiesta externamente un simple traje.

En la bici, esta vez no hubo mala interpretación con los datos. Cuando le das a los pedales, sabes sufrir y te mueves en los 239w medios, salen los planes, que es lo q no supe interpretar el año anterior, donde mi candidez creía que con 204w íbamos a hacer milagros. (1400D+ para los de “la planicie” que es Roth :):

IMG_2763

Cuando al TP le das vatios, te devuelve rendimiento. ¡ No hay otra!

Ensayamos el día de antes, en un accidentado y corto reconocimiento del circuito (corto por averías varias que hicieron derivar nuestras bicis al caro Hospitality, el uno por montajes de ultima hora, el otro por cortar el cable del di2 en el desembalaje), un ritmo que a Codo se le antojaba “pelin” fuerte… Yo fantaseaba con poder hacer buena parte del recorrido juntos. Pero Codo (hábil como pocos en detectar rueda buena) no quiso ni saber de mí, cuando le dí alcance justo cuando empezaba la segunda vuelta. Como otro buen amigo, Javito, hizo muy inteligentemente en Famara, unos años antes… ;)))

IMG_2589

Las “familiares” en la sala UVI del Hospital de Bicis, esperaban ansiosas noticias de las mismas….

En realidad, en carrera, fue un subidón cuando Elena me gritó… (como me conoce ¡ señor mío!): – Rafa, ¡ ahí está, lo tienes a 500 metros !, que me hizo salir de mi zozobra de que estuviera siendo una bici regular, y me hizo crecerme para pensar que pudiera estar haciendo un sector espectacular. Muchas veces cuando se entrenan tantas horas en solitario, pierdes la noción de como estás en realidad, porque no hay agravio comparativo con nadie (del que ahora os hablaré y que yo tanto necesito para tener seguridad), salvo tus propios vatios, y como estoy regañado con ellos últimamente… ver a Codo, que le había recortado al menos 10´ (que era lo que calculaba me había sacado en la natación. Con Codo apenas había quedado este año, apenas una salida en Diciembre, con el pie pisado por un caballo, y que salí aún sin calas, porque sabia la ilusión que le hacia, pero  sabia que este es de los  que venia preparado, con muchas y concienzudas horas de bici; con un medio que me contó había saldado con media de 36 Km/h, me hizo creer que si seguía perseverando, que si seguía manteniendo ese ritmo, podría estar orgulloso de la bici que hiciera, como de hecho así fue.

Es por eso, que a pesar de la buena e irreal Maratón que hice, y digo irreal Maratón, porque es para entendernos, como si teniendo un 600, te dejan un día para una carrera un Ferrari. Pero fue la bici del sector que mejor gestioné, y más orgulloso me hace sentir por dos razones: porque lo hice solo sin ayuda (la carrera en parte sigo pensando que es innegable por la ayuda de Codito, aunque él diga misa); y segundo, porque supe reponerme con esfuerzo y tesón, y no desanimarme dando cobijo a los pensamientos  negativos: que iba a sacar una media similar a la del año anterior, (en la primera vuelta tan solo mejoraba 10 minutos, mis “normalitos” 6:03 del año anterior) cuando muy al contrario iba a sacar un tiempo fantástico, de estar volando, literalmente, encima de mi bicicleta; a ello con seguridad contribuyó la segunda de las vueltas, donde llevado por la emoción de coger a Codo, no solo mantuve la media de la primera vuelta, sino que la aumente en 10w, para pegarle un recorte de mas de 40 minutos de a lo que había hecho el año anterior. Esto que se dice y se gestiona tan fácil desde aquí, en carrera es complicado… porque cuando estaba en carrera daban ganas de tirar todo por la borda y volver a la comodidad, a buscar excusas fáciles que dar a lo que esperan de uno, y solo los que lo han sufrido saben lo que cuesta dar la vuelta a la tortilla revertir eso  y ello explica el motivo por el que estoy tan orgulloso de este sector.  Mantener media de 33, una hora tras otra, concentrado en un dato solamente hace que las horas pasen muy lentas y sino se le dan refuerzos positivos (que no venían en ganancias sustanciales de tiempo) era complicado mantener donde agarrarse que no fueran los acoples de la P5. Ahí es donde hay que PERSISTIR como dice el título del post (cuya frase no es copiada, sino bien meditada en carrera y con ®) como única arma de conseguir justicia, y sobre todo de CONFIAR EN MI, una vez más.

20x30-CRKR1417.jpeg

Habia mucho concentración. Pero eran muchas horas por delante para mantener ese esfuerzo, y habia que jugar… como Grizzman, sin el Fornite, pero en la bici

Esto me sirve  ahora además, para  ver en perspectiva ya en frío,  el distinto enfoque que dio Codo a nuestro encuentro corriendo, yo en bici salí a por el “picado” de demostrarle/demostrarme ¿que? y él sin embargo me dio una lección en carrera, cuando pudo hacerme lo mismo, y decidió quedarse a mi lado… por eso lo de generosidad amigo, otros hubieran tirado, arriesgando hacia lo desconocido, pero hubiesen tirado, aunque solo hubiera sido por despecho de la bici… Tú decidiste quedarte, ya me dejaste claro buscando qué, pero eso no quita tu grandeza, nobleza, y como supiste anteponer lógica, y preferencias personales, a la ambición de un tiempo o de ganar (bien ganado) al amigo, con lo que tanto habíamos bromeado todo el año. (No me vayas de oveja muerta, que te conozco que me decías cuando iba de “humilde” ; o el ¡ Ojalá me ganes, -con que te retaba cuando me venia arriba- eso significará que ambos estamos bajando de 11h!)

Por eso Codito, por todo eso y mucho más, y con esto zanjo el tema -que al final vamos a parecer dos cansinos pagando la cuenta de un Restaurante-: el generoso fuiste tu. Mucho que aprender de ti, porque yo sería de los que a riesgo de estamparme hubiera tirado… de haber podido.

Porque tampoco pretendo justificarme.  Mucho me temo que los  que me conocen saben que soy un tío que se pica hasta con su sombra, que si hubiese nacido toro me hubieran “indultado” en todas las plazas, y que si Dios me hubiera dotado de facultades para esto seria alguien inaguantable -de momento ahora solo lo soy escribiendo y hablando como buen Tdah que NO pone foco-; Eso no es ninguna novedad, pero lo que me preocupaba y se lo comentaba a Elena (esa pedazo Coach que me ha puesto al alcance la vida) es que no sé si es esa eterna manía de compararme la que me hace llegar a este estado, de rendir por encima de mis posibilidades; pero no sin criterio ella me decía que el deporte un componente fundamental es la competencia (unas veces contra uno y otras contra los demás), y mucho más cuando te apuntas a una Competición, como su propio nombre indica. No obstante en ese afán comparativo-competitivo, me ha llevado a ganar en alguna ocasión algún triatlón a compañeros que son mucho más completos de que yo, y tan solo el hecho de compararme con ellos, me HAN hecho mejor de lo que EN REALIDAD soy, haciéndome correr mis mejores carreras, sabiendo que daba igual si es por delante o por detrás por donde iban, ayuda igual. Y Roth Parte II fue un buen ejemplo.  Con Codo se daban ambos extremos: intenté ir tirando cuando iba delante, por encima de lo que le hubiera hecho de haber estado solo, para que me cogiera cada vez mas lejos, y no importaba que me hubiera pasado, pues hubiera ido siempre con idea de ir llevándolo a la vista y que me fuera sacando cuanto menos mejor en cualquiera de los dos casos rindiendo por encima de lo que lo hubiera hecho en solitario.

Y con ese aprendizaje me consuelo, pero por eso digo que me siento como haciendo un poco de “dopping sentimental”, como “aprovechándome” del compañero con el que compito, porque es mérito compartido, sin duda debido a alguien que te hace llevar ritmos que tu sólo ni soñarias. Es lo que obtengo, de esto que para mi, lejos de ser una virtud es un defecto: rindo más cuando me comparo con alguien. No sé si lo explico bien, pero sino dijera esto me estaría quedando algo dentro de mi que NO es mérito mio.

Por contra, y este es el aprendizaje bueno, también me ha enseñado, que puedo exigir más de lo que mi mente me hace conformarme cuando estoy sin esa competencia cercana, escondiéndome en el competir contra mi mismo en que tantas veces nos excusamos cuando las cosas van mal… Descubro que en solitario la mente se hace más conformista, y es fuera donde crece mucho más buscando la competencia . Resumiendo: A mi competir, y más si es con conocidos aunque sean mucho mejor que yo, me hace ir por encima de mis posibilidades (sobre todo las mentales).

  Por todo lo expuesto, la carrera, lo ya mencionado: totalmente irreal, sigo estando convencido que un tío con su mejor Maratón (como es mi caso) preparada en específico y sin hacer nada antes, es 3:40 le va a costar siempre un montón hacer la maratón de cualquier Ironman en 4:15, 4:30, pero el otro día tuve la inmensa fortuna de contar con la ayuda desinteresada de Codo, con un circuito lleno de sombras, muy llano, con un airecito fresco con 24º, todo fue un cumulo de circunstancias que permitieron el “milagro”.

Solo la fortuna de que se hubiera dado esa casualidad me permitió mantener el ritmo, cuando venia la flojera, y tornar a azul, todo lo que se venia negro. Literalmente le dije. “cuando te veo se me quitan todos los dolores”; de la alegría que me inundaba le tiraba la mano al cuello, que él me quitaba –no te apoyes que voy muerto-, pero tan solo quería abrazarlo de la emoción … Él, en cambio, me decía con una cara que no era la suya,  que me iba buscando como agua de Mayo, le leo después con orgullo en FB, que se sintió protegido (“con la seguridad que te dá un padre cuando eres pequeño” como de los piropos más bonitos que me han dicho y que Ojalá el día de mañana pudieran decir mis hijos aplicado a este u otro ámbito)  y a mi no se me ocurría otra cosa para animarle (que ocurrencias!!) que pensara lejos de que quedaba mucho, que lo quedaba era bien poco, que esto se nos acababa, pero que lejos de proporcionarle alegría le proporcionara pena, porque “ya se nos acaba Codito” ya no sabremos si volvemos a correr algún Ironman juntos. No se me ocurrió mejor técnica para que no se le hiciera eterno los 14km que nos quedaban juntos; luego con bromas para dar liviandad al asunto sobre que no nos parábamos en una Barbacoa que estaban haciendo unos lugareños, con un aroma que desprendía, porque – claro, como eres vegano… No se si estas chorradas le calaban o no, el caso es que íbamos con un ritmazo por el km.30 (ritmazo para mi claro, para el era un “ir tocándose los huevos” que le permitía hasta dar arcadas intentando vaciarse el estomago: Ay que joderse como es esto de los ritmos jajaja. En todos los IM que hasta ahora había hecho, necesitaba ir buscando refuerzos en mirar las pulseras, o cruzarme y ver las caras de los que todavía tenian que recorrer lo que yo ya había hecho, para reafirmarme…  . Aquí no hizo falta, tal era ¡ la alegría que llevaba¡ Tanta que primera vez, en un Ironman, a estas alturas, aún no había parado en ningún avituallamiento, y por todos pasaba cogiendo, algo solido, 3 vasos de agua, que me echaba por dentro o por fuera “a demanda”.  Le iba soltando improperios para hacerlo sentir importante y poner en valor lo que iba haciendo (no obstante lo era, porque aunque el confiara en mi experiencia, él era quien marcaba el ritmo) me llevaba con la lengua fuera, como aquella carrera en nuestra querida Cuenca a la que me llevó engañado un año, conocí por fin el Rio Cuervo, y corrimos por sitios con nieve ¡hasta las rodillas! – Codo, cabrón me llevas muerto… así me revientas… Cada vez que veíamos a  “mi entrañable” Flora (su madre) o a Maria, les decía: –Decidle que no abuse de un señor mayor, que no tiene compasión. Pero era con la boca pequeña, iba feliz, sabiendo que era un ritmo que podía mantener, y me/nos iba a dar la vida hasta el final. Por ultimo quería que se lo creyera, basándonos en lo mucho que se lo había currado: – Rafa, si nos queda lo peor... – Que cojones Codito, lo peor para los que no han entrenado, nosotros venimos con los deberes hechos, y a esos no hay bajón que valga… 6km y 3 cuesta abajo… ¡ No me jodas!

codo im.jpeg

Aunque pueda parecer que por lo estrecho de tiempo lo fuéramos hablando, (apenas 46 segundos) mentiría si os dijera que lo pensé como posible en algún momento. Ni ya en la mala natación que me hacia presagiar un día de no intentarlo, ni en la bici, y en la carrera sin mirar el reloj; mentalmente sabia que íbamos a estar en torno a las 11 y pico y me estaba ya conformando con vivir lo que estábamos viviendo, y conformarme con mejorar mi mejor marca en IM… Tuve tentación de mirarlo, pero hubieras sido un ingrato con él si le cargo esa presión añadida y hubiera sido muy injusto emborronando un recuerdo que estaba siendo maravilloso. Cagamos, meamos nos avituallamos, estaba siendo precioso (aunque esté metido lo escatológico en la frase). Por eso decidí callar… y entrar en meta sin conocer aún el tiempo pero levantando brazos como si el objetivo se hubiera conseguido. Ni siquiera el tiempo que me dijo Elena que se impresionaba en el arco a nuestro paso me permitió verlo. Tan poco sabedores éramos, que dejamos pasar a gente por delante, me encantó aquello de: “Déjalos pasar Rafa, busquémos nuestro momento“. Solo tumbados en el césped, dí vuelta al reloj, miré tiempo total, y le dije a Codo: – No sabes lo mejor amigo: Hemos bajado de 11!! y tu sabes lo importante que era para mi. Y así fue… – Cabezón, cabezón, eres un puto cabezóny lo de los puñetazos en el pecho que os decía al inicio como la agresión más dulce que recibí nunca y así un montón de recuerdos y caras inconfesables que quedarán en nuestra memoria por siempre. 

