Un entrenador de Verdad

IMG_0266

“Entrenadores son los que entrenan a sus deportistas” (cit. Anónimo)

Los hay, los que yo llamo “de barra de bar”: aquellos que lejos de querer prosperar, dicen continuamente al Triatleta lo “maquina”, o “crack” que es, y lo bien que funcionan sus resultados; los hay que indecorosamente (su título en mano eso SI), se llevan mensualmente su ración a cambio del “enorme trabajo” de mandar arcaicas tablas en Excel que una vez impresas poner con un imán en la nevera, sin más feedback que el de saberse memoria las quejas del personal, porque son las mismas de un año para otro (haciendo del Control+V, el servicio más excelso que realizan a la sociedad porque además, logran saciar las conciencias de quienes la reciben, y así poder justificar al Mundo que tienen SU entrenador… Dios me libre, yo de criticar donde emplea cada uno su tiempo su dinero, y donde encauza sus necesidades: las ganas de autoengañarse del ser humano, son de los mas variopintos -incluidas las mias- , y libre es cada uno de coger la opción que mas le llene. A algunos le parecerá que es mas importante que su pareja esté contenta con el entrenador que tiene, y al contrario le parecerá criticable, que yo sepa lo que es la batería FRC, y los ciclos “de carga” que tiene en mi caso, porque ni lo voy a necesitar nunca, y los watios son solo para los “pro”… Libertad absoluta en maneras de “autoengaño” unas y otras, pero en las que yo por “suerte o fortuna” me creo haber pasado por varios, y hablo de la que creo me va mejor a mi.

Podríamos entrar a debatir, pero no será el caso, de las “titulitis”, los profesionales, los que no, los que se esfuerzan por aprender, los que consideran que los saben todo y que ya no hay nada que deban aprender… casi tantos entrenadores como personas. Yo desde luego tengo claro, que en la vida, elegiría siempre, -y lo llevo a mi terreno de la Abogacia – al involucrado, al estudioso incansable que considera que se puede seguir formando, aprendiendo, un estudiante con la carrera sin terminar pero continuamente formado y sin parar de aprender, que el recién titulado, que no sabe ni donde ha de sentarse en el estrado ante el Juez, y no se va a molestar ni en conocer nuevas bases de datos de legislación, nuevos procedimientos… porque eso SI el ya tiene SU TÍTULO … que si me apuras llegará a usar como arma arrojadiza contra los que carecen de él, para contratar a seis chavales y poder usar el mismo amparándose en lo mucho que sabe por su titulación. No digamos ya si lo tiene desde hace tiempo, y encima puede meter la coletilla de Titulado ¡¡¡ desde hace más de treinta años!!!! cuando a mi juicio, mas que un haber debería ser un handicap, no haber vuelto a tocar un libro, ni dado un avance desde la carrera…

Decía que de entre todos estos sub-grupos, que proliferan al abrigo de lo popular que estamos volviendo el deporte como modus vivendi, está el genero de los que personalizo en @jsolalo (pero me dá que hay alguno que otro más), que reúnen sin ambages, y son excelentes Licenciados, a la vez que estudiosos de lo más novedoso en el mundo del entrenamiento, porque se quiere SEGUIR FORMANDO. Lo contrario sería mediocridad y estos no la conocen. Desempeñan además, correctamente su labor, la viven desinteresadamente, y tan claro tienen su cometido que no cogen de forma personal más de lo que pueden abarcar. En esta dinámica es en la que últimamente he tenido la fortuna de encuadrarme, y quería compartir hoy unas líneas sobre el personaje que vamos a hablar, Don Javier Sola, como entrenador @jsolalo, seguidle en Twitter si queréis aprender de verdad.

Aclaración: Lo más malpensados que los habrá, ahora ya no manejo Facebook pero nunca sabes a que manos desaprensivas puede ir a parar algo tan personal, decía que  seguramente pensarán que hemos acordado algo así, para promocionar, mínimamente  en RRSS al sujeto en cuestión: nada más lejos, ni él sabe que llevo este articulo en ciernes un tiempo, (de hecho me costará a buen seguro una buena reprimenda, porque se creerá no merecedor de reconocimiento alguno) y lo que es mejor no lo necesita, pués me consta que no puede ni quiere de forma personal llevas más entrenamientos que los que puede abarcar. Pero dejo la maledicencia de cada uno en opinar lo que más oportuno crea, estamos en Internet, ¡oiga!