Si que me pareció reseñable y por eso os pongo la foto, que al entrar en meta tuve la extraña sensación de estar ajustando cuentas con alguien…. Vuelvo a jurar que no sabia tiempo exacto…y el bueno de Codito no me dejaría mentir,  pero tenia la sensación y las fotos lo demuestran q el objetivo estaba nuevamente cumplido (había disfrutado si) pero esta vez, me  daba la sensación que  había sido con nota. Así lo reflejaba en mi mirada a Elena…

20x30-CRKA2249.jpeg

Terminando: mi sueño sub11 me ha perseguido desde aquel primer Ironman de Klagenfurt, que ya os glosé en su día, y que juro fue el primero que hice sin saber que existía la palabra “subX” relacionada con un Ironman. Y ciertamente pensaba, y no era ambicioso creo, que si sin pretensiones logré hacer marca, pasados los años con mas experiencia, mejor material, mas vivencias, podría rebajarle esos 20 min para hacer sub11. En Vitoria lo tuve muy cerca; “los” Lanzarotes  no cuentan para estas lides, y Roth el año pasado me puso en mi sitio, demostrándome que al Ironman ni se le puede vilipendiar por mucho que entrenes ni pedirle cuentas por muchas horas que le dediques… Así que aquí, como decía al principio venia a ajustar cuentas, como un ser vengativo y rencoroso. Buscando obtenerla sobre todo con mis enanos, que me habían hecho “bullying” con el tema todo el año, ante el más mínimo despiste: Papi, así no; Papi así se nos va el sub11, cada vez que me comía con ellos unas palomitas, o los llevaba al McDonalds a por una hamburguesa… ;)))) .  De hecho entré por casa a la vuelta con el certificado mordido en la boca.. riendo en un afán de demostrarles que cuando se cree, y se trabaja se consiguen cosas, porque entrenos me han visto saltarme pocos.

36735820_957207747773773_9120636767026806784_n.jpgAhora ya logrado el objetivo, lo dije las muchas veces que falle en el intentó agarrándome a la frase como consuelo, pero lo sigo pensando: el Ironman a pesar de todo es una prueba, que cuando metes en la ecuación el parámetro de tiempo corres el riesgo de mandar al traste muchas cosas, obligándote a optar solo por el resultado, vuelves al Ironman el ser más ingrato cuando a lo mejor te habrías de quedar con lo que has aprendido del mismo, independientemente de como haya sido este. Que tienes que hacer muchos IM para obtener la perspectiva que te da poder manejar los tiempos, y que esta vez salió bien, pero que hay otras ocasiones que no sale así y se tiran por la borda meses de entrenamiento jugados a una sola carta.

Me sigo quedando no ya con el sub11, que vete tu a saber cuando volveré a conseguir si es que lo consigo alguna vez más. Porque lejos de todo ello me vuelvo a quedar con la filosofía de vida, y los aprendizajes que me ha hecho obtener. Por eso estoy tan enamorado de esta prueba, por este modo, por ese estilo de vida que me permite llevar, por poder contar historias como la de Codo esta vez, la de JaviR, Isra, PedroM, la de Joserra, Ramon, Álvaro, Santi, Dani (mentor), Nieves, Amaya, RafaH, Luis, JuanitoDV, IñigoC*, Jesus, DavidL…  y la de tantos otros que he tenido la inmensa fortuna que me hayan acompañado en todo este camino y a los que digo que me siento orgulloso de haberles metido el gusanillo del Ironman en sus venas, y haberles incitado a realizar al menos uno en su vida.

Se lo dije a él en carrera, y juro q lo decía sin ningún miramiento, ni con ánimo de hacerle sentir mejor que lo que ya estaba porque él tampoco lo necesitaba ya, pero probablemente  sea el q más intenso he vivido de los 7 que llevo hasta la fecha: fue muy bonito el primero por supuesto, los 3 que hice en LZ porque nunca seré objetivo con esa carrera, y  principalmente con la edición en  que junto con otros 14 pirad@s, a los q engañé vilmente, conseguimos ser todos Finishers. Pero este ha sido especial, por el logro, SI, no me engaño, pero también por haber exprimido hasta la ultima gota de mi, y también, por todo lo q estaba surgiendo,  por lo mucho que había vivido desde dentro, y lo consciente, y el estar presente,  que por primera vez habia sido las 11 horas que habia durado esto.  

Al igual q con Joserra describía el año pasado el momento inicial en el que flipábamos literalmente  viendo aquellos globos en el Disneyworld del Triatlon que es Roth,  en este me quedo con los ratos pasados a la llegada  y que en este corazón quedarán por mucho tiempo… hasta aquí podemos leer….

20x30-CRKV0008.jpeg

El resto ya lo conocéis, 10:59:14, Puesto 859 de casi 4000 tíos y sobre todo otra experiencia más acumulada, más aprendizajes que integrar. Aún no se donde acabaremos el año próximo (Niza, Wales quizás Zurich…), pero ya quitada la fijación seguro que en alguno donde sin dejar de fijarnos cotas que no nos vuelvan conformistas,   disfrutemos como lo hemos hecho en todos en mayor o menor medida, y que nos sigan dando la razón de ser, estructura y estilo de vida, que nos dá este bendito deporte.

 

Agradecimientos:

     A ti Codo, por todo lo que ya te he dicho, porque sin tí no hubiera sido posible,  y por todo aquello que nos dijimos tumbados en aquel césped. Ay Codito, Codito quien nos lo iba a decir… Tenia la sensación de que eras alguien especial, pero después de todo lo que hablamos, confidencias reveladas 24h antes, lo cuesta arriba que en ocasiones se pone la vida y las decisiones que a veces tenemos que tomar, me sorprendiste porque siempre lo haces de forma acertada: eres capaz de dejar ambiciones, pensar de manera fría… en un mundo en este que nos devora, en el que nada es suficiente nunca, y conformarse en lo razonable parece que es la excepción. Es tan raro en alguien tan joven, vea esto con tal claridad. Curisoso que en la Charla tipo TEDx que les di, el pasado mes a chavales de 15 años, sobre los valores del IM, (y que los que no la hayáis visto ya estáis tardando llevamos casi las 300 reproducciones, -ratio del 90% visionado de los 20 minutos que dura-) les aludía a  conceptos como generosidad, y de lo que  se aprende muchas veces si dejamos el resultado (el tiempo en este caso) al margen y aprendemos del camino que nos lleva hasta él sea bueno o malo. Que bueno! todo concentrado ahí en el mismo sitio, viviéndolo en primera persona,..;). Que lecciones más grandes le dan a veces los amigos a uno!! y que no hacen sino dar valor a todo lo que vivimos en una prueba de este tipo Por eso ahora valoro el doble la generosidad de Jose Codoñer que decidió no aventurarse a seguir (y como se lo agradeceré), y tener la ama de ir arrastrarse conmigo. Ya sabes y tú especialmente porque me lo llevas oyendo en las muchas salidas, lo que me gusta establecer paralelismos entre Ironman y la vida Por eso estoy aún más que seguro que todos esos valores que llevas incorporados de serie, y serán garantía de éxito para ti en un futuro, y te ayudara a sobrellevar todo lo que te venga por delante… Ah, una ultima cosa: Te dejé pasar primero, porque soy del Atleti, y lo de entrar segundos empezamos a interiorizarlos.. pero ¿cuando desempatamos? ;)))

     A ESA, por ser la de siempre, por mantener viva en mi la llama de todo esto, la que me ayuda a superar cada día con una lección todo lo que viene por delante, la que anima cuando se está bajo, y la que te alaba la constancia, como principal arma para que sigas adelante, y a la mejor consejera que puede tener uno en la vida. Que poco consciente eres de todo lo que aprendo de ti, y que intento aplicar en cada carrera y en la vida cada dia que me levantó. Te debo un POST por cierto, pero confórmate de momento co n un párrafo jajajaja.. y una foto!!!

 

IMG_2329.jpg

Gracias a Javier Sola, que aunque no seguiré con él el año próximo, ha sido una parte muy importante de esto, por los valores que me ha enseñado a mi como deportista, y por haberme enseñado a personalizar la formula W que he necesitado en cada momento. Me  mostraste optimismo cuando te mostré mis miedos a hacer dos IM este año y tu lo viste claro: Adelante! Tu me enseñaste a correr de nuevo, a salir de aquella lesión, a demostrarme con datos, porque era mejor meter cadencia a pie que no meterla …  Me pasa contigo,  lo que con la bici, las ruedas que llevo y con tantas cosas: me sobra entrenador por todos lados… y quizás sea otro de tu larga lista de espera quien tenga que pasar a ocupar mi lugar, alguien a quien puedas exprimir mucho más de lo que has hecho conmigo. Gracias de corazón, sabes donde tienes un amigo para siempre: no nos salió a la primera, pero a la segunda lo hemos “bordao”.

Y a la persistencia, por habérseme sido regalada del cielo, en bolsas de 1.000kg, sin ella sería imposible prosperar en nada en la vida. Y gracias también a la Constancia que es la que hace más llevadero el camino.

A todos cuantos leeis, pasais, opinais, y los que no opináis, da igual: soy consciente de los muchos piropos que ya habéis dejado y que me alientan a seguir adelante, cuando vienen mal dadas. Cada paso por la alfombra, era un poco conectar con vosotros y saber que estabais pendientes. Esto también ayuda, no sabeis cuanto! Nos volvemos a ver en 2019 ;)))

 

poder persistente

 

 

Anuncios

Roth ´17; Try#1: Cuando la recompensa es el ESFUERZO y no el RESULTADO

Nota Inicial que debería dejar pegada en todos mis post: Lo digo siempre SON MIS MEMORIAS, las quiero leer y releer cuando sea mayor, no llevan otra finalidad… y esta vez, si me suelen quedar enormes para hablar de un Maratón, el ladrillo, es de casa entera… así que absténganse los eruditos, concisos y breves, que se aburrirán como ostras, y se dediquen a leer las múltiples Biografias de otros personajes más ilustres que yo, y que abundan la Red. Al resto, Bienvenidos a casa de nuevo… 

Una vez hecha la advertencia publicitaria, mi consejo, es que lo leáis por partes: primera el propio VIAJE FAMILAR; una segunda, sobre unas REFLEXIONES en torno a la naturaleza de la prueba; tercera unos RETAZOS muy breves (en comparación con otras veces) de lo que fué la prueba… o en su defecto vayáis a la parte que más os interese… porque sino va a ser lo único que leáis estas vacaciones jajajajaj.. Comienzo entonces.

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y NO en el resultado. Un esfuerzo total, es una victoria completa”. Mahatma Gandhi

img_4377-e1500997401158.jpg

 

 

Part. I: Apenas diez dias fantásticos

El viaje comenzaba anunciador de algo; recién comenzada la aventura, todas las ilusiones se tornaban a fundido a negro, cuando con apenas 296 kms, poco más de los 226 que tiene un Ironman, la Autocaravana, explosionó subiendo La Muela, un golpe seco como si la misma se hubiera partido en dos, debido ser al ver los Molinos de viento a pocos kilómetros de llegar a mi querida Zaragoza…

La Virgen del Pilar de la que tan devoto soy (no obstante llevo una cinta con sus dimensiones en ambas bicis) decidió tender su manto, y hacer que la avería no fuera más allá de un simple manguito, y conseguir que un buen amigo, consiguiera que nos dejaran abierto el taller para chequear la misma, borrar el error y poder continuar la marcha. No sin antes, rezar a todos los santos y vírgenes,  dejando un cuerpo regular, en negociaciones con el Seguro CAP, primera en la frente ya que no responde sino de 72 euros para la noche (que he de adelantar yo), no se hacen cargo ni del perro ni de la mercancía (por supuesto bici es mercancía jajaja), y me enredo en unas diatribas absurdas con una señora sobre la distinción entre PMA y TARA del vehículo que llevo, y de si sé aproximadamente la carga que llevo…  tirado en plena A2, con una estúpida telefonista que para todo me enviaba requería de efectivo o mi tarjeta, y de una empresa de alquiler de caravanas (Caravanning K2), que no estaba dispuesto a facilitarme otra, porque es “epoca” y no manejan vehículo de sustitución: flipante. Me veía pues puesto en casa, al día siguiente y con el viaje totalmente acabado…

Nuevamente Elena una vez más, me sorprende siempre positiva (que raro!), buscando soluciones para todo y todos, y llevando a los niños al bar más cercano, dimos en llamar a Pablo, amigo de Zaragoza, que fué el que realmente encauzó el problema haciendo que permaneciera un taller abierto que nos atendiera, para ver si al menos podía ser una chorrada (como así fué) y poder terminar el viaje… lo que me obliga otro año, a volver a agradecer a la “Pilarica” en Octubre tal milagro, porque yo de lo poco que entiendo de mecánica, y con el porrazo que pegó la furgoneta daba poco por ella la verdad; bien es cierto que era nueva, con poco mas de 3200 kms….

En tales diatribas me encontraba con el gruista llevando la AC al Taller en un trailer, (una vez que hicimos ver a la señora que la AC pesaba mucho y no podíamos meterla en cualquier sitio)  donde nos esperaban, teniéndole que escuchar  decir no se qué jilipolleces de los ciclistas invadiendo las carreteras… y mi mentalidad como es de finisher a toda costa, ya me había hecho contactar con el bueno de Alex de Tritransportbike, buen amigo, y al que conozco de mi época en Walktopro, que da un excelente servicio en el traslado de la bici, y el bueno de él me había planificado ya todo: -no te preocupes, te recojo bici en Barcelona que voy yo mañana, y preocúpate de buscarte vuelos a Frankfurt y “dejarme la bici en un sitio conocido que el resto lo tienes hecho”.

Llegando por ello a la conclusión que ya me anticipaban los iniciales kilómetros del  viaje pasando la templada noche por la oscura y cara autovia francesa que daban por pensar a uno, y que compartía con Elena, en conversaciones para no dormirnos: que tu propones y es Dios quien dispone, y que tu te puedes querer estar hoy en un sitio, y veremos si estarás o no, y sobre todo a la hora en la que estarás… que bien traído a lo que a Roth íbamos a realizar, pudiera traducirse en: tu te has propuesto hacer esto en 11 horas, pero ya veremos si lo haces en 12, 13 o en 15, o si ni siquiera vas a tomar la salida. Nuevamente el Ironman real, como la vida misma, que diría mi querida Silvia Dguez. autora de Finishers Books.

Aun con la seguridad que me daba saber que Alex venia detrás, la subida no fué igual. Ya de por sí siempre se van con miedos, cuando llevas la casa acuestas y a toda la familia, sin más planificado que lo que iba dentro, ni un sitio donde parar y mucho menos donde dormir, (es lo que tiene el “autocaravanning” que dirían “algunos” por el Stelvio), pero en esta situación, con estos antecedentes la noche para cruzar Francia iba a ser “toledana”…  (el plan era no dormir en Areas de servicio, para lo que había que cruzar Francia del tirón y ahora con mas motivo, así que con estos estómagos que preparaba el escenario parábamos pasado Lyon, a echar la primera cabezadita, después de casi 1600 kms, con el escaso descanso de los repostajes….y la esperanza puesta en que el viaje resultara, tan solo saliera…

Con ese primer descansillo, en el  segundo día la idea era acampar en el Lago TitiSee  en pleno comienzo de la Selva Negra, cerca de Friburgo, Triberg, Gengenbach … a los que poderle dedicar apenas un rato en nuestra pasada, donde había multitud de campings y por suerte caimos en uno, no sin antes rodear el lago entero, que luego recorreríamos a pie.. en una carrera ideal. Camping Bankenhof (GPS 47.88565, 8.13008) La idea no pudo ser mejor, dormíamos fresquitos, teníamos luz, agua y duchas confortables, y dormimos fresquitos, con vistas espectaculares y aprovechábamos incluso a darnos un baño con Zanco en el Lago, y Pablin a saltar en sus camas elásticas …

 

El tercer dia, decidimos improvisar al ver que existía muy cerca un Parque Acuático, con mil piscinas, y distintos ambientes, con la mala suerte de que el de niños, lo abrían a las 15horas, por lo que decidimos entrar los mayores, a darnos unos relevantes “chorritos”, antes de seguir nuestra incursión hacia Triberg, donde comimos en la Autocaravana – en lo sucesivo AC-, y donde bajamos posteriormente a conocer la ciudad y a dar cuenta de su famosa Tarta de Selva Negra, que tampoco fué ninguna maravilla, que todo hay que decirlo…

IMG_3779

El día apremiaba y la única preocupación era siempre llegar antes de las 19:00 al sitio donde pretendíamos dormir para ver si había plaza libre.

El cuarto dia, la idea era conocer el Playmobil Fun Park, por lo que llevábamos mirado para dormir la noche anterior en Camping Zur Mühle en Zirndorf (GPS 49.43118, 10.92628), que resultó ser muy completo, a escasos metros del parque (fuimos andando). Estábamos tan agusto, que decidimos ampliar un día más la estancia en el mismo, y no bajar a Roth, sino el día anterior a la prueba, ya que en el Camping que habilitaban, por muy bien que estuviera carecíamos de luz, agua y los servicios más basicos, por lo que íbamos a dejar estas “penurias” para cuando fuera realmente necesario, que era el día antes de la prueba, dormir a escasos 150 metros de la Transición.

El Team funcionaba a la perfección… IMG_3824

En el mismo día, visitábamos el Parque y bajábamos a Roth a recoger dorsales y ver un poco ya el ambiente, (yo empezaba a necesitar ya tener contacto con lo que habíamos venido a hacer), para volver de nuevo al Camping a la noche, a disfrutar de una cena y otro anochecer en familia… de esos que tanto echaré de menos cuando pasen unos años…

El quinto dia, había quedado con Joserra temprano, dado que Elena e Isa corrían la Carrera que organizan para las mujeres, y queríamos aprovechar para conocer un poco el circuito de bici.

 

 

Ya quedamos instalamos en el gran Camping que montan la organización para los dos próximos días. Reconocido el circuito, quise verlo con optimismo y bastante asequible, me impresionaron los muchos cristos regados a lo largo del recorrido, y de los que en el video pongo alguna muestra.

 

Por la tarde colocar pegatinas, entregar la bici, y hacer todo eso, que pasa tan tan rápido cuando tienes algo tan importante y en lo que has puesto tantas energías durante todo el año. Paseo por la tarde, por los alrededores del Lago, y de Hippolstein, con Elena, un café rápido  y a preparar el camastro a Joserra que durmió con nosotros y poco más, al día siguiente era el gran día, del que ahora habemus relato.

El Sexto dia, fúe el del Ironman de Roth, en realidad Challenge de Roth, no es franquicia Ironman, pero las distancias son las mismas, solo faltaría… y del que ahora os hablare largo y tendido. Por diversos avatares, no terminamos con un cansancio tan acusado como en otras ocasiones, (habría que determinar las causas), y todavía tuve tiempo de reírme con los tres crios, ducharme, tomar una buena salchicha y su cerveza (Papá así no hacemos sub11 me decía el marica del pequeño), recoger la bici, y esperar al autobús que nos trasladaría de nuevo al Lago Hippolstein donde teníamos aparcada la Autocaravana, y al bueno de Zanco que esperaba pacientemente…

El Septimo día, teníamos concertada (era el día mas propio jejeje) entradas en Legoland Park: Había que madrugar, dado que estábamos a 170 kms de Gunzburgo, donde se encontraba el parque. Así que a las 6:30 estábamos abandonando la acampada hippie que había sido Hippolstein, para estar  todo el día subiendo y bajando montañas rusas, sorprendiéndome una vez más, porqué unas veces tanto y otras tan poco… en lo que a agujetas se refiere después de un esfuerzo…

IMG_4159

Desde las 11 que abrimos el parque, hasta las 18:00 y con ya un cansancio aparente, empezamos a bajar dirección Schangau, donde al día siguiente queríamos estar a primera hora, dando de forma casual con un área tranquila, regentada por una peluquera y su marido, en Ettenbeuren (GPS 48.3752,10.3602) donde nos atendieron genial, y tuvimos un resto de tarde jugando al Monopoly, aprovechando para ordenar la AC … y luego volviendo a cenar en familia, eso que en Madrid practicamos tan poco…

El Octavo dia, el plan no era muy ambicioso, si que queríamos llegar temprano al Camping que habíamos visto, sin más pretensión que pasar el día descansando: para mi gusto fué el acierto del viaje: a los pies del Castillo de Neuschwanstein, con un entorno bestial, un agua cristalina, que nos deparaba el famoso Camping Brunnen (GPS 47.5973, 10.73734) y donde pasamos el día, reponiendo la despensa en el super, montando en bici, y corriendo con Zanco, finalizando por la noche en el McDonald de Fussen, al que por supuesto nos acercamos en bicicleta, como la práctica totalidad del personal en ese sitio. Ha sido para mi, el lugar más bello de los que he visitado jamás, tenia un embrujo especial, y a buen seguro que no me me dejará Dios morirme, sin volver por aquellos lares…

 

IMG_4239.jpg

El Noveno día abandonamos el Camping, con mucha pena, (aproveché incluso para nadar en tan espectacular sitio apenas 25 minutos) ya que a escasos 3 kms disponíamos del Ticket Center para ir a visitar el Castillo y no teníamos que madrugar en exceso. A mismo que accedimos con una calesa tirada por unos caballos, que nos “aromatizaron” la subida entre risas, y en una visita al Castillo que nos gustó mucho a todos. A las 11.30 terminábamos la visita, no sin antes dar cuenta de un copioso almuerzo a base de Salchichas en uno de sus bares, y empezábamos, -ahora si- a pensar en ir volviendo para casa…

Llegábamos a los pies del Lago Constanza (Camping Gitzenweiler (GPS 47.58452, 9.70471) pasadas las 14:30 horas, al ultimo Camping que nos acogería, enorme con multitud de tiendas y Autocaravanas fijas, que daba la impresión de que estuvieran allí todo el año, donde aprovechamos para descansar la tarde, tirados en la piscina, y en empezar a recopilar recuerdos con los que dar forma a estas memorias, compartiendo la única pizza que comimos en todo el camino, viendo caer la tarde sobre la multitud de caravanistas.

El Décimo dia, saliamos de Lindau, con la determinación de hacer muchos, muchos kilometros, sin apenas descanso, hasta que no estuviéramos bien entrados en Francia y a escasos mil kilometros de España, donde ya haríamos números para tener entregada la caravana

Cruzamos frontera con Suiza, donde yo creía estar llegando a Chechenia, con todo el mundo parado sin querer pasar nadie, y las advertencias de una señora que nos hacia negativas con el dedo (yo entendía. donde os vais a meter? y Elena siempre más positiva que tirasemos que no pasaba nada jajajaja). Finalmente cruzamos Suiza, que no olvidemos, pasa de la UE como de comer mierda, y contribuimos con 50€  (Elena 93€ que es más generosa ella) cada uno en forma de Roaming a potenciar su ya de por sí, excelente PIB. 243€  que nos dejaron en nuestro sitio… por pardillos!!!!

Pasamos la noche cruzando Barcelona y Zaragoza, donde paramos a echar una cabezadita de dos horas, que fué el escaso margen que nos permitió la vuelta, y llegar con tiempo suficiente a casa, para dejarla AC como nos la entregaron, descargar todo y llevarla de vuelta a soltarla a su destino.

En el vídeo os hacéis una composición de lugar mejor de todo… los que quieran ir mas a la chicha, a continuación.

Sino ves el video prueba en este enlace: https://vimeo.com/225757182 

Part. II. Análisis y SENTIMENTALISMOS sobre la naturaleza de la prueba Ironman.

Empezaré esta vez por el final, y anticiparé las conclusiones y reflexiones varias, que me servirán por partida doble como excusa por no lograr el objetivo, y por otro lado para dejar el relato (tercera parte) mas corto pues ese tipo de aventuras, ya los conocen los asiduos lectores, y las sensaciones son muy muy similares en todos y cada uno de  los ironman que hasta la fecha he realizado (probablemente el día que deje de tenerlas dejaré de hacerlos, por eso os remito a la heroicidad mostrada en otros post (vÉase Klagenfurt), pues este va a ir más de autoconocimiento, y aprendizaje de experiencias, de acúmulo en suma de todas ellas, que como diría la amiga esa innombrable que menciono en cada post me hagan tener la solidez necesaria, y me sigan haciendo crecer como triatleta: – Rafa, para competir algo en LD hay que tener muuuucha experiencia…

Referentes a la propia prueba muchas reflexiones…la primera ya la habéis leído en esa primera mitad:  la obtenida cuando veía que se podría marchar todo al traste, tirado en plena A2 con toda la familia, y una AC cargada de todo tipo de enseres, agua, espaguetis, un perro y la propia bici…

Pues sin apenas quererlo, y con toda la seguridad que llevaba en este Ironman (probablemente el que más de los que llevo realizados hasta la fecha), tal pensamiento fué calando en mi, para pensar que lo mismo el tema tiempo había que dejarlo un poco del lado, tal y como estaban viniendo dadas las cartas… menos mal, que íbamos preparando el golpe ….