Aún no sé como resultará este año en cuanto a objetivos y resultados. Vaya tela, el que me oiga a mi decir algo así: no dejo de ser un tío del montón tirando para abajo, cuyo éxito es seguir haciendo ESTO año a año, pero creo firmemente en los objetivos, como forma de  continuar creciendo, progresando, y mantener vivo el entrenamiento semanal que tanto aporta en mi vida diaria, y hace centrar a un recién auto-diagnosticado TDAH como yo (aunque esto si que daría para llenar otro post).  Sin ellos por pequeños avances que fueran seria un planteamiento mediocre, aunque luego habrá que conformarse con lo que viniera, pues como digo siempre el mérito será en mi caso seguir haciendo deporte, pero desde el inicio este no puede ser el planteamiento, porque son ya muchas las veces que se ha entrado en meta, para conformarse con aquello de lo importante es entrar, NO el tiempo.  Haciendo un paralelismo con los entrenadores vistos anteriormente, tal y como criticaríamos los entrenadores que consiguen su titulo y se echan a dormir, es misma mediocridad la de Triatletas que van a su segunda o quinta prueba, con el solo éxito de acabar, cuando ya han tenido esta sensación unas cuantas veces, creo que al menos a priori lo que toca es “exigirse” al menos un mínimo para continuar creciendo y dar sentido a las horas de entrenamiento; al menos a priori es un planteamiento respetable, pero a mi juicio sin un pelín de ambición personal es difícil buscar sentido a tanto entreno.  Luego suficientemente es de larga una temporada, las vicisitudes de una casa y un trabajo o la propia prueba para tener que conformarse con el “finisher”, pero creo que salir siempre a por ello no saca a relucir el verdadero premio el día de la prueba y que no son todos esos dias de entrenos.

 Como algun buen amigo diría, es como “ir a la escuela de la bici”: desde volver a enseñarte a correr, a meter watios en un jodido aparato que no hace sino fluctuar de manera cuasi epiléptica ¡ como para mantenerlo a los datos que él dice! Por lo que creo igualmente, que el compromiso no por mí parte, sino por la suya, es tan equitativo, llegando a ponerse a la misma altura de las muchas horas que invierte el deportista, había de de ser premiado de alguna forma, abrumado como estoy ya, en este casi ocho meses que llevamos juntos, de sus continuas muestras de amistad personal y profesionalismo.

Porque solo con él he aprendido la disciplina (bien es verdad que la traía ya enfermizamente impuesta, ahora entiendo que para sobrevivir a muchas cosas), que una cosa es salir, y otra cosa es salir a hacer el trabajo bien. Con Javi, no, aquí no vale salir un Martes en pleno invierno a hacer 2 horas de bici, no; ni siquiera que se ponga “en verde” el TP de turno es suficiente (#everydaygreen)..  aqui hay que salir a hacer algo, en busca de un trabajo específico para avanzar en algo… para buscar adaptaciones, para mejorar la carrera …

Me repite continuamente, cada vez que le saco los colores (me tienes en demasiada estima, Rafa -me dice siempre-), que su mayor satisfacción la constituye su trabajo, pero a mi lo que me sorprende aún más, en un mundo de “egos” tan gigante como el que estamos desarrollando, es que se interese igual por una gran profesional, mucho más justificada de su tiempo como Maria Pujol, que por un aspirante a globero como yo, enviándome videos y gráficas a las tantas de la madrugada, para animarme lo bien o mal que va el cambio de técnica de carrera, para correr sin dolor…  ahí es donde radica su grandeza. Diseccionar con paciencia el recorrido de una prueba larga, para decirte donde se ha apretar o aflojar; llamarte a los diez minutos de terminada una prueba, para escuchar de tu voz o por simple Whatsapp, como ha ido todo, e interesarse de manera real y sincera por las sensaciones que has tenido… para ver donde se puede mejorar…  es un entrenamiento de otra galaxia.

 

Llegado el punto en que además, nos hace disfrutar por partido doble de lo que el deporte supone, máxime si como yo eres exponencial de “freak” y te gustan todo el tema de las medias, los datos cruzados, el CTL para valorar tu estado de forma y otra serie de cosas en las que tan eminencia es en todo ese campo, haciéndote sentir como si el verdadero profesional de esto lo fueras tu: ¡ que paradoja!

 

Pues todo esto y mucho más, sin haber aún casi empezado le debo a D. Javier Sola (@jsolalo), este es su método, y lo que le diferencia y separa de los demás. Ni mejor ni peor, simplemente distinto. Consideraba que humildemente, debía dar RECONOCIMIENTO, en este minúsculo y autobiográfico blog, que lejos de buscar publicidad, me sirve como todos sabéis recordarme en un tiempo, que me tropecé con gente tan profesional, que tuve la inmensa fortuna de aprender con ellos, y de convertirme en un Triatleta mejor de lo que era.

 

Anuncios

2 comentarios el “Un entrenador de Verdad

  1. Pingback: Roth ´17; Try#1: Cuando la recompensa es el ESFUERZO y no el RESULTADO | Rafuky's Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s