Algún incauto (aquellos que se dedican a chismorrear en mentideros cuando no tienen de qué hablar, y juzgar de uno sin saber ni conocer nada de lo que se esconde detrás, valorando lo que ellos creen lujos sin conocer miserias), Y bien es cierto que otros buenos amigos, con mejor intención me preguntan constantemente que si el cansancio del viaje descrito,  pudiera haber influido en el rendimiento en la prueba; lo niego rotundamente porque NO lo hizo, pero de haberlo hecho, lo repetiría  una y mil veces por ver las caras de felicidad de mis hijos, que no olvidemos es muchas veces parte importante de todo esto. Tampoco voy a parar a dar más explicaciones a quienes no la merecen y van a continuar en sus trece por mucha argumentación que utilices, ni van a entender nunca que a veces son mas importantes las formas y el conocer el fondo, que el juzgar a la ligera aptitudes, pero al menos a los amigos, para su tranquilidad explicarles que nadar en un lago custodiado por cisnes, rodar en bici alrededor de un Lago en probablemente el sitio más bonito de los que haya estado en esta tierra, con tu hijo pequeño, o ver las caras de una madre viendo a una familia entera -a ratos- sonreír, para mi no ha tenido precio estos días…

Así que derivada la x, que despejé en buena medida con un tío de ciencias, que este año se encuentra en barbecho por atropello, y “señorito” de esto por excelencia, pero conocedor de la esencia y con el que tuve la posibilidad de rodar pocos días después,  llegué a estas modestas conclusiones:

     Venia a esta prueba con una pretensión que sabían muy pocos (admiro la nobleza de los que lo dicen sinceramente), para no presionarme en exceso, cual era  bajar mi mejor tiempo en Klagenfurt, conseguido hace unos años, y por dar respuesta algún año de estos a la pregunta que mi buen amigo Iñigo Carrillo que se compadecía cuando finalice mi primer IM en 11:20, diciéndome que donde cojones pensaba ir a bajar esa marca…  (y empiezo a pensar que tenia mucha razón jajajaja)

– ♠Es el Ironman una prueba complicada en sí, en la que se manejan un montón de variables, y en la que sobre todo se está en liza muchas horas, y en once trece, quince horas, pueden pasar muchas muchas cosas…

– ♠Es el Ironman una prueba, que a nivel popular, cuando le metemos en la ecuación el parámetro tiempo, corres el riesgo de que se vayan al garete muchas cosas, y empezar a manejar frustración, cuando lo que deberías tener es eterna satisfacción de haberte puesto de nuevo en la linea de salida con todas las garantias, y los deberes hechos y LLEGAR A META POR QUINTA VEZ y a eso me aferré, y eso me salvó: no concibo otra forma de hacerlo, no me la han enseñado: mis 200k reglamentarios de nado, mis 6500 kms sagrados de bici; o mis 1000k de carrera a pie (este año algo más menguados por la lesión del sacro), aparte de sus correspondientes 100 horas de gym. Todas y cada una de ellas,  VAN CONMIGO EN CADA IRONMAN, desde aquel primero que preparé en solitario a las órdenes de DonFink y su libro “Atletas de Hierro”.

– ♠Es el Ironman mas que un deporte, una filosofía de vida en si, en el que para no caer en  decepciones, conviene analizar y ser honesto consigo mismo y ser sabedor  de donde se está, de donde se parte, y donde se va. Porque igual que es de importante una cosa, es importante tener un objetivo siempre. Dicho objetivo ha de ser REAL, bien es verdad, como real considero, aún reconociendo mi poco margen de mejora (bastante mejora fué estar ya no haciendo triatlon, sino echar a aquel tío de mi cuerpo a que corriera un poco), intentar abordar 11:20 de hace unos años, con peor material, sin la experiencia que dan seis años, y con entrenamientos sacados de un libro y no de un tío con la seguridad que me dá ahora entrenar.

– ♠Es el Ironman, una prueba en la que has de aprender a valorar, lo que te aporta, a otro nivel porque son muchas las horas que se invierten en algo así, como para intentar sacar rendimiento un día al año tan solo perdiéndote el resto del camino.

NO ENTIENDO otro concepto, que el del trabajo bien hecho, y el de intentar obtener mejora, justificada y adecuada al nivel de cada uno como he dicho. Ir a un Ironman con lo puesto, (como desgraciadamente cada vez van muchos), sin un método, y un trabajo detrás, y sin un objetivo claro, me parece (quizás no sea la mejor palabra para definirlo) de una mediocridad tremenda. Otra cosa serán las circunstancias sobrevenidas a la prueba. Haberme presentado en Roth sin pretender mejora alguna (máxime en un Ironman plano como es este), pudiendo haber entrenado bien, sin lesiones a Dios gracias ni grandes problemas, si que me hubiera parecido el mayor de los fracasos.

Que es igualmente cierto que cuando haces un Ironman, pones todos los huevos en la misma cesta.. Pues si, pero es que esa cesta a mi me encanta… esa cesta es la del trabajo de 7-8 meses, la de horas encima de una bici que me han hecho tan feliz… y cuyo entrenamiento tanto me ha aportado en esos meses.

huevos

… como decía la noche anterior a la Gran Cita….

Opino que el  verdadero mérito lo tienen los q entrenan a regañadientes, que les cuesta un mundo salir un día a entrenar ¡que tortura!: yo soy un afortunado, sin sacrificio hago lo que me gusta, y al que le encanta salir a entrenar y lo pregono a los cuatro vientos:  #yosientreno, y lo pregono a los cuatro vientos… Verdad ¿Manu Pascual?

De todo esto saben igual que yo amigos y compañeros que te regala este maravilloso mundo, que como el propio Manu (que intentó y no consiguió por poco su sub10), o el bueno de Luis Gallegos, (2xFinisher Lanzarote ganados a pulso), son sabedores de lo que es no cuadrar muchas veces las cuentas, y a los que llevé presentes como a otros tantos durante la carrera…. A ti también Juanito que sabes granuja a tu modo como darme donde más duele, y a ti Javito, no te me pongas celoso…  A todos os llevé presente en la carrera, y ayuda ser sabedor de que tienes compresión y eco al otro lado de lo que haces.

 

Part. III. La Prueba en si.

Y ya una vez hechas las reflexiones decir que el Challenge Roth, me ha parecido la prueba más espectacular de cuantas he realizado, y llevo unas cuantas épicas de este tipo: Zarautz quizás se quiera aproximar en algo en la parte de carrera… o la Behobia, en alguna parte se asemeje a lo que aquí se vive en TODA la carrera.

Pero es que aqui el griterío es ensordecedor desde que sales a nadar al  Canal… Aquí ese embrujo de preparar material en silencio que corta, no existe….  Me salió del alma la frase que dije a Joserra cuando andábamos a las 6;30 de la mañana dejando bolsas de un lado a otro, y hablándonos a gritos para entendernos: ¡ Esto es el Disneyworld del Triatlon, tio! No me equivocaba en nada: Frodeno pasando entre nosotros como si nada,  seis u ocho globos aerostáticos, dispuestos a despegar, con el colorido que daban; el ancho del canal ocupado de gente que no paraba de animar; el recorrido de nado marcado de principio a fin; una bicicleta bonita, con mucha animación, con DJ´s y animadores que gritaban tu nombre a la entrada de cada pueblo… un espectáculo… que culminaba el Solar Hill, la colina de Hipoolstein, donde de forma inexplicable rompes a llorar sin saber muy bien porqué, y le das las gracias a la vida, por regalarte un momento tan especial…..

Desde que dejé los entrenos con el CTLR, es cierto que la Natación (aun cumpliendo escrupulosamente el volumen de horas y metros) es a la disciplina que menos me he preocupado en mejorar, pero es cierto también que este año, aun sin neopreno estaba nadando realmente bien (matizo como siempre: para mi, claro), y había conseguido hacer series de 100 en fatiga muy por debajo de otros años, lo que me daba confianza de hacer un buen sector en 1:10 aproximadamente. A continuación, en la T1, la única duda que creía tener (ojo las que vinieron después ;)) se disipa al destapar el neopreno, y verme el Tritraje del club, abierto “de par en par” por lo que decido salir con culotte y maillot que tenia preparado…

Esté fue la segunda pequeña decepción a gestionar, (la primera salir en 1:16), pero como llevaba mucha seguridad en lo que quedaba por delante, decidí montarme a la bici  con el “Pacing” marcado como siempre por el entrenador, y afrontar lo que quedaba, con el firme propósito de no mirar la media de velocidad, para no obsesionarme en demasía, y poder disfrutar del circuito.

Iba suelto, muy suelto, se rodaba rápido y en los repechos para no pasarme cumplir a rajatabla, dejando pasar a bastante gente. Todo marchaba yendo muy cómodo… hasta que en el increíble ambiente terminamos la primera vuelta y vi un parcial de apenas 30.1, que me hizo sabedor de que no iba a llegar a la media prevista de 32 Km/h ¡ ni borracho !

Ello hizo que me hundiera moralmente, y empezara mi cabeza a funcionar a todo tren : lastima horas que lleves, cuanto más cariño pones a algo peor te sale, no tienes suerte en la vida… etc … etc… esas cositas tan agradables que te dice la mente cuando quiere tocarte los cojones  y que lo dejes todo…

orig-CRIF3891

¡ Que desperdicio no hacer rodar bien a eso! :))

Logré reponerme y comenzar segunda vuelta, sin mirar el Garmin nada esta vez, (como tampoco hice en la carrera a pie), intentando dar la vuelta a la situación y meterme en el increíble ambiente que tenia la carrera: paré a dar un beso a Elena en esa vuelta (lo que nunca en bici), ella se extraño, pero no le quise decir nada… tampoco tenia mucho que decirle pues no sabia lo que estaba pasando; paré a ver si la rueda rozaba en algún sitió aunque yo no tenia sensación de ir frenado, pero bueno por ir descartando cosas… las descarté todas, menos la que mi cabeza tenia que haber detectado desde el principio: con media de 210w que llevaba hasta la fecha, alguien que lleva entrenando con ellos, dos años ya, debería saber que no dan suficiente para sacar esa media…

El garrafal fallo no lo tuve claro, hasta que  no aterricé en Madrid y me dio por comparar entrenos con la carrera: las cuentas cuadraban otras veces porque la media de watts se iba a 236-250;  Conclusión: confianza obsesiva, ciega y excesiva en el uso de la tecnología: no se pueden confiar tantos meses a un aparato y un dato, y a veces hay que aprender a usar un poco la lógica con los mismos.

Había habido un error del programa BestbikeSplit (que en mis tres anteriores pruebas clavó la misma, prediciendo con total precisión el tiempo que iba a hacer en el sector de bici), del bueno de Javi, o de quien quisiera, pero YO debería haberlo detectado, primero por fatiga muscular que no tenia, luego por la propia media de Watts, que nunca miró en carrera cumpliendo siempre el Pacing por tramos, y para colmo, el otro parámetro que podría haberme ayudado a identificar tal situación que hubiera sido el pulsómetro lo dejé metido por error en la bolsa de la carrera…..En cualquier caso, el fallo del programa y mío, pero confianza ciega en entrenador del que solo puedo hablar (y os suelo hablar de vez en cuando de él maravillas), por su entrega, por su implicación, por el privilegio que supone seguir con un pedazo “sensei” como es él, y porque lo reflejen o no los números, el salto en bici y la evolución es evidente. Gracias @jsolalo

Quizás no haber llevado detrás a Joserra, y haber apreciado a posteriori sus valores de bici, y el excelente sector que realizó, me hubiera refugiado en el aire (que sopló) o en cualquier otra excusa que disimulara el bajo rendimiento, pero fué precisamente este hecho, el llevar una referencia tan objetiva y conocida con la que comparar, lo que me hizo buscar un análisis de otro tipo, pues para ambos fueron iguales las circunstancias, y él acabo rindiendo mucho más de lo que yo hice, cuando en condiciones habituales, eso no suele ser asi…

De la carrera, reseñar que me  sorprendió el poco drafting (he hecho otros Ironman con la mitad de participantes en las que ha sido vergonzoso el mismo), y la cantidad de PenaltyBox existentes a lo largo del recorrido para cumplir las sanciones que imponían los jueces.

Por último, la carrera a pie, me dio para gestionar todas estas decepciones… y para más. Aún yendo como iba mal de cabeza, intentaba ir manejando la decepción que suponían las 6:03 horas de bici, pesaban como un lastre, y no llegaban por los pelos ni a los 30Km/h de media en un circuito rápido, rápido. Esperaba buscar a Elena, porque quería abrazarla y contarle todas esas lindezas que me decía mi cabeza, para que fuera ella la que me sacara del error, me diera dos tortazos y me dijera que el verdadero sueño, y la verdadera suerte de mi vida fué conocerla a ella, pero no la veía… necesitaba escuchar de su boca lo que yo me venia repitiendo y que me servían para reanudar marcha en cada avituallamiento

Me plantee la carrera nuevamente de supervivencia, como lo fué en Vitoria las dos ultimas vueltas, con la diferencia que en Vitoria iba jodido, aquí sin apenas desgaste iba apesadumbrado, intentando hacerme con una cabeza que gritaba constantemente la mala suerte que tenia en la vida, el cariño que le pongo a las cosas y lo mal que me salen siempre (vease Walktopro), o el porqué haces de esto tu vida por momentos…  : tenia que conseguir correr como sabia y como llevaba entrenando, – Te paras si quieres en cada avituallamiento, pero TU terminas; y así lo hice, pero con la pequeña pega, que había casi más avituallamientos que bares tuvo mi pueblo antaño, con lo cual, el tema se iba a postergar demasiado…porque el ritmo no era malo, jugando con las cadencias, pero las paradas eran continuas.

En el 14 me vino el primer y único bajón gordo, después de una parada a mear, iba andando literal, con muy pocas ganas de nada, y pensando en todo… lo malo y nuevamente y  como siempre acostumbra Doña Tomasa, decidió enviarme un angel, (en realidad siempre lo envía, Vitoria, Lanzarote la segunda de las veces) esta vez en forma de otro catalan, que de nuevo, esta vez se llamaba Nacho, y NOS vinimos de perlas para gestionar situaciones complicadas.

Lo perdí de vista cuando vi a Elena, y lo volví a coger posteriormente para seguir “poniéndole la cabeza loca”. Me decía constantemente que tirara, que llevaba más ritmo que él…  pero como él no paraba en los avituallamientos y yo si, nos iba viniendo de perlas… Era profesor de Educación Física, en un Instituto, y nos fuimos contando nuestras batallas, coincidimos después en el Autobús que nos devolvía bien entrada la noche a Hipoolstein, y aunque el diga lo contrario, no sabe el buen favor que me iba realizando.

Elena, por ese entonces acababa de aparecer en Roth y iba con un café en la mano y Pablin en la otra, totalmente despistada sin saber a que altura andaba y es que nos teníamos que ver rato después, casi en el 21k, La pobre había venido desde Hipolstein, apurando para verme la ultima vez y tuvo que esperar más de dos horas un Cercanias.

Me crucé con Joserra, el otro compi que del Club venia a realizarlo, y nos fundimos en un sentido abrazo, cada vez que nos veíamos, como en Lanzarote´16. No daba crédito a que apenas le sacara un par de kilómetros, llegó incluso a decirme, que si ya era mi segunda vuelta jajajajajaja. Había tenido un año “complicado” y estaba allí corriendo y fue lo único que le recordé, con el ánimo de que le dieran las fuerzas suficientes que me temia le iban a faltar después.

A partir del kilómetro 25, empecé a visualizar META, y a dejar de pensar en lo que no tenia solución, y ver esa FinishLine en forma de estadio que tenían preparada…  y cuando se empieza a restar kilómetros empiezas a ver las cosas desde otra perspectiva: el abrazo a Elena ya estaba dado, y había oido lo que quería escuchar; había corrido el Triatlon más espectacular de cuantos se hacen en el mundo, y que muy poca gente tienen probabilidad de hacer en su vida; iba  a ser finisher de mi QUINTO Ironman quien me lo iba a decir cuando afrontaba aquella primera Maratona ¿quien? Probablemente ni yo mismo con lo mucho que me quiero…

Lo demás lo dejo a la descripción de las fotos, no se puede obtener tanta felicidad junta, en una sola foto, solo la vergüenza ya de hombre mayor de Marcos, y la de su propia madre, q nunca se cree protagonista de nada, cuando lo es de todo, impidieron que la foto fuera completa…

orig-CRIT4750

No mucho más que añadir, ni más episodios de “epicidad” que los descritos: esta vez el sufrimiento fué exclusivamente mental, de frustración interior que conlleva el riesgo de llevar un objetivo “ambicioso” que fué lo que nos permitió mantener la ilusión durante los meses de preparación y que a veces juega estas pasadas, pero aún con todo y con eso, la prueba la disfruté en toda su inmensidad, sabiendo rectificar a tiempo, y lograr poner a tiempo ese manguito (que tan bien pusieron los mecánicos a la AC días atrás), pero esta vez en el motor interior que nos llevaba aquella tarde por las bonitas y repletas calles de Roth.

Para finalizar, el último recuerdo quiero que sea para ti, “Principesa” del video, porque el viaje de mi vida lo empecé contigo, y todas las etapas que nos tocan y tocarán vivir, las iremos superando porque eres la mejor entrenadora que la vida me pudo poner al lado feucha. Y aunque muy manido, muy dicho, sabes que nada de esto, de lo que llevo publicado en este Blog de sueños, que relata las cada vez menos modestas andanzas, hubiera sido posible sin ti…

IMG_3996

Principesa del Video, Princesa de mi vida

¿CONTENTO? SI en la medida que hay que tener los pies en la tierra, saber de donde se viene y donde se quiere llegar: quedar entre los 1700 primeros, de más de 4.300 participantes, amen de hablar del nivel popular de este Triatlon, es para sentirse orgulloso, cuando te quedas en meta esperando a ver los “cuerpos” y las edades que entran por detrás…  Pero al igual que el opositor que se tira un año preparándose concienzudamente no puede estar orgulloso de aprobar sn más su examen, porque ha de esperar un número más alto en base al tiempo que ha dedicado, y es por lo que que volveré a opositar sin duda, y la principal razón, por la que sin todavía haber cumplido una semana de la vuelta, estaba con el gatillo apretado, esperando que abrieran plazas para intentarlo de nuevo en esos 4 ó 5 segundos que duran las Inscripciones

Volveremos Roth, y volvemos para  saldar la deuda que tenemos pendiente. Espero al menos, disfrutar tanto como lo hice esta vez, en la que parecía que estaba corriendo mi primer Triatlon

Archivo 26-7-17 1 12 17

 

certificate-3

____

Un entrenador de Verdad

IMG_0266

“Entrenadores son los que entrenan a sus deportistas” (cit. Anónimo)

Los hay, los que yo llamo “de barra de bar”: aquellos que lejos de querer prosperar, dicen continuamente al Triatleta lo “maquina”, o “crack” que es, y lo bien que funcionan sus resultados; los hay que indecorosamente (su título en mano eso SI), se llevan mensualmente su ración a cambio del “enorme trabajo” de mandar arcaicas tablas en Excel que una vez impresas poner con un imán en la nevera, sin más feedback que el de saberse memoria las quejas del personal, porque son las mismas de un año para otro (haciendo del Control+V, el servicio más excelso que realizan a la sociedad porque además, logran saciar las conciencias de quienes la reciben, y así poder justificar al Mundo que tienen SU entrenador… Dios me libre, yo de criticar donde emplea cada uno su tiempo su dinero, y donde encauza sus necesidades: las ganas de autoengañarse del ser humano, son de los mas variopintos -incluidas las mias- , y libre es cada uno de coger la opción que mas le llene. A algunos le parecerá que es mas importante que su pareja esté contenta con el entrenador que tiene, y al contrario le parecerá criticable, que yo sepa lo que es la batería FRC, y los ciclos “de carga” que tiene en mi caso, porque ni lo voy a necesitar nunca, y los watios son solo para los “pro”… Libertad absoluta en maneras de “autoengaño” unas y otras, pero en las que yo por “suerte o fortuna” me creo haber pasado por varios, y hablo de la que creo me va mejor a mi.

Podríamos entrar a debatir, pero no será el caso, de las “titulitis”, los profesionales, los que no, los que se esfuerzan por aprender, los que consideran que los saben todo y que ya no hay nada que deban aprender… casi tantos entrenadores como personas. Yo desde luego tengo claro, que en la vida, elegiría siempre, -y lo llevo a mi terreno de la Abogacia – al involucrado, al estudioso incansable que considera que se puede seguir formando, aprendiendo, un estudiante con la carrera sin terminar pero continuamente formado y sin parar de aprender, que el recién titulado, que no sabe ni donde ha de sentarse en el estrado ante el Juez, y no se va a molestar ni en conocer nuevas bases de datos de legislación, nuevos procedimientos… porque eso SI el ya tiene SU TÍTULO … que si me apuras llegará a usar como arma arrojadiza contra los que carecen de él, para contratar a seis chavales y poder usar el mismo amparándose en lo mucho que sabe por su titulación. No digamos ya si lo tiene desde hace tiempo, y encima puede meter la coletilla de Titulado ¡¡¡ desde hace más de treinta años!!!! cuando a mi juicio, mas que un haber debería ser un handicap, no haber vuelto a tocar un libro, ni dado un avance desde la carrera…

Decía que de entre todos estos sub-grupos, que proliferan al abrigo de lo popular que estamos volviendo el deporte como modus vivendi, está el genero de los que personalizo en @jsolalo (pero me dá que hay alguno que otro más), que reúnen sin ambages, y son excelentes Licenciados, a la vez que estudiosos de lo más novedoso en el mundo del entrenamiento, porque se quiere SEGUIR FORMANDO. Lo contrario sería mediocridad y estos no la conocen. Desempeñan además, correctamente su labor, la viven desinteresadamente, y tan claro tienen su cometido que no cogen de forma personal más de lo que pueden abarcar. En esta dinámica es en la que últimamente he tenido la fortuna de encuadrarme, y quería compartir hoy unas líneas sobre el personaje que vamos a hablar, Don Javier Sola, como entrenador @jsolalo, seguidle en Twitter si queréis aprender de verdad.

Aclaración: Lo más malpensados que los habrá, ahora ya no manejo Facebook pero nunca sabes a que manos desaprensivas puede ir a parar algo tan personal, decía que  seguramente pensarán que hemos acordado algo así, para promocionar, mínimamente  en RRSS al sujeto en cuestión: nada más lejos, ni él sabe que llevo este articulo en ciernes un tiempo, (de hecho me costará a buen seguro una buena reprimenda, porque se creerá no merecedor de reconocimiento alguno) y lo que es mejor no lo necesita, pués me consta que no puede ni quiere de forma personal llevas más entrenamientos que los que puede abarcar. Pero dejo la maledicencia de cada uno en opinar lo que más oportuno crea, estamos en Internet, ¡oiga!

Aún no sé como resultará este año en cuanto a objetivos y resultados. Vaya tela, el que me oiga a mi decir algo así: no dejo de ser un tío del montón tirando para abajo, cuyo éxito es seguir haciendo ESTO año a año, pero creo firmemente en los objetivos, como forma de  continuar creciendo, progresando, y mantener vivo el entrenamiento semanal que tanto aporta en mi vida diaria, y hace centrar a un recién auto-diagnosticado TDAH como yo (aunque esto si que daría para llenar otro post).  Sin ellos por pequeños avances que fueran seria un planteamiento mediocre, aunque luego habrá que conformarse con lo que viniera, pues como digo siempre el mérito será en mi caso seguir haciendo deporte, pero desde el inicio este no puede ser el planteamiento, porque son ya muchas las veces que se ha entrado en meta, para conformarse con aquello de lo importante es entrar, NO el tiempo.  Haciendo un paralelismo con los entrenadores vistos anteriormente, tal y como criticaríamos los entrenadores que consiguen su titulo y se echan a dormir, es misma mediocridad la de Triatletas que van a su segunda o quinta prueba, con el solo éxito de acabar, cuando ya han tenido esta sensación unas cuantas veces, creo que al menos a priori lo que toca es “exigirse” al menos un mínimo para continuar creciendo y dar sentido a las horas de entrenamiento; al menos a priori es un planteamiento respetable, pero a mi juicio sin un pelín de ambición personal es difícil buscar sentido a tanto entreno.  Luego suficientemente es de larga una temporada, las vicisitudes de una casa y un trabajo o la propia prueba para tener que conformarse con el “finisher”, pero creo que salir siempre a por ello no saca a relucir el verdadero premio el día de la prueba y que no son todos esos dias de entrenos.

 Como algun buen amigo diría, es como “ir a la escuela de la bici”: desde volver a enseñarte a correr, a meter watios en un jodido aparato que no hace sino fluctuar de manera cuasi epiléptica ¡ como para mantenerlo a los datos que él dice! Por lo que creo igualmente, que el compromiso no por mí parte, sino por la suya, es tan equitativo, llegando a ponerse a la misma altura de las muchas horas que invierte el deportista, había de de ser premiado de alguna forma, abrumado como estoy ya, en este casi ocho meses que llevamos juntos, de sus continuas muestras de amistad personal y profesionalismo.

Porque solo con él he aprendido la disciplina (bien es verdad que la traía ya enfermizamente impuesta, ahora entiendo que para sobrevivir a muchas cosas), que una cosa es salir, y otra cosa es salir a hacer el trabajo bien. Con Javi, no, aquí no vale salir un Martes en pleno invierno a hacer 2 horas de bici, no; ni siquiera que se ponga “en verde” el TP de turno es suficiente (#everydaygreen)..  aqui hay que salir a hacer algo, en busca de un trabajo específico para avanzar en algo… para buscar adaptaciones, para mejorar la carrera …

Me repite continuamente, cada vez que le saco los colores (me tienes en demasiada estima, Rafa -me dice siempre-), que su mayor satisfacción la constituye su trabajo, pero a mi lo que me sorprende aún más, en un mundo de “egos” tan gigante como el que estamos desarrollando, es que se interese igual por una gran profesional, mucho más justificada de su tiempo como Maria Pujol, que por un aspirante a globero como yo, enviándome videos y gráficas a las tantas de la madrugada, para animarme lo bien o mal que va el cambio de técnica de carrera, para correr sin dolor…  ahí es donde radica su grandeza. Diseccionar con paciencia el recorrido de una prueba larga, para decirte donde se ha apretar o aflojar; llamarte a los diez minutos de terminada una prueba, para escuchar de tu voz o por simple Whatsapp, como ha ido todo, e interesarse de manera real y sincera por las sensaciones que has tenido… para ver donde se puede mejorar…  es un entrenamiento de otra galaxia.

 

Llegado el punto en que además, nos hace disfrutar por partido doble de lo que el deporte supone, máxime si como yo eres exponencial de “freak” y te gustan todo el tema de las medias, los datos cruzados, el CTL para valorar tu estado de forma y otra serie de cosas en las que tan eminencia es en todo ese campo, haciéndote sentir como si el verdadero profesional de esto lo fueras tu: ¡ que paradoja!

 

Pues todo esto y mucho más, sin haber aún casi empezado le debo a D. Javier Sola (@jsolalo), este es su método, y lo que le diferencia y separa de los demás. Ni mejor ni peor, simplemente distinto. Consideraba que humildemente, debía dar RECONOCIMIENTO, en este minúsculo y autobiográfico blog, que lejos de buscar publicidad, me sirve como todos sabéis recordarme en un tiempo, que me tropecé con gente tan profesional, que tuve la inmensa fortuna de aprender con ellos, y de convertirme en un Triatleta mejor de lo que era.

 

Lanzarote, algo más que un Ironman

… o de como a veces las cosas, basta con cerrar los ojos y desearlas muy muy fuertemente para que se produzcan.

Nota Aclaratoria Inicial para los de “escribes mucho”, “se me hace muy largo”: a pasar página o leer el Marca 🙂 con cariño eh:
Al igual que el añ0 anterior escribi desde el barco que nos traia a la Isla en estas mismas fechas el post del fallido Larga Distancia de Vitoria ESTE AÑO REPITO fecha, para escribir básicamente lo mismo pero con otras sensaciones, pero en el escensario de esta terraza en forma de regalo del cielo que Dios nos dá cada verano. Ha pasado tiempo, SI, mucho desde entonces, pero para mantener vivos recuerdos tan intensos, hilvano las muchas notas de recuerdos y emociones que por guardaba almacenadas, siempre en ánimo de tener impresiones de primera mano, con las que rememorar sentimientos tan reales;  fue el consejo de un viejo sabio, que de esto sabe un rato, y que a la postre fue el origen de este blog en su fase deportiva: escribe siempre al poco tiempo lo que “vivas” te servirá para tenerlo fresco en un futuro… y volverlo a rememorar esos momentos como si te estuvieras trasladando allí de nuevo. 
Pues así, largo el post si, muy largo como todos los míos, no olvides que escribo más que para ti PARA MI, con el objeto de tener todos los detalles en unos años, (lo digo siempre lo sé pero no puedo evitarlo) y seguro que está ha sido una de las experiencias más intensas y bonitas que jamás he vivido nunca

 

     Había sido un invierno complicado. De toma de decisiones futuras, que afectaban, bastante mi plano laboral, cierre de Walktopro y de futuro de vida a medio plazo. Dos episodios estomacales de las malas pasadas que hace la cabeza, el mal llamado stress,  y alguna decepción con esos que se mal llaman amigos y tratada por mi terapeuta particular… y a un mes de la prueba, un deshecho de más de mi cuerpo salía fuera a decirme que lo mismo no era tan fácil dar unos cuantos miles de zancadas en una Maraton, por muy bien que fuera andando en bici, y muy bonita la Cervèlo que me trajeran los Reyes Magos… e inflamaban la sacroiliaca a limites que aún, a día de hoy, tres meses después, me tiene renqueante, después de no haber dejado fisio, osteopata, neurocirujano o quiropráctico en Madrid sin visitar (paso por quirófano incluido).

Se daban así todos los ingredientes, para hacer que MI Ironman, culminaba “algo” que no podía permitirme el lujo de tratar como algo más, si  a eso le unes, que había preparado a un grupo fundamentalmente de buenos amigos, que en tan alta consideración me tienen, a los que machaqué durante semanas para que vinieran conmigo en mi animo de abrir nuevas vías en @walktopro, y que venían “em-bebidos” (nunca mejor dicho) de mi mano, totalmente confiados en lo que yo hiciera … la responsabilidad era mayúscula. El grupo lo preparé en exclusiva, con la dirección técnica de Maribel Blanco y SporElse que consiguió meter a DIEZ finisher en linea de meta cada uno con sus objetivos.
Era pues este un Iroman que cerraba, o pretendía al menos hacerlo muchas cuitas. Tomada ya decisión sobre el cierre de la tienda, quizás empezaban a ser demasiadas cosas “las abandonadas”, no me podría permitir el lujo de fallar. Ahora alguno entenderá el porqué el empecinamiento, la razón por acabar con algo con tanta cabezonería…

La propia Maribel, más que entrenadora ya amiga, conocedora de todo lo que llevaba,  mas que consejo, recomendación me insistía los días antes en que buscará mis cinco minutos, a solas, para mí, para reflexionar, para volverme a encontrar… Y me ví apenas veinte minutos antes de la Salida de la prueba, aún noche cerrada, para convertirme en un mar de lagrimas  de tensión que me acompañaron hasta la T1, y así empezaba todo…

Pero el Ironman en realidad comenzaba, como comienzan todos: por el excitante y duro camino. Por los SIETE meses anteriores de entrenos y compañia, que es en realidad lo que los hicieron grande. Ese fue nuestro verdadero tesoro como grupo, y solo pasado el tiempo lo descubriremos de verdad. Porque en esta ocasión lo de menos fué la prueba, sin duda. Aparecer con un grupo allí, de gente a la que te unían ciertos lazos de amistad que genera el propio deporte, y venir hermanado con muchos de ellos, y con ganas de seguir compartiendo momentos con ellos, es algo que probablemente valga más que cualquier otra cosa… y es lo que fundamentalmente me gustaría dejar reseñado.
Todo ello además era extrapolable a mi repentina lesión, porque en realidad aún a dia de hoy, habiendo ya pasado el tiempo, sigo pensando que lo que allí paso aquellos dias, fué lo más parecido a un milagro. El sacro, o lo que fuere, se fué pinzando, mas, mas y más, y ya no es que no me permitiera correr nada en todo el mes de Mayo, es que empezaba a dolerme “en parado”, y ya la excusa de los SAP* y esos dolores que describo siempre antes de una prueba ya no valia.

*SAP: Síndrome de acojonamiento previo. empecé a usarlo en mis primeros Maratones, como los primeros nervios que hacen que acudan dolores donde sabemos positivamente que NO los hay.

 

automotiv

Post automotivacionales con los que intentaba dar ánimo a algo que pensaba iba a ser imposible.. Hay que ver lo poderosa que puede llegar a ser la mente..

     En aquellos días previos, por Facebook intentaba AUTOANIMARME (en realidad lo hago siempre para cualquier cosa, me sirven mucho de esos las Redes sociales la verdad) diciéndome que hacer una buena bici me daria muchas endorfinas, para quitarme pseudo cojera de Lord Inglés, que si el magma de aquella tierra…  ¿Eh, Amaya? Pero hasta mis propios compañeros hacian silencios a mi cojera, cuando me metia en el coche… Percibia sus silencios… Incluso “alguno” que me grabo un pedazo video hace dos años,  estaba jodido por lo completamente convencido que no podría terminar… Malos augurios, no pintaba bien la cosa… Era la verdad. Los condimentos eran los mejores, el ambiente reinante con el grupo era sensacional, lo pasabamos bien allá donde fueramos: reconociendo circuitos, en La Santa, en la cena antes del Ironman… el grupo de Whats que estaba que ardía….  pero cada vez la sensaciones eran peores.

De esta guisa los dias anteriores, la mañana del día D, amanecía sin presión, consciente de que no iba a poder ni un paso en la carrera a pie, ni casi nervios que los de ver a mis compis, sobre todo a los que debutaban, que cara tendrían, lo conseguirían… apenas esos eran mis temores. Si me levantaba pesaroso, mucho más de lo que por si me levanto en cualquier de una prueba de este tipo y con lagrimas en los ojos, por lo que esperaba en la cama: Voltaren esperando en la jeringuilla. Le decía a Elena, que qué alucinógeno habíamos cenado la noche anterior, que no sé como era tan iluso de albergar esperanza alguna de poder correr más alla de una hora… que era lo máximo que había podido correr el último mes en tres ocasiones hasta que vencía al dolor… Pero claro, aquí iban a ser cuanto menos CUATRO veces eso….Ella siempre positiva: ahora cuando pases por las Montañas del Fuego, recargas…. y era así porque la táctica en mi cabeza era clara: iba a intentar “salirme en la bici” (bajé una hora y veinte minutos a mi anterior), donde la lesión no molestaba nada, para ver si generando mucha endorfina, podia llegar a la T2 al menos para poder hacer media maratón, o una primera vuelta… Pero no se si sería esto, o quizás pudieran más, las ganas de poder ver disfrutar por aquella Avenida a todos mis amigos, poder abrazarme a ellos, y poderles decir lo orgulloso que estaba de ellos.. fueron los que hicieron el resto, porque de verás que no existe otra explicación, lógica o médica al menos.

 

FullSizeRender

Atisbaba entonces, cuando veía a cada uno de mis compañeros contagiando alegría, y corroboro ahora pasados tres meses, el poder que tiene la cabeza, sobre cualquier parte del cuerpo humano, y lo importante que es tener una meta, y tener claro a donde quieres ir, para terminar consiguiendo lo que te propones, si lo haces en la mejor de las compañías y lo deseas con toda tu alma. Por eso, no lo catalogaré de milagro pero si al me servirá como le dije a Elena para muchas cosas, en el deporte y en la vida: si ves que un dia lo paso mal o en cualquier prueba recuérdame siempre esto para cualquier otra faceta de la vida, porque tenemos mucho ganado ya-le dije-. Lecciones de vida sin duda, como la que meses antes nos dio otro grande, @jrugarte que aprovechando la fuerza interior que aporta un grupo, logra recuperarse de una fractura de clavícula un 18 de Febrero, y no solo lograr terminar con nota el propio Ironman, sino que en dos meses, estaba haciendo el Media Distancia de Arenales…otra historia, que él como no es mucho de blogs, tan buena gente que carece de Ego, y que la gente se perderá pero que es otra de esas historias, que merecería ser contada.

     Iñigo, embadurnado como pocos de esta filosofía de vida tan particular, siempre dice y coincido plenamente con él, que el momento previo al nado, de la T1 que es el momento de recogimiento que más le gusta, se corta el ambiente, el silencio, las miradas, las risas nerviosas….Aun así esta vez hubo uno que lo quee más, sin duda a la hora que sonó el despertador. 4:00. Como ya he dicho antes, pinchamos los calmantes acordados y subimos a desayunar. Allí estaban Iñigo y Alberto, (que envidia me daban, esos si que iban a disfrutar hoy) y hacia la Transición. En la tensa espera, densa la calma, casí tanto como cerrada la noche, se palpaban los nervios típicos… Parece que vas tiempo de sobra, y falta tiempo para todo… lo de siempre: rellenar botes, comprobar presiones, distribución de bolsas…. Repetir gestos, una y otra vez… Y hacia la playa con el Neopreno. Busqué, ahi mi momento de soledad, mirando al cielo, como intentando buscar explicaciones de si lo que estaba haciendo era lo correcto… Y allí oculto entre la carpa donde todo el mundo cambiaba neopreno, este hombretón se derrumbo a llorar, decidiendo dejar lastre de todo lo acumulado que llevaba… Y lo peor es que ya no pudo dejarlo hasta bien entrado en la fila de los que iban a nadar, impregnando a todos los participantes de esa tensión, que entristece y por momentos da fuerza para estos momentos.

   Y el caso, es que tales augurios se transformaron totalmente en carrera. Porque en los 3 sectores, incluso en el de carrera, cuando me ví corriendo, fuí eufórico. En la natación, decidí nadar paralelo a las boyas, por mi querida Playa Grande. tan querida, tan querida, que allí estaban hasta Gorka y Kiko, uno manejando la cámara y el otro la barca, como si fueramos a hacer una inmersión de las muchas que hemos hecho por la zona. Que subidón fué verles. El nado salío mucho mejor de lo que pensaba, a pesar de haber recibido palos en las dos vueltas, ya era hora, de que la natación, me diera lo que otros cantan en cada Tri. A la salida del agua, y haciendo la transición, y como Dios es muy justo, tuve cuenta de poderle demostrar al gran Joserra entre risas, donde poner un pandero entre tanto “guiri” él que unos años antes, me decia si tomaba cognac en las transiciones jajaja.
De ahí a la bici, y tres cuartas de lo mismo. Fuí encantado con ella desde el principio. En lo que empieza a ser una tonica tradiciónal, salir el penúltimo de mis compañeros del agua, me tocó “remar” en bici. Primero salude a Brenda del Reebok con la que habia cruzado algunos mensajes por Twitter, y a todos los compañeros del grupo @walktopro @Trilasrozas, y no me pareció que fuera a hacer un viento excesivo. Dí caza a Nieves y Rafa Hicar y a Amaya, en la subida a Puerto Calero. Mucho más adelante a Fonseca y a  Javi.
Fuí comodo en bici, intentando calcar el warningmap, que cual piloto de F1, y para la ocasión me habia pasado @jsolalo, estudiándolo hasta el viento del ultimo minuto, y todo fué un coser y cantar, clavando el tiempo de 6:30 que habíamos acordado.

IMG_0144

Muy buenas sensaciones, la bici un rodar de escándalo, y yo disfrutando de la Isla, como sino fuera a hacer otra cosa en el dia… que equivocado estaba!!! Iba a correr,  y vaya si lo iba a hacer!!!

Cuando cogí a Fonseca, otro subidón, el tío iba eufórico, disfrutando como él sabe, y dándome a gritos las gracias por “haberle traido” hasta aquí. En realidad pasábamos por uno de los puntos calientes, que es Tinajo, donde se monta un ambiente ensordecedor… Cogí al bueno de Javier Ramos (sin duda mi descubrimiento de este año: de una Boda nace otra, pero de un Ironman siempre me traigo un amigo para siempre, hace dos “mi” Pedrito, y este año le ha tocado a él `que suerte y que aprendizaje por delante tengo…. ), llegando a Famara, e hicimos unos cuantos kilómetros juntos, comentando la jugada… Seguía con mucho ritmo, y él como es muy inteligente decidió ir cediendo… Afronté la primera subida de Los Miradores, donde ya si aprecié mucho más viento, y sobre todo mucho más constante… Y coroné arriba, un año más, en busca de mi preciado trofeo: bocata de jamon. Esta vez lo acompañé con un Voltaren (oral esta vez) y un omeoprazol que me permitiera proteger al estógamo, para lo que se avecinaba… bajada fugaz hasta Arrieta, donde disfruté de los mejores momentos de la bici, ¡ya te tengo amortizada querida!: rodar fino, velocidad salvaje adelantando mucha mucha gente… Llegamos a las T2, con el lap previsto en un tiempo que hacia unos años me hubiera parecido inalcanzable y que el trainer, me dijo que sería mi tiempo la noche anterior, a poco que cumpliera el plan. Pero quedaba la eterna duda ¿podria correr? No era un poquito, no, era una Maratón entera a las tres de la tarde…

     Lanzarote es de los Ironman, en que tienen la amabilidad de cogerte la bici al llegar, decidí descalzarme, dejando las zapatillas en la bici, para poder ver más la realidad que se avecinaba descalzo, y si iba a poder tolerar mucho o poco tiempo el momento en que el dolor hiciera acto de aparición….
Fruto de la emoción, hice la transición de mi vida (8 minutos que para mis costumbres esta todo muy muy bien), no siendo que le fuera a pasar el tiempo a los calmantes, asi que ni corto ni perezoso, salí a afrontar la carrera, a lidiar con lo que estuviera pasando. Acordándome de los consejos de David Loras, del propio Javi, de transición lenta… Fué todo fluyendo 5:40, 5:25, hasta que decidí instalarme en un ritmo cómodo que me permitiera definirlo toda la carrera. Sabía que no iba poder permitirme el lujo de parar mucho en los Avituallamientos, y que en cuanto parara iba a estar “muerto”, sin poder movilizar nada, como de hecho asi fue… Pero debía intentarlo, era mi obligacion. En la Rotonda de Matagorda, estaban ellos y ellas: infinitos, inconmensurables, dándote la vida en cada paso…¡ que poco conscientes son ellos, pero  ojo lo importantes que son! :

13304977_901517666625989_1661439726487643982_o

 

     En cuanto ví a Elena me tiré a por ella:  – ¿donde esta Joserra? – ¿pasaron el corte las chicas? – llego, voy bien, pero necesito algo más…En realidad se lo decia con la boca pequeña… Aún el dolor no habia hecho acto de aparición, pero lo estaba pasando tan bien, que queria terminar, y quería verles la cara a todos… Y para ello quería egoístamente, anticiparme  a necesitar “algo más”.. La carrera iba a ser larga y aquello acababa de comenzar.
Fui sonriente en todos los sectores como dije, pero en el de la carrera especialmente: ¡estaba corriendo! ¡que coño! ¿que mas quería? Grité al bueno de Ivan Alvarez, a Raña, gritaba en realidad a todo el mundo, porque iba platónico estaba corriendo y a fé que no lo dejé de hacer en toda la carrera El posicionamiento de nuestros supporters en Matagorda, fué clave, era doble ración. Los metros de Maribel a mi lado (que lujazo rodar con ella al lado la Maraton de un Ironman, ver la admiración que despertaba en esta Isla…) quien me iba a decir Elena, que aquella Avenida de Las Playas con las que paseamos en aquél descapotable el día de nuestra boda iba a ser muchos años después fuente inagotable de tantos buenos sentimientos, de tan buenos recuerdos…Iba pensando en todo ello,sabía que el cruzarme con todos  cada uno de ellos me iba a  dar unas fuerzas tremendas, pero lo que no me quitaba de la cabeza, el abrazo que me iba a dar con otro grande, Joserra, y que esta vez el que le iba a quitar todas las fuerzas que él me quito en Ibiza iba a ser yo…¡ lo iba a evaporar !

joserra
En realidad se corria aún más facil que con la bici, recibiendo y dando abrazo a tanta gente… Es increible lo que, por extraño que parezca, te llegas a llenar de vitalidad. Eso que dicen del “fluir los espíritus, los karmas”… yo que soy todo terrenal…  Me iba abrazando con todos y cada uno de los acompañantes, de mis amigos, intentándoles exprimir todo lo mejor que llevaban dentro, y lo hacia además con avaricia, porque me sentía “mas necesitado” que ellos, con unas caras que daba gusto ver, a excepción de la del pobre Fonseca, otra vez a avueltas con sus disyuntivas estomacales. A grito “pelao” con Nieves empezando la carrera, y que corría más por no oirme, la cara de sufrimiento, y siempre de determinación que siempre lleva Amaya…. el bueno David Manzanares, dándome ánimos recordándome lo memorizado que tenia el circuito y el RITMO…   Y así fue transcurriendo todo, hasta que el dolor se desenmascaró, en la ultima vuelta, y empezo a despertar… pero lo habia hecho tarde, porque ahí si que sabia que le tenia la batalla ganada, y mas lo supe aún cuando tuve la fortuna de devolver (la vida siempre te da una oportunidad de redimirte o de perdonar, y hay que aprovecharlas siempre) el favor que anonimamente también hicieron conmigo en otro Ironman (lo relaté en Vitoria un año antes), intentando ayudar al bueno de Javi Mayor (Triatleta de TriatlonStore Canoe, y a la postre uno de los propietario de unos “garitos” llamados el Triciclo y el Tandem, en los que no se come pero que nada mal), y yo dándole consejos de estrujar más el plátano a uno de los mejores cocineros de España jajajaja al que en uno de sus amagos para empezar a andar, le grité que los de ese Club no andaban… que había que hacerlo como fuera, “trotecillo, trotecillo, platano muy masticado, y el primer placebo que se te ocurra” Que gratificante fué su abrazo en meta… Es de esas cosas que te terminan de confirmar que haces el deporte correcto.

     Lo demás ya es consabido, ya me pasó en mi anterior Lanzarote, cuando apenas hacia un mes que nos habías dejado, y ojala sigas apareciendo siempre en cada acto de los que me queden en la vida, para verme/te tan feliz: nuevamente se nubla la vista, se vuelven a agolpar los recuerdos, y esta vez aún faltaba bastante para anochecer, pero volviste a emerger, en realidad no te separaste de mi en toda la carrera, ni me dejaste a solas un solo segundo, sino a ver como cojones te crees que hubiera podido acabar algo así. Sé que usted D. Martin Fernandez, también tuvo algo que ver en el affair.

13268515_901506916627064_6335171166094069403_o-2

Fotón de Iñigo Carrillo: ¡ cuanto sabes amigo!

     Para finalizar, los que hayan llegado hasta aquí, y como corolario de todo, un premio en forma de frase: dicen los videos con los que cierro el POST,  que algunos ya hemos visto una docena de veces, “una experiencia de vida acojonante“. Y no es una frase hecha: El Ironman, me reafirmo cada año, es mucho más que una simple carrera con unas distancias insalvables y el salvaje entreno que lleva detrás: es un camino que si lo sabes rodear y le sabes dar de “comer” a diario, te aporta cien veces más de lo que tu le das, te devuelve con total seguridad el doble, de lo que tú le has aportado. En formato de satisfacciones, de amistades, y eso es lo que tanto como yo, como el grupo que encabezaba nos hemos venido: con la maleta repleta de recuerdos que perdurarán en nuestra conciencia durante muchos, muchos años… No hay otra experiencia de las que yo haya vivido, que te reporte tanto, no al menos con tanta intensidad:

Permitirme en el apartado de agradecimientos, (ya donde tanto hemos leído.. ) acordarme de Iñigo,inconmensurable en su labor, sabedor como nadie de lo que iba pasando en todo momento por mi cabeza y que me hizo una de las fotos más bonitas y expresivas que me han hecho jamás en esto del Triatlón: gracias por ser como eres. De Juanan, de Alberto, de Isa, de Guio, de Laura, de Eva, de la alegría con que la más joven del grupo madre de Nieves nos contagiaba a todos….de todos los acompañantes del resto del grupo sin los que todo esto no hubiera sido. Gracias por hacer un fin de semana fantástico e inolvidable, y sin cuya presencia esto no hubiera pasado de ser un Triatlón más.

No me puedo olvidar ni quiero,  de la aparente inocencia de Luis, su sufrimiento y a la vez la satisfacción; de los abrazos sinceros de otro amigo (y además tocayo) que se viene recién hechito para casa: Rafa Hicar; de los agradecimientos del mentor Dani con el que no me cruce porque debía volar por encima de mí como Superman; de Pedro, al que vociferee cuando creí que no me había saludado a mi cruce, y claro que lo había hecho con la humildad que lo hace todo… del grupo en sí  y como no de ti Maribel, que hiciste ya en su día posible lo imposible y hoy lo reafirmas mucho más, porque ahora, aquí sentado mirando al mar, parando ya estas autoflagelaciones que tanto me gustan, os aseguro que fué tan intenso lo vivido,  que toda la factura y el precio tan alto  lo pagaría mil veces, por lo mucho que recibi, y lo que merecen la pena por encima de  las casi 36 horas de silla ruedas posterior, y lo renqueante que aún a día de hoy estoy por ello. Pero de eso, de eso ya habrá tiempo para recuperarse, el alma y tanto recuerdo podrán con ello, y constituirá parte del próximo capítulo a escribir en Roth el año próximo… sino fuera así no tendría de qué quejarme.

 

 

 

 

 

 

 

El Entrenamiento por Vatios I: Comparativa de Potenciómetros

 

medidores

*Nota PREVIA:     Hoy me van a perdonar mis ávidos lectores, sedientos de aventuras épicas, y emociones fuertes como las que suelo autobombear por aquí, pero me surge la necesidad de compartir, los pocos conocimientos que sobre una tipología de entrenamiento he aprendido este tiempo, y me gustaría compartir con ellos. Lo dicho, que en nada vuelvo a las andadas, pero que me perdonen ustedes este paréntesis. byRafuky

     El Vatio como tal es una unidad para medir la potencia que estamos imprimiendo a los pedales, y por tanto la fuerza con la que estamos moviendo la bicicleta, en cada pedalada que estamos dando.  Evidentemente con limitaciones en cuanto al peso, por razones obvias, (no cuesta lo mismo subir a un personaje de 94 kg, que a uno de 66 kg), por lo que se relativiza todo a los W/Kg que al final es el resultante para “compararte” con el resto de personas que usan este sistema de medición. Empezaremos deslindando y dejando claro lo que debería resultar evidente: a alguien se le puede llenar la boca diciendo que mueve 309 W, que en una persona de 92kg, será una medida discreta, y en alguien de 70 kg, empezará a ser una cifra más que seria. A partir de todo ello se ha construido una metodología de entrenamiento, que os vamos a intentar desgranar, desde un punto de vista totalmente aficionado y entendible por el público en general, y por gente que no quiera quebrarse la cabeza en exceso.

En los últimos años, en esto que hemos dado en llamar “la era de tecnologia de la información”,  vivimos en  la época en que se mide todo.  Todo es medible, cuantificable: nuestra  simple actividad diaria, los teléfonos ya  monitorizan los pasos que damos, las  escaleras que subimos… Existen ya pulseras,  que por 90€ son capaces de precisar, hasta  las horas de calidad de sueño.. Todo en  perfecta concordancia (nótese la ironía) con la sociedad de  consumo en que nos vemos inmersos, y que tan  poco sentido y proyección tiene muchas veces,  pero a la que un sector de la gente en  general y de los deportistas en particular  les apasiona especialmente. Guiados por esta  especialización que está tomando todo esto,  en lo referente a nuestro deporte,  :  Dinámicas de Ciclismo, Datos dinámicos, a las  pruebas de esfuerzo se han unido los Bike -Fiting, las métricas y dinámicas de carrera, los estudios  personalizados, pruebas de pisada  y postura de nado, con  grabaciones… existe una batería inmensa  cada vez más, de herramientas a nuestro  alcance, que nos impone la propia  especialización que nuestra pasión va  tomando. Pero realmente, en carrera ¿son  realmente útiles? ¿hasta que punto son  necesarias? ¿nos ayudan en algo?

vatios1

IMG_0637

 

     Realmente si me preguntais si el  entrenamiento por vatios es preciso e  indispensable para la actividad de todo  ciclista/triatleta, en franca opinión os  debería decir que NO. Ahora bien, es obvio  que cada vez más existen ciclistas o  triatletas exigentes consigo mismo, tienen  necesidad de estar midiendo sus progresos, y  no necesariamente quedan en los puestos de  arriba… Que ¿está de moda? Algo evidente si vemos la evolución de todo ello. Cada vez hay más gente que con mas o menos criterio introduce los vatios en su rutina. Con la bajada de precios que ha  experimentado en los últimos tiempos, se  pueden adquirir ahora productos que te hagan  tener más control sobre ti mismo en una  prueba larga (y no ir tan a ciegas),  planificar entrenamientos de otra forma, y  sobre todo poder ir viendo tu evolución, como  factores que te pueden ir dando idea que a lo  mejor, si te lo puedes permitir es un  elemento más a valorar o no, para meter en tu  próxima mejora de la bicicleta, como lo  pueden ser unas ruedas de perfil, o un  pulsómetro… Cuestión de preferencias, de  metódicas, y en muchos casos de bolsillo.

Por continuar con antecedentes, partimos y  reconocemos la mayor del silogismo, y que  vaya por delante para empezar a entendernos:  el que suscribe es un “freak”. y no me  molesta el termino si por él entendemos,  alguien con excesivo interés por las cosas  bien hechas, que vive con apasionamiento todo  lo que hace… o bien como la persona que practica  desmesurada y obsesivamente una afición.  Bien. Aceptemos barco.

Pues desde mi aterrizaje en este bendito  deporte, para mi cuasi religión (como me  habéis oído hablar alguna vez, por lo mucho  que me ha dado), no me digais porqué, me llamó la atención el  entreno en vatios. Quizás lo ví desde inicio, como una forma de mejorar,  de seguir progresando en todo esto, y como  toda novedad, me atrae.

Desde hace unos años, y desde que aposté, que  pasaba a larga distancia, empezó a rondarme la cabeza, que la  única forma de medir si progresaba o no, no  lo constituia un tema solo de pulsaciones.Primero empece con un estimador “virtual” (una  cinta en el pecho) que aseguraba convertir  pulsaciones en vatios. En realidad yo, estuve  usandolo un año. Sun funcionamiento simple: con las  pulsaciones buscaba un algoritmo, que aunque  alguno –con claro interés comercial- se  atrevió a defenderlo como buen sistema para  series cortas, a mi simplemente me sirvió  para ir familiarizándome con la terminologia  de vatios, ir cuantificando TSS y otras cosas  que ahora no vienen al caso, y que seran  objeto de un post posterior.

Así pues, sin ser ningún experto un año  familiarizándome con terminologías, formándome en este tipo tan específico de entrenamiento, donde he esbozado lo que a  continuación os expongo, haciendo en este tiempo del Libro de Coogan cabecera en todo esto, (y en donde si quereis profundizar, es un libro muy denso, pero es el ABC del entrenamiento con potenciómetro)  estuve pues acumulando información sobre este  tema, y lo poco que he podido extraer os lo  daré en esta entrega y una posterior de terminologia referida al entreno con potencia.

blog3

Cinta Medidor Powertap, la vía más barata (apenas 50€) para entrar en el mundo de la potencia.

Muchos, los más curiosos, me preguntan que  qué programa uso, que cuáles son los programas  en que me muevo. Que su Garmin no les hace  las barritas, y los graficos que me hace a  mi. Existen infinidad de aplicaciones que  veremos en la próxima entrega, todas  gratuitas, desde Strava a Training Peaks, o  programasIMG_2106 de análisis como Golden Cheetah,  que permiten interpretar todo esto. Lo iremos  viendo, como veremos de manera muy somera, como se cuantifican todos estos datos, como se hace una Prueba FTP, y todo lo relacionado con este maravilloso mundo.

Pero lejos de todo esto, el gran inconveniente es que cuando a  todo el mundo le hablas de “vatios” ve el  signo de $$ y les tira para atrás una  inversión que exige poco menos que una bici,  y a la que creen que no le van a sacar la  mitad de partido. Nada más lejos de la  realidad, de verdad que no … : ni la  inversión es tal en productos, y si van a  sacar partido de ella, y mucho, por muy  populares que fueren. Productos que hace solo  unos años valían miles de euros (por poco más  de 60 euros se obtienen estimadores, y por  poco más de 500 Medidores reales), pero es  que incluso las propias App (Strava sin ir  más lejos), simula frecuencia cardiaca  traducida en vatios y puede ser una excelente  forma de ir metiéndonos en todo este mundo, sin inversión alguna.

Sin pretender hacer los números a nadie, en  cambio, no muestran este rechazo, a llevar  desarrollos Durace, o invertir en otro tipo  de cosas, en los que todos somos muy libres,  pero no son tan -digamos-, productivos.

Nada más triste, y en @Walktopro lo venimos  pregonando, que infravalorar lo que se compra de la peor forma que se puede hacer: sin saber manejarlo… Triste tener  un reloj con funciones GPS que ademas dice  que tienes un IF tal y que no sepas  interpretarlo, o que es un TSS simulado,  datos que SIN ningun medidor adicional te está dando un reloj, y a los que no hacemos  caso…EL IF, TSS son términos que con un  poco de ayuda nos pueden hacer entender los  datos que muchas veces nos dan nuestros  relojes y a los que no préstamos atención.  Desde el proyecto que lideró en Walktopro, nos  negamos, a la inversión en productos, que no  se expriman en el porcentaje que merecen, como bien sabéis.

Por el contrario, muchos verán -y lo  entenderé, ojo- en estas lineas el clásico  flipado, que ahora entrena en vatios (no lo  hacen ni los profesionales, y lo hace el  listo este; -¡pero este que cojones se ha  creído!… ). En efecto, para un tío como yo,  que como digo siempre no pretende (ni puede)  grandes marcas no está de poco el sacar  disfrute de ello y si me sirven para  recrearme en estadísticas y  pautas básicas  que me puedan hacer mejorar aunque sea un  poco mis escasas cualidades para esto y me  hagan mas entretenido el entrenamiento, me  ayuden a seguir buscando motivación por una planificación mejor… ¿Por qué  prescindir de ello?

Respetando así,  todas las opiniones, creo  que si hay algun margen de mejora, si se puede  mejorar mínimamente de un año a otro, si  existe un baremo de comparación objetiva que  no sean las manidas medias en Km/h, es sin  duda el entrenamiento en W. Sólo buscando una  herramienta fiable, extrapolable,  que nos  ayude a catalogar nuestro estado de forma,  seremos capaces de ver si somos  cuantitativamente mejor o peor que el año  pasado, podremos determinar cual es el ritmo  óptimo en una competición sin miedo a  equivocarnos.

“…utilizar un medidor de potencia en una competición larga como un Ironman es como HACER TRAMPAS. Cuando todos los demás están luchando con el viento en contra… intentando adivinar esfuerzo que necesitan hacer el triatleta que lo lleva solo tiene que seguir la potencia prescrita…” (sic. Joel Friel “The Triathlete’s Training Bible“)

Existen en el mercado medidores de varios  tipos de los que hablaremos, del menos  asequible al más. ¿Diferencias? Las formas de efectuar las mediciones, fundamentalmente.

Basicamente:

a) Integrados en el Pedal. Llevan los  medidores integrados en el mismo, aquí  destacan por encima de todos Polar, Garmin, y  recientemente PowerTap que ha incorporado este tipo de medición en el modelo P1. Opciones por  encima de los 1300 euros, y con la ventaja de  llevar medición independiente de cada pie, con todo lo que ello implica:

Medidores-de-potencia-Garmin-Vector-S

Porque dentro de este segmento, y a raíz, de la especialización que está tomando el tema, con pruebas biomecánicas, para determinar y prevenir lesiones, conviene prestar atención a este tipo, dado que miden las dinámicas propias, tipo de pedalada, torque, forma de pedaleo, incluso la fuerza que hacemos con uno y otro pedal, más datos que incorporar por si eran pocos los que manejábamos.

A valorar, la opción de una marca reciente  BePro, que ha sacado su modelo al mercado,  que en version de una o dos pedales, los  podemos tener desde 499 €uros en la opción de un solo pedal, 699 € en ambos pedales. Bien es verdad  que una limitación importante en cuanto a  bateria (32 horas de autonomia), pero es una  opción novedosa que esta ahí y conviene valorar.

Es una opción ideal para gente con dos  bicicletas, dado que con un simple  atornillamiento del pedal en su segunda bici,  dispondria de Wattios en ambas, sin mas  complicación.

b) Integrados en la Biela-Platos. Aquí las galgas de  medición van integradas en la propia biela, o  en su defecto en el Plato (Quark, Power2max,  Pionner).

Medidores-de-potencia-Rotor-PowerMedidores-de-potencia-Stages

Rotor, con su flamante INPOWER, ha irrumpido  con fuerza con precios que van desde los 499  hasta los 999 dependiendo de las Bielas  elegidas. Es un sistema que aunque toma  mediciones con biela izquierda, van referidas al propio eje, y extrapola las  mismas en comparativa con su homónima del  lado derecho, dando resultados de eficiencia  y pedaleo en AMBAS piernas.

Esta misma marca, dispone además de su  sistema POWER, que SI tiene medición  independiente, pero en cambio es mucho más  caro (cercano a los 1.299€). A cambio diferencia sin extrapolación la medición de ambos pedales, pudiendo establecer métricas como las habladas en los medidores de primer tipo, los denominados “de pedal”.

Un escalón aún por arriba, estarian marcas  pioneras como SRM, Quark, Pionneer, que por  encima de 1.500 euros, incorporan medición en el propio plato, empiezan a tener  soluciones, aunque es un mercado en evolución  que al ver lo que está viniendo, varia sus  precios con frecuencia.

Quien ha roto el mercado en este sentido aquí  ha sido Stages, que con bielas de medición de  una sola pierna y por 599 € ha logrado un  sistema fiable, con el que tener una  referencia en vatios, integrado totalmente  con bielas Shimano y de otras marcas. Por  lo que la inversión aquí es mínima, ya que  con una sola biela izquierda, tienes una  medición objetiva, una referencia para  empezar a introducirte en tan apasionante  mundo.

c) Integrados en el Buje trasero de la rueda.  Son las ruedas esas que vemos más “gordas”, y  que albergan en su interior el propio medidor. Eran, casi el  unico sistema antaño, y el que solian llevar  los primeros profesionales que empezaron con  este tema… A partir de 700 Euros, puedes  tener un juego de ruedas con medidor  Powertap, que destaca por la fiabilidad de la misma, y todo el desarrollo que han tenido desde entonces.

blog2

d) Las ultimas tendencias nos hablan de  medidores integrados en la propia zapatilla,  que se cargan cada salida desde el propio pedal, y que por  tecnologia Bluetooth o ANT+, nos van diciendo  por presión contra el pedal, los vatios  generados. Se nos antojan aún demasiado  caros, y con un desarrollo por delante.

Medidores-de-potencia-Luck-Cycling-Shoes

Ventajas de los distintos sistemas sobre los  otros:

a) Los medidores de bielas, al igual que  los pedales, tienen como principal  característica que al no ir asociados a una  rueda, por lo que puedes disponer de medición  de vatios, tanto con un juego como con el  otro. En cambio su principal debilidad viene  constituida porque no son trasladables (-al  menos fácilmente- de una bici a otra, en caso  de disponer de más de una), Defecto que si  viene cubierto por los medidores en pedal,  pero claro, a costa de un precio muy  superior.

Esteticamente a mi me parece la opción más  recomendable, y para los fanáticos del peso,  no introduce un peso excesivo en la  bicicleta.

b) Los medidores de buje, dicen que son  los más precisos (aunque el tema de la  precisión es liar mucho el concepto, ya que  lo que se necesita en vatios, es un concepto  universal referido a una persona), y como  parte buena, manejan la idea de que son  facilmente intercambiables entre una bici de  ruta y una cabra de competición, por ejemplo.  Pero en cambio, si dispones de más de un  juego de ruedas, y utilizas alguna para  competir, no tendría mucho sentido, dejar de  usar los Vatios en competición (que es para  nosotros una de las principales bondades de  tener un medidor) , o prescindir de ellos, en  los entrenos. Con lo cual obligaría a tener  DOS medidores, lo que encarece aún más el  proceso.

c) En estos medidores además, el cambio  de batería es algo más complejo que lo es en  Medidores de bielas, o incluso en los de  pedal que es reemplazar una por otra, como en  un juguete. (en concreto el INPOWER, lleva  una pila AA integrada para más de 300 horas  de uso, facilmente remmplazable).

d) El principal lastre que acumulan, es  que si dispones de ruedas de competición, o  dispones de dos bujes (disparando entonces el  precio), o te resignas a no llevar potencia en  competición, que es para nosotros una de las  principales bondades de tener un medidor

En favor del entreno en vatios

• Que el entreno en pulsaciones es mas ineficiente, porque “poner” el corazón en  Zona3 -por ejemplo- requiere un minuto y medio , cuando  trabajando con vatios los tiene desde el  primer segundo… Si la serie es de 3 minutos, ya hemos perdido la mitad de la misma…  Aparte la percepción es muy  relativa, expuesta a factores externos, que  en el entreno por vatios no existen, al aislar  todos esos factores a un numero objetivo  independientemente de la inclemencia que  exista fuera. (aire en contra, circunstancias del terreno, de la vía … etc … etc.)

• Es una herramienta infalible en  pruebas de largas distancia, o rutas con ascensión de  puertos, en los que es medible tu nivel de  esfuerzo (el que has entrenado durante todo  el año), y saber casí de forma científica  cual es el ritmo óptimo, para no derrochar  fuerza antes de tiempo, como hemos visto.

En contra el entreno con potencia como veremos  más adelante, requiere algo de dedicación que  a lo mejor todo el mundo no está dispuesto,  porque son personas nada metódicas, que por no llevar, no llevan computadas a lo mejor ni lo  que entrenan al año; puede llegar a ser  obsesivo, en la consecución de entrenos, que  ahora SI que tienen un numero y unas  directrices, lo que en ocasiones, y sino se  saben combinar adecuadamente pueden  constituir un problema, por desmotivaciones  varias, y otras cosas que suele dar el  entrenamiento por sensaciones. Consulta con  tu entrenador para conjugar ambas cosas.

Es más anti-social, cuando el deporte deberia servir para todo lo contrario, ya que se fomentan más salidas en solitario (es como más se rinde, ya que en grupeta los vatios quedan desvirtuados desde el mismo momento), aparte que entrenar un entrenamiento de Series con vatios, es insufrible para el acompañante, salvo que lleve especificamente el mismo entreno que el tuyo.

En cambio, puedes comparar objetivamente, con otros compañeros tu nivel de forma (con la salvedad de relativizar los vatios a los kg, que peses como dijimos anteriormente), y testarlo de una forma fiable, que no sean los tramos del Strava, o la media en Km/h de la última competición …

Una ventaja añadida, es que puedes determinar con sencillas pruebas, que tipo de ciclista eres, en que aspectos has de incidir más en tus entrenos.

Como ves muchas ventajas, desventajas y  precios, pero habrás de ser tu, los que  valores y decidas, cuales son tus verdaderas  necesidades, nosotros desde Walktopro solo  podemos ayudarte a elegirte, y como siempre a  ayudarte a usarlo, y a exprimir tu aparato al  máximo, si es que finalmente al final has visto productivo para tus intereses hacer una inversión de este calibre. En una próxima entrega hablaremos de  parámetros técnicos, y otras explicaciones  que te harán sacar todo el partido a tu  entrenamiento,

Cualquier medidor de los aquí descritos,  puedes consultar con nosotros en Walktopro,  te lo intentamos adecuar a tus necesidades,  adecuándolo a lo que más necesites, y  contando el presupuesto de que dispongas. No  dudes en consultarnos cualquier duda que tengas al respecto.